2017- Combatir las barreras en el acceso, la precariedad en el empleo de las mujeres y la brecha salarial, prioridades para CCOO

    EN LAS ÚLTIMAS tres décadas se ha producido una progresiva incorporación de las mujeres al empleo remunerado, junto a una evolución en el marco legislativo y programas institucionales cuya finalidad ha sido combatir las discriminaciones que afectan en el acceso y posterior mantenimiento del empleo de las mujeres. Sin embargo, a pesar de esta igualdad formal aún estamos lejos de conseguir la igualdad real en todos los ámbitos de la vida, existiendo todavía fuertes mecanismos a los que el patriarcado no renuncia, que impiden a las mujeres disponer de un proyecto de vida autónomo, libre de discriminación y libre de violencias.

    07/03/2017.
    Combatir las barreras en el acceso, la precariedad en el empleo de las mujeres y la brecha salarial, prioridades para CCOO.

    Combatir las barreras en el acceso, la precariedad en el empleo de las mujeres y la brecha salarial, prioridades para CCOO.

    SIN EMBARGO, durante estos últimos años se han sucedido cambios significativos en las políticas de empleo que han repercutido en la consideración de las mujeres dentro de esas políticas. El rasgo más notorio es que las mujeres han dejado de ser objetivo prioritario para aparecer como colectivo de especial interés sólo en algunos supuestos y circunstancias personales y laborales.

    Los Planes Anuales de Política de Empleo constituyen el programa que orienta las políticas de empleo en España. Responden a los objetivos y líneas de actuación fijados en los Planes Nacionales de Reforma y expresan la estrategia gubernamental de empleo y las orientaciones y objetivos europeos asumidos. Los correspondientes a los años 2012 a 2015 recogen el principio de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres, pero sin que las mujeres ocupen un lugar de relieve. En el plan de 2015 el eje que centra el objetivo de igualdad es el Eje 4. Igualdad de oportunidades en el acceso al empleo. A diferencia de los años anteriores han desaparecido los ámbitos a la vez que se mantiene la línea de actuación Promover medidas de promoción de la conciliación de la vida familiar y laboral y la corresponsabilidad. En las actuaciones las mujeres aparecen ligadas a determinados colectivos (víctimas violencia de género, autónomas), todas a iniciativa de comunidades autónomas.

    El actual Plan Estratégico de Igualdad de Oportunidades (PEIO) 2014-2016, promovido desde el Instituto de la Mujer, se aprobó en el Consejo de Ministros de 7 de marzo de 2014. El PEIO 2014-2016 se ha aprobado sin tener en cuenta la actual situación de crisis y ha obviado deliberadamente para su diseño el impacto y las gravísimas consecuencias que las políticas de recortes, la reducción de servicios públicos y la reforma laboral han supuesto para las trabajadoras. Las medidas que incluye son genéricas e imprecisas y no concretan actuaciones; en ocasiones son meras repeticiones de aspectos ya contemplados en la legislación actual o meramente declarativas.

    Tampoco contempla la participación de las organizaciones sindicales y de mujeres en la implementación y desarrollo de las medidas, como garantes de la dinamización de las medidas contempladas, dada su imbricación en la sociedad.

    El PEIO 2014-2016 no garantiza la creación de empleo para las más de 2.700.000 desempleadas, ni contiene herramientas indispensables para combatir de manera efectiva la discriminación de las mujeres en las empresas, herramientas que necesariamente deben potenciar la negociación colectiva a través de los planes de igualdad y medidas de acción positiva, de manera que palien los desastrosos efectos que la reforma laboral ha supuesto en las condiciones laborales de las trabajadoras.

    CCOO presentó ante la Comisión de Empleo del Consejo de Participación de la Mujer (del que forma parte) una batería de propuestas encaminadas a la creación de empleo a corto plazo para las desempleadas y para prevenir el paro de largo duración, que afecta ya a 1.600.000 mujeres, lo que supone el 58% de las desempleadas. Las medidas que proponía CCOO, y otras muchas asociaciones de mujeres, se recogieron en el informe preceptivo del Consejo de Participación de la Mujer. Pero el Gobierno hizo caso omiso a tales propuestas.

    Estos son ejemplos de la apuesta realizada estos últimos años por políticas de igualdad más restrictivas, que no se han acompañado por otras políticas sociales, dificultando más el acceso a una igualdad efectiva.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.