La ultraderecha regresa al gobierno en Austria

    Para CCOO la única forma de frenar el avance de la extrema derecha en Europa son las políticas sociales. Terminar con la austeridad, acabar con la precariedad, crear empleos de calidad, mejorar los servicios sociales, garantizar la protección social, y, por supuesto, democratizar las instituciones europeas; sólo así los ciudadanos recuperaran la confianza en la Europa social.

    18/12/2017.

    Hoy lunes tiene lugar la toma de posesión del nuevo gobierno austriaco y, tal como avanzábamos en nuestra nota del 16 de octubre de 2017, el vencedor de las últimas elecciones austriacas, el democristiano del Partido Popular (ÖVP) Sebastian Kurz, ha pacto con la extrema derecha el gobierno del país.

    Para CCOO, la confirmación de esta noticia, por más que esperada, no deja de ser muy preocupante. Como hechos objetivos, hay que mencionar que entre los fundadores del ultraderechista Partido Liberal (FPÖ), ahora en el gobierno, se encentraban reconocidos nazis. Además, siempre han hecho gala de su xenofobia, y antieuropeísmo. De hecho, uno de sus leitmotiv ha sido la celebración de un referéndum para la salida de Austria de la UE, cuestión a la que han renunciado, seguramente presionados por el ÖVP, en la última campaña electoral.

    El nuevo gobierno ya ha adelantado algunos de los ejes clave de su política como son la lucha contra la inmigración y la bajada de impuestos. Todo hace pensar en una profundización las políticas neoliberales.

    En este sentido, el hecho de que la cartera de Interior recaiga en manos de un miembro del partido de extrema derecha, famoso por ser el autor de los eslóganes más xenófobos, es un indicio claro de por dónde van a ir las políticas en ese ámbito. También la cartera de Asuntos Sociales será ocupada por los ultraconservadores del FPÖ. Este hecho junto con la designación de Karin Kneissl, que no es formalmente miembro del FPÖ pero que comparte sus posiciones sobre los temas de migración, de hecho, piensa que la mayoría de los refugiados que llegan a Europa son realmente refugiados económicos, es realmente muy alarmante.

    CCOO manifiesta, una vez más, su preocupación por el avance de la extrema derecha en Europa. Esta evolución no puede asumirse como algo “normal”. Sin cuestionar el proceso democrático que representa la celebración de elecciones legislativas, pensamos que deberían llevarse a cabo campañas a nivel de la Unión Europea, alertando de los riesgos que representa la consolidación de estas ideologías. Cada vez es más urgente recuperar la historia real de Europa de los últimos 100 años.

    Incluso si la Unión Europea estuviera realmente comprometida con las iniciativas sociales que propone, como el Pilar Europeo de Derechos Sociales, la llegada de estas fuerzas de extrema derecha, cada vez con más determinación, a las instituciones europeas, representa un riesgo evidente para cualquier avance social.

    Desde CCOO llevamos mucho tiempo planteando que la única forma para frenar el avance de la extrema derecha en Europa son las políticas sociales. Terminar con la austeridad, acabar con la precariedad, crear empleos de calidad, mejorar los servicios sociales, garantizar la protección social, y, por supuesto, democratizar las instituciones europeas; sólo así los ciudadanos recuperaran la confianza en la Europa social.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.