La mujer en el ámbito de actuación de CCOO de Industria

    COMO AÑOS anteriores, previo al 8 de marzo, desde la Federación de Industria realizamos el informe de la situación de la mujer en nuestro ámbito y la comparación con años anteriores. Vemos que la incorporación de personas trabajadoras ha sido menor que el año 2018, aunque se puede ver que se han incorporado en proporción más mujeres que hombres.

    04/03/2020.
    "La mujer en el ámbito de actuación de CCOO de Industria".

    "La mujer en el ámbito de actuación de CCOO de Industria".

    En general hemos conseguido superar levemente el porcentaje que representaba la mujer en 2008, como podemos ver en los gráficos.

    Observamos que en las comunidades de Murcia y Asturias, la presencia de la mujer ha disminuido a ritmos preocupantes y destacamos como positivo el avance en Castilla-La Mancha, Castilla y León y Canarias.

    Lo que no conseguimos que cambien todavía son las categorías que seguimos ocupando, al igual que en el informe del año pasado, siguen siendo principalmente las centradas en empleadas contables y/o administrativas y trabajos de vendedoras y personal de servicios. Seguimos reproduciendo los roles en los puestos de trabajo que ocupamos hombres y mujeres.

    Se sigue viendo una evolución en el personal de dirección y gerencia, aunque se ha dado un cierto paso atrás con respecto al año pasado. Deberemos hacer un seguimiento de este dato durante los próximos años para ver su evolución.

    Valoramos, como importante, que entre las personas contratadas técnicas y profesionales universitarias, se ha incrementado el porcentaje que representan las mujeres con respecto al año pasado en 4 puntos. También ha aumentado en casi 5 puntos la presencia de estas en personal de apoyo y personal técnico. Estos avances implican que las mujeres están incrementando su presencia en las categorías de mayores requerimientos respecto a la cualificación desde el año 2011, aunque se ha perdido presencia de trabajadoras en cinco puntos y medio en los grupos de ventas y servicios desde entonces. Deberemos seguir observando estos datos para verificar si esto significa que estamos empezando a diversificar los puestos derivados del esfuerzo de la negociación de los Planes de Igualdad.

    Lo que no conseguimos revertir es el sub-empleo que seguimos sufriendo las mujeres en general y como dato negativo a destacar, el que sufren las mujeres que aportan en su empleo la titulación universitaria, que son el 28% de las trabajadoras de nuestro ámbito y solo están contratadas como tales el 10,4 %, siendo la tasa de feminización en estas categorías del 35 %, pese a que el porcentaje de universitarias entre las mujeres es 14 puntos superior al que representan los hombres universitarios entre sus compañeros. Por lo tanto, seguimos observando que la precariedad tiene rostro de mujer.

    Se mantiene el desfase que se produce entre lo que estudian las mujeres y las necesidades de las empresas; y por otro lado se observa la preferencia de las empresas por la contratación de hombres frente a mujeres en determinados puestos.

    Son dos cuestiones importantes de cara al futuro. En lo primero porque la mayoría de las profesiones futuras tendrán relación con las nuevas tecnologías y ahí es donde menos presencia de mujeres tenemos; y en lo segundo, porque tenemos que revertir esa preferencia a través de los Planes de Igualdad En relación a la tasa de temporalidad observamos que ha bajado un poco en relación al año 2018, dato positivo, aunque no tenemos que perder de vista sectores concretos que siguen manteniendo patente la discriminación de las mujeres, como son: El Campo, Vidrio y Cerámica y Metalgráficas.

    También nos preocupa la disminución de presencia de mujeres este año en las funciones de SUPERVISIÓN. Esto significa claramente que las mujeres durante este último año han promocionado menos de las que han salido del mercado laboral y rompe la tendencia positiva que se había mantenido desde el 2011.

    Se está constatando la disminución de la brecha salarial de manera lenta, aunque tenemos sectores como el de Energía, donde la diferencia salarial entre mujeres y hombres llega a casi un 48 % y por lo tanto, seguimos manteniendo una brecha salarial en el ámbito de nuestra federación de un 19 %, superando en tres puntos la brecha existente en el conjunto de los sectores.

    Por lo tanto, seguimos insistiendo en que tenemos herramientas que bien utilizadas nos ayudarán a ir mejorando las condiciones de trabajo de las mujeres en nuestra Federación. El buen uso de ellas, es responsabilidad de todas las personas que formamos esta Federación y desde aquí animamos a hacerlo. Es el camino correcto para el cambio.

    Isabel Fernández Navarro, secretaria de Mujeres e Igualdad de la Federación de Industria de CCOO

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.