CCOO expresa su indignación por la propuesta del PP sobre mujeres extranjeras embarazadas en situación irregular

    CCOO expresa su perplejidad ante la enésima ocurrencia del PP en la fase de precampaña y llama a la reflexión y a la mesura en las propuestas que puedan afectar a la dignidad de las personas. La última ocurrencia se inscribe en la denominada iniciativa de "medidas de apoyo a la maternidad" presentada por Pablo Casado el pasado fin de semana en Murcia y plantea que las mujeres extranjeras embarazadas en situación administrativa irregular puedan retrasar su expulsión siempre que den a su futuro hijo o hija en adopción en España.

    14/03/2019.

    La falta de respeto por las mujeres en general y extranjeras en este supuesto alcanza el paroxismo cuando se las visualiza - al más puro estilo de un argumento de ciencia ficción añeja- como meras gestantes de futuros bebés españoles, esto es, como animales de cría.

    La insolencia y desmesura de la propuesta implica - como es costumbre desde que el señor Casado alcanzó la presidencia del PP- un alto grado de desconocimiento: las mujeres extranjeras son sujetos -también- de derechos humanos, independientemente de su situación administrativa en España, tal y como ya zanjó nuestro Tribunal Constitucional allá por 1987.

    Las mujeres extranjeras en situación irregular pueden regularizar su situación en España por alguno de los motivos que prevé el marco normativo vigente, bien por razones excepcionales de arraigo (laboral , social o familiar) en la sociedad española, bien por razones humanitarias e incluso bien por ser víctimas de delitos como la trata.

    Asimismo si la nacionalidad de origen de la mujer extranjera no está determinada -por carecer de documentación acreditativa- o dicha nacionalidad no adjudica la nacionalidad de forma automática al bebé, el mismo pasa a ser español automáticamente a los efectos de serle aplicada la legislación internacional sobre menores que impide que un niño nazca sin nacionalidad: por ello, esa mujer puede pasar a ser madre de menor español o española y -por lo tanto- no susceptible de ser expulsada.

    Más allá de aspectos técnicos, choca el discurso inhumano del PP al respecto que cosifica a la mujer - de nuevo- en esta caso extranjera, "autorizando" su hipotética permanencia en España a los solos efectos de gestar, desechándola después: es una visión inmoral que denota -además- una profunda falta de respeto por el concepto de maternidad e incluso por el propio concepto de familia.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.