CCOO rebate en el Congreso a partidos políticos y expertos que dudan de la ILP de Prestación de Ingresos Mínimos

    El sindicato aprovecha su comparecencia hoy en el Congreso para defender la necesidad de poner en marcha esta medida para proteger a los parados sin prestaciones, a los que no alcanza la recuperación económica, su encaje competencial en la Seguridad Social, y un escenario de coste perfectamente asumible.

    28/11/2017.

    URL | Código para insertar

    El secretario confederal de Políticas Públicas y Protección Social de CCOO, Carlos Bravo, ha comparecido hoy en el Congreso de los Diputados para defender la aprobación de la ILP impulsada por los sindicatos para poner en marcha una Prestación de Ingresos Mínimos que ayude a completar el sistema de protección por desempleo.

    La pretensión de la ILP impulsada por los sindicatos es construir, como una prestación de Seguridad Social articulada en el segmento asistencial de protección por desempleo, cuya competencia es exclusiva del Estado, una nueva Prestación de Ingresos Mínimos, que extienda la cobertura de protección a los demandantes de empleo que se encuentran en situación de necesidad económica, eliminando los actuales vacíos de cobertura, y contribuya a aproximar los niveles de protección en todo el territorio.

    Hay que tener en cuenta, en este marco, que pese a la mejora operada por la menor tasa de paro, en 2016 la pobreza aún afectó a 2.659.000 personas y el porcentaje de la población pobre seguía estando 3,6 puntos por encima de su nivel de pre-crisis, suponiendo uno de los incrementos más altos de la UE, junto al de Italia e Irlanda.

    Carlos Bravo ha señalado también que la Prestación de Ingresos Mínimos se engarza perfectamente en el punto 14, que propone el impulso de fórmulas de Renta Mínima, de la Proclamación Solemne del Pilar Europeo de Derechos Sociales realizada por la Comisión Europea, el Parlamento Europeo y el Consejo de la Unión Europea el pasado 17 de noviembre en la Cumbre de Gotemburgo, y que contó con la presencia y el apoyo del propio Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy.

    CCOO ha presentado en su comparecencia un Informe en el que se calcula los distintos escenarios de beneficiarios y costes que podrían haberse beneficiado de esta prestación durante todo el periodo de crisis hasta la actualidad (2007-2017). Atendiendo a la evolución que durante este lapso de tiempo han registrado los parados de larga duración sin protección de desempleo que cumplirían los requisitos exigidos en la ILP, el número de beneficiarios inmediatos irían de 116.000 beneficiarios en 2007, hasta el máximo de 958.000 en 2013, y a partir de ese año descenderían hasta 623.000 personas en 2017. Si además se incluyesen el total de beneficiarios que se hubieran podido ir incorporando a partir de los 12 meses de la puesta en marcha de la prestación, el número total de beneficiarios alcanzaría a 1.358.000 beneficiarios en 2007, hasta el máximo de 2.362.000 en 2013 y luego descendería a 1.923.000 beneficiarios en 2017.

    CCOO explica en su informe que es posible cuantificar el importe máximo que requeriría esta prestación en los términos que está planteada en la ILP. En este sentido, CCOO ha calculado que la evolución del coste, de haber existido esta prestación desde 2007, se habría situado inicialmente en 557 millones en el momento de su promulgación, con un coste final potencial trascurrido 12 meses de hasta 6.509 millones. A partir de aquí, el coste habría alcanzado un máximo en 2013 (12.074 millones) para descender después siguiendo la evolución del desempleo. Si la Prestación de Ingresos Mínimos se hubiera aprobado y puesto en práctica en 2017, su coste inicial hubiera sido de 3.215 millones y su coste final potencial de 9.931 millones. A éste se le debe descontar los ingresos por IVA que la Hacienda Pública recibiría por la transformación de la prestación en consumo, quedando así el coste final neto en 8.409 millones de euros.

    Finalmente, CCOO ha reiterado su agradecimiento a todos los grupos parlamentarios que han hecho posible la tramitación parlamentaria de la ILP, al tiempo que reitera su petición de que mantengan ese apoyo hasta el final. Del mismo modo, ha emplazado al resto de partidos políticos, principalmente al PP y Ciudadanos, a que se sumen a la iniciativa y con su apoyo garantizasen el máximo consenso y la mayor perdurabilidad y estabilidad de una medida que supondría, sin duda, un gran paso adelante en el desarrollo de nuestros sistemas de protección social.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.