CCOO insta al Gobierno a no cerrar el Consulado de la demarcación de Génova

    CCOO considera que el cierre del Consulado de la Demarcación de Génova, que atiende a los emigrantes españoles de las regiones y provincias italianas de Liguria, Piamonte, Valle de Aosta y Toscana, supondría un agravio social para estos, además de representar una decisión contraria a la racionalidad administrativa y económica, ya que se dejaría desatendido a un colectivo de casi 5.000 emigrantes españoles.

    21/02/2019.

    La población emigrante española en esta zona utiliza los servicios del Consulado para numerosas gestiones de carácter legal: renovación de pasaporte y DNI, emisión de salvoconductos; compulsa de documentos; registro de matrimonios, defunciones, divorcios y nacimientos; solicitud de libro de familia; realización de certificados de viajes de menores; certificados de residencia; petición de fe de vida; traslado de cadáveres o cenizas a España; reconocimiento de titulaciones académicas obtenidas- en España o Italia- y gestión de becas ; programa de viajes del IMSERSO para los personas emigrantes mayores; información y asistencia con motivo de las diferentes convocatorias electorales; mantenimiento y actualización del CERA; tramitación de pensiones de invalidez y cobro de pensiones.

    El cierre del consulado de la demarcación de Génova perjudicará igualmente a las personas en situación vulnerable como las mujeres maltratadas, las familias necesitadas de asesoramiento por separación y divorcio, o la atención que se presta a personas detenidas y que han de ser trasladadas a España.

    El Consulado atiende las emergencias de los españoles que pertenecen a la demarcación consular, así como de otros lugares de Italia a través de un teléfono de emergencia abierto las 24 horas del día todo el año. Los intereses de los trabajadores y de las empresas españolas serían perjudicados también ya que España es el país europeo que mayor número de mercancías traslada a través del puerto de Génova y el Consulado atiende cuestiones relacionadas con el tráfico marítimo de mercancías y personas.

    Las tripulaciones, ya sean de nacionalidad española o de otra, de los barcos y buques de bandera española, requieren del Consulado de Génova la protección de sus intereses. Igualmente, las empresas españolas dedicadas al transporte en territorio italiano reclaman la intervención del Consulado por la actividad que la Polizia Stradale ejerce sobre ellas, con la imposición de multas, sanciones y otras situaciones administrativas en las que se ven inmersas.

    El cierre del Consulado perjudica seriamente los intereses de la comunidad española emigrada y de los trabajadores del Consulado, así como los intereses económicos generales de España. Además, no implica ningún ahorro para el Estado español, sino lo contrario.

    Un reparto diferente de la demarcación al actual significa un aumento de los costes para el erario español y enormes perjuicios para la colonia española, que tendría que realizar traslados de entre cinco y casi diez horas para realizar trámites sencillos pero esenciales, y desembolsar de hasta 127 euros en gastos de transporte.

    Así lo reconocieron el Subsecretario de Asuntos Exteriores y de Cooperación y la Directora General de Españoles y de Asuntos Consulares y Migratorios, ambos del Ministerio de Exteriores y Cooperación, en junio de 2017.

    Por ello, CCOO reclama el mantenimiento del Consulado la Génova y el reforzamiento de su plantilla, de modo que se garanticen los servicios que la comunidad emigrada española ha venido recibido durante los últimos años y los derechos de los trabajadores del Consulado.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.