CCOO valora que la AIReF reconozca y defienda la sostenibilidad del sistema de pensiones y se aparte del alarmismo de otras instituciones

    Aunque CCOO no comparte todas las valoraciones y propuestas planteadas por la AIReF, sí coincide con esta institución en las estimaciones que sitúan el gasto necesario para mantener el actual modelo de jubilación en un escenario perfectamente asumible para nuestra economía (13,4 – 14% PIB a mediados de siglo), incluso en el escenario de derogación completa de la reforma de pensiones de 2013, como demanda CCOO

    10/01/2019.
    Portada informe AIReF

    Portada informe AIReF

    CCOO valora positivamente que esta institución pública haya situado el debate de la sostenibilidad sin abandonar el objetivo de la suficiencia y la adecuación de las pensiones que debe presidir cualquier sistema público de Seguridad Social.

    Asimismo valora el esfuerzo por realizar proyecciones razonadas en materia demográfica, de mercado de trabajo y el impacto de las reformas ya en curso, aunque estas proyecciones admitan también, lógicamente, matices.

    En este sentido destaca, por ejemplo, el hecho de que se reconozca que la actual fórmula de revalorización de pensiones actualmente en vigor impuesta en 2013 resulta “insostenible socialmente”, por lo que CCOO urge a una modificación legal que, nacida del acuerdo social y político lo más amplio posible, garantice una nueva fórmula de revalorización que garantice de forma automática el mantenimiento del poder adquisitivo de las pensiones, sin tener que recurrir a la decisión puntual del gobierno de turno.

    El debate de la suficiencia y la sostenibilidad de las pensiones debe, por tanto, darse de forma unitaria. El informe de la AIReF aborda la evaluación del desequilibrio financiero que actualmente presenta el sistema distinguiendo qué parte deriva de la crisis económica, la destrucción de empleo y las políticas de devaluación salarial impuestas, de un lado; y qué otra parte deriva de la evolución demográfica que debe afrontar nuestro sistema de pensiones en el medio y largo plazo, para la que venimos preparándonos desde hace tiempo y que responde a la necesidad de mantener el pacto entre generaciones en términos de confianza entre ellas.

    Precisamente atendiendo a esta idea, CCOO defiende que en 2019 debe priorizarse la adopción de medidas de mejora de ingresos que consigan un impacto relevante y suficiente sobre el actual balance del sistema, se permita aplicar progresivamente todas las medidas acordadas en la reforma de 2011 en los términos en los que fue adoptada y, en función de la evolución de la economía y el resultado que las mismas desplieguen, abordar posteriormente los debates en torno a los márgenes que sin duda podrían seguir presentando otras reformas paramétricas.

    En relación a las principales propuestas planteadas por la AIReF, cabe señalar que CCOO comparte algunas de las líneas estratégicas que se plantean, si bien, con matices relevantes.

    CCOO está de acuerdo en seguir avanzando en la separación de fuentes de financiación, asumiendo desde los presupuestos del Estado de forma regular y preestablecida los gastos de gestión de la Seguridad Social, así como todas las reducciones e incentivos al empleo, además de las cotizaciones reducidas que siguen existiendo en algunos sectores.

    En cuanto a la conveniencia de reordenar los tipos de cotización que actualmente se destinan a financiar diferentes contingencias, de modo que se puedan derivar recursos desde prestaciones excedentarias hacia otras deficitarias, CCOO considera que la propuesta que realiza la Autoridad Fiscal de derivar 3,5 puntos de cotización desde las contingencias de desempleo hacia las contingencias comunes resulta excesiva. Compartimos que los presupuestos deben soportar las prestaciones asistenciales y el coste de financiar las políticas activas. Con ello, ciertamente se produce un diferencial positivo entre cotizaciones por desempleo y prestaciones contributivas por desempleo que es inferior a la cifra indicada por la AIREF, al menos en los últimos 20 años. Por tanto, ese diferencial positivo admite, ciertamente una reordenación de cotizaciones pero, hoy por hoy, de cuantía inferior. Por otra parte, de ese diferencial y del remanente de tesorería que mantiene el Servicio Público de Empleo por cotizaciones no consumidas en el pasado (más de 12.000 millones de euros, en este momento), deben salir también dos medidas necesarias en materia de protección por desempleo: una mejora de prestaciones contributivas, revirtiendo los recortes que estás han ido sufriendo y que hacen que las prestaciones por desempleo actuales sean un 10% inferiores a las que se percibían hace 15 años; la creación de un fondo de reserva para protección por desempleo que contribuya también a financiar estas prestaciones en situaciones de crisis.

    En resumen, CCOO defiende incluir en las prestaciones de desempleo el principio de separación de fuentes que opera en el caso de las pensiones, lo que liberaría un nivel de recursos financieros significativo. Sin embargo, dicho margen presupuestario debe repartirse en la consecución de un triple objetivo: mejorar las prestaciones contributivas de desempleo, dotarlas de un Fondo de Reserva al que poder acudir en momentos de necesidad y ayudar a mejorar la financiación de las prestaciones de jubilación.

    En el mismo sentido, CCOO viene defendiendo el mantenimiento del actual modelo flexible de jubilación a diferentes edades, si bien articulado desde la voluntariedad del trabajador/a mediante un sistema de incentivos al alargamiento de la vida profesional, manteniendo el derecho a la jubilación anticipada, con coeficientes reductores: tanto para aquellos trabajadores/as que son expulsados del mercado de trabajo y, al tener edades avanzadas tienen muy difícil el retorno; como para quienes pueden acceder al nuevo derecho a la jubilación anticipada voluntaria, a partir de los 63 años, que se incluyó en la última reforma pactada de pensiones en 2011.

    Por otra parte, hay márgenes para reforzar medidas de jubilación flexible también en el marco de la jubilación voluntariamente demorada, más allá de la edad ordinaria de jubilación, que hoy tiene mejoras reconocidas, como medidas de estímulo, cuantías que pueden ser mejoradas (entre un 2% y un 4% por año de retraso) y no son coherentes aún con las reducciones por anticipar la edad de jubilación (entre un 6% y un 8%, expresado en términos anuales)

    En este sentido, CCOO recuerda que estas medidas de jubilación gradual y flexible son mucho más adecuadas y justas para actuar sobre la edad media efectiva de acceso a la jubilación, que el retraso general e indiscriminado de la edad de jubilación ordinaria que se ha puesto en marcha en muchos países europeos, con la afortunada excepción de España y Alemania como consecuencia de sendos acuerdos. Social y político en España, en 2011, para constituir el Gobierno de coalición en la Alemania de 2014.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.