CCOO apoya la iniciativa europea "Derechos para las personas, obligaciones para las multinacionales - Stop ISDS"

    En octubre se cumplirán tres años de la interrupción de las negociaciones del TTIP, el famoso tratado de comercio e inversión entre EEUU y la Unión Europea en (inglés, ISDS). Esta hazaña solo fue posible porque muchas organizaciones de la sociedad civil conseguimos recoger más de tres millones y medio de firmas en toda Europa y sacar a cientos de miles de manifestantes a las calles. Nos enfrentamos a las multinacionales, sus grupos de presión, la Comisión y los 28 gobiernos de la Unión Europea, y ganamos. Ahora ha llegado el momento de volver a movilizarnos, ya que el componente más peligroso del TTIP todavía constituye una gran amenaza para nuestros derechos. Para participar entra en la web No al TTIP

    06/06/2019.
    No al TTIP

    No al TTIP

    Quizás te acuerdes de que lo peor del TTIP era el mecanismo de solución de conflictos entre inversores y Estados (en inglés, ISDS). El ISDS es un sistema legal completamente opaco que permite a las multinacionales embolsarse miles de millones de euros de dinero público que los gobiernos se ven obligados a pagarles en concepto de indemnización cuando anteponen el interés de la gente a los intereses privados de estas empresas.

    A través del ISDS, las multinacionales pueden demandar a los gobiernos ante tribunales de arbitraje privados por cualquier cosa que pueda perjudicar sus "legítimas expectativas" de beneficios. De este modo, se han interpuesto demandas contra numerosos Estados, el español entre ellos, por introducir regulaciones ambientales, laborales, financieras, de seguridad, etc.

    Además, estas empresas violan los derechos humanos en todo el mundo con total impunidad. Las compañías mineras acaparan las tierras de las comunidades locales y las dejan desoladas. También la agroindustria arruina los medios de vida de millones de personas. Por su parte, las empresas de armas se benefician de la guerra y la muerte a escala global.

    Es una necesidad vital, no solamente acabar con el ISDS, sino establecer un nuevo orden legal global que anteponga los derechos de las personas a los beneficios de las multinacionales.

    No es utopía, ya está sucediendo. En la ONU se está negociando actualmente un tratado vinculante que propone que las empresas multinacionales sean responsables legalmente por los incumplimientos en materia de derechos humanos por parte de la matriz y toda su cadena de suministros. Pero la UE y la mayoría de sus Estados miembros, en el colmo de la hipocresía, se niegan a respaldarlo.

    Por eso, desde CCOO y la campaña “No a los Tratados de Comercio e Inversión”, te pedimos que firmes la iniciativa europea “Derechos para las personas, Obligaciones para las multinacionales”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.