CCOO pide que la mejora de la economía se traslade a los salarios y pensiones para reducir la desigualdad

    Para CCOO crecimiento de la actividad económica debe servir para recuperar los salarios de los trabajadores y trabajadoras públicos y privados e impulsar la mejora de la protección social, que eviten la pobreza laboral, permitan una vida digna y contribuyan a garantizar la sostenibilidad y suficiencia de las pensiones.

    15/02/2018.
    IPC enero 2018

    IPC enero 2018

    El sindicato considera necesario fortalecer la negociación colectiva para que los trabajadores y trabajadoras participen de los beneficios de las empresas y acabar con la precariedad en el empleo; e impulsar una verdadera reforma fiscal progresiva, alejada de las últimas reformas regresivas que reducen la recaudación y agravan los recortes.

    La negociación colectiva debe dejar atrás las dinámicas de moderación salarial que tuvieron su lógica durante la recesión y que todavía persisten en convenios plurianuales que afectan a 3,7 millones de trabajadores, saliendo a disputar las mejoras de productividad de las empresas en el quinto año de crecimiento.

    En 2018 iniciamos el quinto año de recuperación económica (en 2017 el crecimiento ha superado el 3% por tercer año consecutivo). Los ingresos y beneficios empresariales continúan creciendo porque las empresas se quedan con una mayor parte del valor añadido, gracias a la devaluación de los salarios provocada por la crisis y la reforma laboral, y debido a que no están permitiendo que ahora los salarios participen de manera suficiente de las mejoras de productividad.

    En 2017 los convenios colectivos han tenido una subida media revisada del 1,44%. En enero ya hay 3,7 millones de trabajadores y trabajadoras con convenio en vigor para 2018, cuya subida salarial media solo llega al 1,49%. Si un tercio de la población trabajadora que tendrá convenio colectivo en 2018 solo tiene esa subida, inercia de la moderación salarial pactada en años anteriores, será imposible alcanzar en términos agregados los objetivos fijados de subida salarial a nivel confederal (mínimo 3,1% más la productividad).

    Los salarios pagados por realizar el mismo trabajo han perdido un 7% de poder de compra desde que se inició la crisis, entre 2008 y 2017. Los trabajadores que han conservado su empleo y que acumulaban antigüedad han sido los más afectados por este tipo de devaluación salarial. 2017 cerró con pérdidas de poder adquisitivo de 5 décimas en el caso de los salarios pactados en la negociación colectiva (1,44%) y de 1,7 puntos en el caso de las pensiones (0,25% conforme al Índice de Revalorización de las Pensiones) frente a una inflación media anual del 1,96%. Muchos convenios no vinculan las clausulas de garantía salarial a la inflación media del año sino a la variación interanual de diciembre. En diciembre de 2017 la inflación interanual se situó en el 1,1%, por debajo de la subida media pactada, por lo que en todos esos convenios no se activaron las clausulas de revisión salarial. Solo el 21% de la población trabajadora cubierta por un convenio colectivo contaba con clausula de garantía salarial.

    Una fuerte pérdida de poder de compra de salarios y pensiones en 2017 que contrasta con el crecimiento de los beneficios (5,1%) y de los dividendos de las sociedades no financieras (11,7%) en los tres primeros trimestres de 2017.

    Esta evolución negativa se explica por la cerrazón de las organizaciones empresariales a permitir que las y los trabajadores participen de la prosperidad de las empresas, por una reforma laboral diseñada para devaluar los salarios y cuya presión se mantiene también durante la recuperación, por una política económica que prioriza la amortización de la deuda de las empresas a la rebaja del desempleo, y por la falta de un presupuesto público que impulse el crecimiento económico.

    Fortalecer la negociación colectiva para que los trabajadores y trabajadoras participen de los beneficios de las empresas y acabar con la precariedad en el empleo, exige reequilibrar la capacidad de negociación entre las partes, derogando las dos últimas reformas laborales.

    Para CCOO es necesario que el crecimiento y los mayores beneficios se repartan ahora de forma más justa, a través de más puestos de trabajo, de empleo más estable y de salarios que ganen poder de compra. La creación de empleo y el aumento del poder adquisitivo de salarios y pensiones son los dos factores que más hacen por consolidar el crecimiento y su sostenibilidad, al reducir la desigualdad.

    Impulsar los salarios y la mejora de la protección social, que eviten la pobreza laboral, permitan una vida digna y contribuyan a garantizar la sostenibilidad y suficiencia de las pensiones.

    Las subidas salariales negociadas deben garantizar una mejora del poder adquisitivo y los convenios colectivos deben incluir una cláusula de garantía salarial. En el área pública, CCOO insta a recuperar el empleo público perdido, eliminar la restricción de la tasa de reposición en todos los sectores públicos y rebajar las altas tasas de temporalidad. CCOO defiende recuperar los derechos arrebatados a las y los empleados públicos, basada en una negociación colectiva real en el sector público que permita la mejora de los salarios tras años de pérdida de poder adquisitivo.

    CCOO demanda que los Presupuestos Generales del Estado para 2018, si finalmente se aprueban, hagan partícipe a la ciudadanía y la población trabajadora del crecimiento económico.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.