"La ratificación del convenio de la OIT 189 es fundamental para dignificar las condiciones laborales de las personas del servicio domestico"

    La secretaria de Empleo y Cualificación Profesional, participo ayer en la mesa “Situación política del trabajo doméstico. Hacia el pleno reconocimiento de la relación laboral”, enmarcada en el proyecto europeo PRODOME en el que participa la Federación de Construccion y Servicios de CCOO y FOREM, que tiene por objetivo contribuir a la profesionalización del sector de los servicios a la persona.

    23/11/2018.
    Lola Santillana, secretaria de Empleo de CCOO

    Lola Santillana, secretaria de Empleo de CCOO

    En concreto, el proyecto desarrollará un programa de formación semipresencial para personas empleadas domésticas en dos países piloto (España e Italia). Este programa se centra en el desarrollo de las competencias tanto transversales (como las competencias digitales o ecológicas, aplicadas al domicilio) como específicas. Además de ello, se realiza un estudio que permita la creación de una hoja de ruta para una certificación europea de este tipo de profesionales.

    En su intervención, Lola Santillana dio un repaso a los temas que están planteados en la mesa del diálogo social, al Acuerdo de Negociación Colectiva, Consejo de Formación Profesional, vinculándolos a la afectación o no de las personas que trabajan en el empleo doméstico. "El plan director por un trabajo digno de la Inspección de Trabajo, en el cual participa CCOO, tiene dificultades para actuar en el sector dado que la inspección no puede entrar en los domicilios." "El AENC insta a establecer un salario mínimo de convenio de 14.000€ anuales, el problema es que el sector no tiene convenio ni patronal para negociarlo”.

    "Es muy importante la ratificación del convenio de la OIT 189 para dignificar las condiciones laborales de las personas del servicio domestico, e incluirlas en el Régimen General aunque eso se complica por la aprobación de la enmienda 677 que lo posterga hasta el año 2024.

    Las condiciones laborales de las empleadas del hogar, ya que mayoritariamente son mujeres quienes desempeñan este trabajo, obstaculizan las posibilidades de formación: las largas jornadas de trabajo -no reconocido ni pagado en la mayoría de las ocasiones-, las dificultades que supone además el acceso a la formación on line, tiene como consecuencias la falta de formación de estas mujeres, y su escasísima participación en la misma. Según los datos obtenidos a través de la FUNDAE, en el año 2012 participaron un 0,041% de personas con afiliación al Régimen de Empleados del Hogar, porcentaje que ha ido bajando progresivamente hasta el último dato con el que se cuenta (en 2015 fue del 0,002€, 9 personas). Para CCOO, ejercer el derecho a la formación es clave para los trabajadores y trabajadoras, y en este caso fundamental para reconocer la actividad de las trabajadoras de hogar y profesionalizar su trabajo, y que accedan a los derechos sociales.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.