Alarma ante los cambios en el sistema de seguridad social anunciado por el gobierno en Rumania

    CCOO comparte la preocupación de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) y de la Confederación Sindical Internacional (CSI) ante las reformas anunciadas por el Gobierno de Rumanía, cuya intención es situar la carga de las contribuciones de la seguridad social exclusivamente sobre los trabajadores.

    11/10/2017.
    Imagen de una protesta en Rumania

    Imagen de una protesta en Rumania

    En una reunión celebrada el pasado mes de septiembre con los dirigentes sindicales rumanos, el gobierno expresó su firme intención de introducir cambios legislativos para situar la carga de las contribuciones de la seguridad social exclusivamente sobre los trabajadores.

    Las dos organizaciones internacionales, en cartas dirigidas al primer ministro rumano, Mihai Tudose, al presidente del país, Klaus Iohannis y también a la Comisión Europea, han advertido de que semejante decisión incrementaría las ya existentes violaciones de los convenios de la OIT y de las Naciones Unidas que salvaguardan los derechos relativos a la seguridad social.

    La CES insiste, además, en que la jurisprudencia del Comité Europeo de Derechos Sociales es clara en cuestiones relacionadas con la financiación de los sistemas y prestaciones de la seguridad social y establece que deben financiarse colectivamente; en definitiva, financiarse por las cotizaciones de los empleadores y los trabajadores y/o por el presupuesto nacional.

    CCOO expresa su solidaridad con los trabajadores y los sindicatos rumanos en su lucha contra la reforma propuesta por el gobierno y confía en que la Unión Europea intervenga para evitar la aplicación de la decisión unilateral del gobierno rumano.