Para CCOO, la Ley de información no financiera debe evaluar los impactos reales de la actividad empresarial

    Esta modificación legislativa obliga a las grandes empresas (públicas y privadas) a incrementar la divulgación de aspectos laborales, sociales, tributarios y medioambientales, para mejorar la transparencia y facilitar la compresión de la organización y el negocio de las empresas. Pero CCOO considera que se sigue incumpliendo la obligación de consultar a las organizaciones sindicales y que se deben evaluar más aspectos para que la RSE no se quede en simple marketing.

    31/10/2018.

    La Comisión de Economía del Congreso ha remitido al Senado el proyecto de ley en materia de información no financiera, que obliga a las grandes empresas (públicas y privadas) a incrementar la divulgación de aspectos laborales, sociales, tributarios y medioambientales, con el propósito de mejorar la transparencia y facilitar la compresión de la organización y el negocio de las empresas.

    CCOO cree que se continúa incumpliendo la obligación de realizar una consulta real a las organizaciones sindicales, a pesar de que la Estrategia Española de Responsabilidad Social de las Empresas (EERSE) nos reconoce implícitamente como grupo de interés esencial en el aspecto sociolaboral.

    Además, el Gobierno continúa sin solicitar al Consejo Estatal de Responsabilidad Social de las Empresas (CERSE) un informe sobre la transposición de la Directiva 2014795/UE. Ni siquiera se hace referencia al CERSE a pesar de sus funciones.

    Es cierto que el proyecto incluye algunas de las propuestas que CCOO ha reclamado a lo largo del proceso de tramitación de la Ley. Estas han paliado en parte el desarrollo más restrictivo del anteproyecto de ley con respecto a la Directiva Europea.

    Las principales enmiendas introducidas en este sentido son:

    Aplicación de la ley sin excepciones a todas las empresas de más de 500 trabajadores y trabajadoras. Transcurridos tres años desde la entrada en vigor, se extenderá a las que tengan 250.Indicadores concretos sobre los que las empresas deberán informar con mayor detalle de algunos aspectos laborales.

    Pero no son suficientes. Se está perdiendo la oportunidad de que las empresas ofrezcan datos concretos, relevantes, comparables y creíbles. Tampoco se tiene en cuenta el CERSE, ni la puesta en marcha de la EERSE, aspectos que CCOO considera imprescindibles ya que son vías y oportunidades para desarrollar los mandatos que establece la Directiva europea.

    Por otra parte, han quedado excluidas otras importantes propuestas:

    - El Plan sobre Empresas y Derechos Humanos debe ser revisado tras la aprobación de la ley.

    - No hay referencias a la obligación de entrega del informe a los sindicatos y a la representación legal de los trabajadores, ni la incorporación de su punto de vista. En aras a la transparencia y la comparabilidad, éste debe ser publicado en el portal de la Responsabilidad Social del Ministerio de Trabajo, Migración y Seguridad Social.

    - Se ignora los aspectos de RSE contenidos en la Ley de Economía Sostenible.

    - Sería conveniente contar con un régimen sancionador en caso de incumplimiento.

    Todavía queda tiempo y lugar para introducir estas enmiendas en el trámite del Senado, la vuelta del texto al Congreso y la elaboración posterior del Reglamento.

    En este sentido, CCOO hace un llamamiento para que la Ley de información no financiera se oriente a evaluar los impactos reales que tienen las actividades de las empresas, no sólo sus planes, y obtener una información clara, relevante y comparable en todas sus dimensiones, para que la RSE no quede solo en marketing responsable.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.