CCOO debe detener de manera coordinada los abusos empresariales en las nuevas formas de organización laboral

    En un contexto de altas tasas de desempleo, salarios bajos y precariedad de las condiciones de trabajo han llegado para quedarse nuevos modelos laborales cuya regulación preocupa mucho a CCOO. Con debate y análisis, durante dos días hombres y mujeres del sindicato han compartido sus reflexiones sobre “Precariedad laboral y Fronteras de Laboralidad”, en la segunda parte de un seminario que comenzó en el mes de mayo. Sus dos principales conclusiones han sido la necesidad de elaborar una propuesta coordinada de intervención sindical de CCOO que detenga los abusos empresariales en las nuevas formas de organización laboral y exigir el establecimiento de un marco constitucional que garantice el principio de estabilidad en el empleo.

    01/07/2019.
    Seminario "Precariedad y fronteras de laboralidad"

    Seminario "Precariedad y fronteras de laboralidad"

    EL seminario comenzó con la emisión del vídeo “La caída de la dirección de CCOO, 1972 (24 de junio de 1972); origen del Proceso 1001” seguido de una breve historia audiovisual del caso Servicarne de falsos autónomos. Jose Luis Gil inauguraba la jornada recordando este hecho que marcó el inicio de la caída del franquismo y destacando el compromiso firme de CCOO con la formación de su activo sindical.

    A continuación, Amparo Merino, decana de la Faculta de Ciencias Sociales de Cuenca puso en evidencia que actualmente la precariedad es un mal social global de los mercados de trabajo que se instala muy cómodamente en las plataformas de servicios. “Se vulneran los derechos de las personas trabajadoras de manera constantes “, aseguró. Tras dar a conocer datos que ilustran de qué manera se ceba con los grupos sociales más vulnerables como mujeres o jóvenes, expuso cómo las figuras del emprendedor y del emprendimiento parecen haber sido ideadas por los poderes económicos para abaratar costes laborales. Concluyó su intervención destacando “que hay que respetar la fuerza del trabajo y el aporte de los trabajadores y trabajadoras a la expansión de sus empresas y a la construcción de una sociedad más justa y equitativa.”

    La secretaria de Empleo y Cualificación Profesional, Lola Santillana, explicó que el caso de Servicarne es un claro ejemplo de “cómo la actuación sindical coordinada de CCOO da sus frutos: durante dos años, responsables federales y confederales han trabajado par conseguir la regularización de miles de trabajadores y la reciente descalificación de Servicarne como falsa cooperativa.

    Por su parte, Juan Ignacio Marín, inspector de Trabajo que ha sacado adelante el expediente de Servicarne y su posterior descalificación, advirtió que "para revertir el abuso que se da con los y las falsos autónomos, hacen falta actuaciones públicas y jurídicas, y también es necesaria una acción sindical que convierta a esos trabajadores en lo que son: trabajadores y trabajadoras asalariados y organizados, capaces de defender sus derechos".

    Para Vicente Canet, responsable de CCOO Industria, la experiencia de casi dos años de lucha constante contra la precariedad, sin bajar la guardia, ha sido todo un éxito. “Podemos decir que un año y medio después el sector cárnico de todo el país se ha regularizado, cerca de 19.000 falsos autónomos”.

    Finalizó este primer turno de intervenciones Eva Martín, trabajadora del Grupo Jorge y delegada de CCOO, que compartió su experiencia de largos meses de lucha hasta conseguir su regularización y las de sus compañeros y compañeras. “Ahora disfrutamos de un convenio colectivo y un alta en el régimen general de la Seguridad Social y de poder organizarnos por medio del sindicato.”

    Tras un taller en el que los y las participantes trabajaron sobre las incidencias y problemáticas detectadas en las distintas y formas de organización empresarial (contratas y subcontratas, empresas multiservicios, etc.), Enrique Lillo, histórico abogado de CCOO expuso lo que suponen las nuevas formas de organización empresarial en términos de destrucción del derecho del trabajo. “El objetivo principal de la externalización de los servicios y de las contratas y subcontratas era, es y sigue siendo fragmentar a la clase trabajadora y aumentar los beneficios empresariales”, aseveró. Señaló también que mientras no llegue la norma definitiva que regule estas nuevas realidades laborales, se puede defender el derecho a un trabajo digno y con derechos con la actual regulación del derecho al trabajo”.

    Para terminar, Isabel Castro, inspectora de Trabajo de Baleares defendió la tarea inspectora como elemento esencial para evitar que nuestro mercado de trabajo se desmembre y deje marchar los derechos laborales de las personas trabajadoras. “No se puede normalizar el fraude de ley en los contratos. Debemos reflexionar y colaborar entre todos”, concluyó.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.