Movilízate contra la pobreza energética

    La imposibilidad por parte de los hogares de hacer frente al pago de los suministros energéticos (electricidad y gas fundamentalmente), así como destinar un porcentaje desproporcionado de los ingresos para pagar estos suministros, es lo que se denomina pobreza energética.

    21/12/2018.
    Movilízate contra la pobreza energética

    Movilízate contra la pobreza energética

    Un fenómeno que se está extendiendo por toda Europa y que afecta de forma singular a nuestro país. Aquí, la combinación del aumento disparatado de los precios de la energía doméstica, sobre todo el de la electricidad, con un incremento del 60% desde 2007, con la reducción de los ingresos de las familias en el mismo periodo de un 8,5% de media, ha supuesto que millones de personas se vean afectadas por este tipo de pobreza.

    La pobreza energética, supone pasar frío en invierno y calor en verano y, en muchos casos, habitar viviendas con humedad, además de no disponer del mínimo necesario de agua caliente ni de la suficiente iluminación. Una situación en la que se encuentran alrededor de cuatro millones de personas. Los hogares que se ven obligado a destinar un porcentaje desproporcionado de sus ingresos a pagar estos suministros llega al 16,6%, lo que equivale a siete millones de personas. Cifra esta última en la que se incluyen esos cuatro millones de personas afectadas en mayor medida por estas situaciones.

    Esto supone una merma grave de la calidad de vida de las personas, además de su empobrecimiento, al impedir que puedan destinar una parte mayor de sus ingresos para cubrir otras necesidades básicas y que, en los casos más graves, condenan a la exclusión social a estas personas y afectan a su salud, provocando muertes prematuras, sobre todo de personas mayores, que se calcula que podrían ascender a 7.200 fallecimientos evitables si se erradicara el problema.

    El cobro del consumo eléctrico se nos presenta a través de un recibo de tarifa eléctrica en la que se factura por dos conceptos: por potencia y por energía consumida. Independientemente de la facturación de potencia y energía, se aplican dos impuestos en la factura: el impuesto sobre la electricidad y el IVA.

    Es fundamental revisar la configuración de precios de la energía, que representa que toda la energía generada se abona con la referencia de la última que entra en el sistema. De tal manera que la generación con algunas tecnologías (más baratas) se abonan al precio de las más caras (carbón y gas). Esto determina los sobrebeneficios que obtienen las empresas eléctricas.

    Nosotros, los pensionistas de CCOO, seguiremos denunciando conjuntamente con la Confederación Sindical de CCOO los continuos incrementos de las tarifas energéticas en España que sólo benefician a las grandes empresas eléctricas y que nos conducen a un empobrecimiento generalizado de los pensionistas, jubilados y de los trabajadores/as.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.