La pobreza tiene rostro de mujer

    La menor y peor inserción de las mujeres en el mercado laboral implica mantener peores condiciones laborales y, por lo tanto, salarios más bajos. En estos momentos, para equiparar los salarios entre mujeres y hombres, el salario de las mujeres debería incrementarse en un 32%. Más de 2 millones de mujeres trabajadoras se sitúan por debajo del umbral de la pobreza.

    07/03/2016.

    La pobreza laboral tiene rostro de mujer. Por ello, se hace necesario la intervención en varios frentes, como CCOO viene reclamando, lo que se traduce en medidas relacionadas con las políticas públicas y, por tanto, con la responsabilidad que el Estado tiene de combatir la pobreza. También son necesarias actuaciones en la negociación colectiva, con la finalidad de mejorar las condiciones laborales de las mujeres.

    Año tras año se han ido produciendo importantes recortes en los programas públicos de Igualdad de Oportunidades lo que ha repercutido directamente en que la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres haya sido relegada de la agenda política, creciendo las desigualdades existentes que, a su vez, influyen de manera directa en un incremento de la pobreza de las mujeres.

    Desde la Secretaría confederal de Mujer e Igualdad de CCOO se ha realizado un informe sobre la situación de las mujeres en el mercado laboral, en el cual se ponen de manifiesto la persistente desigualdad y los efectos que tienen en la vida de las mujeres.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.