Los accidentes de trabajo registran un importante incremento en 2018

    En 2018 en España se produjeron 602.316 accidentes de trabajo con baja, un aumento del 3,2% respecto al año anterior, según el avance de estadísticas publicado ayer por el Ministerio de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social. Se trata de datos provisionales que con toda seguridad se incrementarán cuando se publiquen los datos consolidados del registro de accidentes a mediados del año. La siniestralidad mortal también muestra un incremento importante, con 652 fallecimientos, 32 más que en 2017, lo que supone un 5,5% más.

    19/02/2019.
    La siniestralidad laboral en 2018 registra un importante incremento

    La siniestralidad laboral en 2018 registra un importante incremento

    Los datos provisionales de 2018 ofrecidos por el Ministerio de Trabajo arrojan un aumento del 3,2% del número de accidentes de trabajo con baja, un aumento que se constata tanto en jornada (3,2%) como in itinere (3,3%). Las secciones de la actividad productiva que presentan un incremento mayor del número de accidentes en jornada de trabajo son la construcción (13,1%), las industrias extractivas (10,8%) y la industria manufacturera (5,6%). Si analizamos los índices de incidencia, que se expresan en número de accidentes por cada 100.000 trabajadores y que muestran la siniestralidad relativa, vemos que se mantienen estables con un ligero descenso del 0,2%. Los índice de incidencia más altos vuelven a ser los de las industrias extractivas (9.361) y la construcción (7.738), que además son los que experimentan un mayor incremento (10,5% y 4,4%, respectivamente).

    La siniestralidad mortal muestra un incremento importante: 652 fallecimientos, 32 más que en 2017, lo que supone un incremento del 5,5%. En jornada de trabajo este incremento es del 4,5% e in itinere del 9%. Las patologías no traumáticas (42% del total) y los accidentes de tráfico (22%) son las formas de accidente mortal más común en jornada de trabajo. Además los accidentes de tráfico mortales han aumentado un 41,3% respecto a 2017. Sucede algo similar en los accidente mortales in itinere, que se incrementan en un 11,5%. Los sectores con más accidentes mortales son el transporte y almacenamiento (105), la construcción (85) y la industria manufacturera (73). En cuanto a los índices de incidencia de accidentes mortales en jornada de trabajo se experimenta un incremento del 1%, destacando el sector agrario (11,1%) y el sector servicios (1,5%).

    El pasado mes de enero también se conocieron los datos de enfermedades profesionales notificadas durante 2018. El número total de partes de enfermedad profesional comunicado por las Mutuas muestra un incremento respecto a 2017 del 14,4% (22.655), mientras que si sólo se tienen en cuenta los partes con baja este incremento se queda en el 11,7% (10.695). Este aumento, sin embargo, no soluciona el importante subregistro de este tipo de enfermedades, que es especialmente escandaloso en algunos grupos de enfermedad como las producidas por agentes cancerígenos: sólo se han notificado 27 casos de cáncer laboral, de los que solo 13 implican baja, a pesar que las estimaciones más prudentes calculan alrededor de 10.000 tumores al año en España por exposiciones en el trabajo. Otro fenómeno que se repite desde 2013 es que se comunica un mayor número de partes de baja por enfermedad profesional en mujeres que en hombres: 5.548 por 5.147.

    “Se está pretendiendo extender un discurso, claramente interesado, que interpreta los incrementos de accidentes de trabajo como una consecuencia inevitable de la recuperación de la actividad económica y del empleo”, indica Pedro J. Linares, secretario de Salud Laboral de CCOO. “Pero los datos de los registros de daños derivados del trabajo muestran bien a las claras que detrás de este fenómeno están la precariedad, el deterioro de la negociación colectiva, la dificultad de amplios sectores de la población trabajadora de ejercer de forma efectiva sus derechos y la debilidad del sistema preventivo español. Desde 2013 los accidentes de trabajo no han parado de crecer, pero a nuestro juicio las estadísticas  no muestran la totalidad del panorama del daño a la salud en el trabajo de nuestro país porque sigue sin solventarse el grave problema de subregistro de enfermedades de origen laboral y porque cada vez hay un mayor número de colectivos en los que se oculta la relación laboral existente con la empresa principal: falsos autónomos, economía de plataforma o falsas cooperativas” ha añadido Linares.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.