25 de Noviembre: Hartas..., de Pilar Morales Pacheco

    Publicado en Madrid Diario el 25 de Noviembre de 2017.

    25/11/2017.
    Madrid Diario

    Madrid Diario

    NO ESTAMOS cansadas. Estamos hartas. Hartas de terrorismo machista, hartas de neomachismos impunes. Estamos hartas de ser maltratadas, violadas y, después, criminalizadas por denunciar. Estamos hartas de terroríficas cifras detrás de las cuales hay mujeres, adolescentes, niñas, bebés con tragedias incalificables. Estamos hartas de esta educación patriarcal, machista y vejatoria hacia la mujer; una educación que no aporta igualdad e invisibiliza a las mujeres en la historia del mundo. Estamos hartas de medios de comunicación, tertulianos y opinadores en redes sociales que torturan con titulares, frases hechas y alimentan un machismo de nuevo cuño, pero basado en el más viejo, tradicional y violento. Yo estoy harta, incluso, del corrector del procesador de textos, que mientras escribo estas líneas me recomienda redactar en masculino.

    Hace ya muchos años que las Comisiones Obreras organizamos y nos sumamos a los actos que, junto con organizaciones feministas, políticas y sociales condenamos las violencias machistas en el mundo, coincidiendo con el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer.

    No está de más recordar que el 25 de noviembre fue la fecha elegida por la ONU en recuerdo a las hermanas Patria, Minerva y María Teresa Mirabal. Las tres, conocidas también como “Las mariposas”, pertenecían a una próspera familia de la República Dominicana y fueron muy conocidas en el país por su lucha contra el dictador Trujillo.

    Aquel día de noviembre, las tres hermanas volvían de visitar a sus parejas de la prisión de San Felipe, en Puerto Plata. Fueron secuestradas, estranguladas, apaleadas y finalmente, simularon un accidente de tráfico. Los asesinos cumplían órdenes del Gobierno Trujillo. Precisamente, el pasado 22 de noviembre, la prensa dominicana se hacía eco de que estos sicarios nunca cumplieron condena alguna.

    Las hermanas Mirabal son un paradigma de violencia contra mujeres. Esa violencia que hoy día está tan presente en todas las sociedades y, también, en la madrileña y la española. En la comunidad de Madrid los asesinatos a mujeres se han cuadruplicado, a día de hoy, con respecto al pasado año. En 2016 fueron asesinadas dos mujeres y, cuando redacto estas líneas, son ya ocho las ejecutadas. Víctimas que además son cada vez más jóvenes. Seis de ellas son menores de 50 años.

    Estas terroríficas cifras, como las calificaba al principio de este artículo, son parte de un amplio y revelador informe que presenté la semana pasada como secretaria de las Mujeres de CCOO de Madrid. Sin abrumar, porque hablamos de mujeres, es bueno saber que en Madrid, en el último año, ha habido 24.400 víctimas reconocidas y que hay 7.700 casos de mujeres en riesgo. Además, se han registrado 2.965 solicitudes de órdenes de protección, de las que sólo el 55 por ciento han sido aceptadas. Al menos la tendencia a la hora de denunciar aumenta. Hemos llegado a la cifra de 13.339 denuncias por maltrato, 2600 más que el pasado año. Asimismo ha habido 162.000 llamadas al teléfono contra el maltrato (016).

    Las causas que desde el mundo del trabajo hemos detectado para este desolador escenario tienen como fundamental caldo de cultivo las políticas de austeridad y los recortes presupuestarios.

    Así, desde el año 2003, el número de contratos bonificados a favor de mujeres víctimas de violencia de género en la región habría sido de 1.017. Es decir, una ridícula media de 78 contrataciones anuales. Además, desde 2005, el número de contratos de sustitución a favor de mujeres víctimas de violencia de género en la Comunidad de Madrid también es escuálido, ya que habría sido de 307.

    A efectos presupuestarios, las dotaciones destinadas a luchar contra esta lacra las ha recortado el Partido Popular en un 40 por ciento desde 2009. Y, para más inri, ni siquiera se ejecuta todo el presupuesto, algo realmente incomprensible.

    También empezamos a estar muy hartas de ese postureo que termina siendo como un boomerang contra el feminismo. Por eso tenemos que exigir a los partidos políticos y sus grupos parlamentarios la ejecución del Pacto de Estado, aprobado el pasado mes de septiembre y que debe tener su réplica en la Comunidad de Madrid. Es muy importante porque la sensibilización y la prevención en la sociedad son fundamentales en la ciudadanía, en los centros educativos y en los medios de comunicación.

    Las soluciones, por tanto, pasan hacer lo contrario a lo que se viene haciendo: dotaciones económicas y mejoras inmediatas y efectivas de las víctimas de las violencias machistas. Pero también hay que aplicar el Convenio de Estambul para reconocer todo tipo de violencia, ya que acoso sexual y acoso por razón de sexo también son violencia. Para las Comisiones Obreras de Madrid hay que aprobar una norma que, en línea con la OIT, obligue a la erradicación de la violencia machista de los centros de trabajo.

    La lucha feminista, la lucha contra las violencias machistas son imparables en todos los frentes y hoy, 25 de noviembre, llenaremos las calles y plazas de ciudades y municipios de Madrid como compromiso con la erradicación de la violencia. Y las llenaremos porque estamos hartas.

    Pilar Morales es secretaria de las Mujeres de CCOO de Madrid.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.