En este momento las posibilidades de cerrar en falso la Cumbre del Clima de Paris son muy altas

    Hoy jueves, a unas horas de que expire el plazo de la COP21 los principales temas a debate siguen en el aire, las distintas opciones propuestas por la Presidencia plantean escenarios muy distintos y, pese a que todas las delegaciones valoran el trabajo realizado, el tiempo empieza a correr en su contra. En la tarde de hoy se debe presentar un nuevo documento

    10/12/2015.

    En la noche de ayer se manifestaron los verdaderos escollos de la negociación: la urgencia de la situación y la necesidad de un acuerdo ambicioso para los países más vulnerables y los equilibrios diplomáticos para salvar un acuerdo ya que muchos países se resisten a ir planteando una fecha para reducir la producción y uso de combustibles fósiles. La presión de los lobbys energéticos es muy potente.

    Para CCOO el hecho en sí de lograr un marco de acuerdo no es suficiente para una valoración positiva de la COP21 ya que debemos hacer la evaluación en función de la consecución de los objetivos definidos. Los de la Confederación Sindical Internacional (CSI) eran que se mostrara ambición para antes de 2020 y un sistema de revisión vinculante de los esfuerzos a realizar, financiación suficiente para los más vulnerables e incorporación de la transición justa en la parte operativa del acuerdo.

    Con el borrador existente siguen abiertos todos los escenarios, lo que podría llevar a un cierre en falso. La COP21 no sólo debe dar un mensaje claro a la humanidad sobre la emergencia climática sino que además debe sentar las bases para el futuro y hasta ahora muchos temas se han dejado en la ambigüedad.

    Para Pedro J Linares, Secretario Confederal de Salud Laboral y Medio Ambiente de CCOO presente en la Cumbre del Clima, “no es una buena noticia que la transición justa quede relegada al Preámbulo y debiera ser incorporado al texto del articulado, al igual que las referencias a derechos humanos y género que también siguen sin concretarse en el art. 2.2 del texto. No habrá justicia climática sin garantizar los derechos de las trabajadoras y trabajadores y ello sólo se puede garantizar con compromisos de inversiones y diálogo social”

    Además es necesario que se concrete los aspectos de diferenciación entre países, financiación, y sobre todo de un proceso de revisión transparente y que debiera ponerse en marcha antes de 2020 (ahora la propuesta es 2023) ya que las contribuciones hasta ahora presentadas están por debajo de las necesidades de evitar que el aumento de la temperatura crezca a niveles peligrosos.

    10 de diciembre de 2015

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.