CCOO insiste en la necesidad de una reforma fiscal en profundidad

    A la espera del proyecto de PGE para este año, la presentación de hoy no parece augurar que se vaya a disponer de los recursos públicos necesarios para impulsar la actividad económica y rebajar a un ritmo rápido la elevada tasa de paro, la desigualdad y la pobreza. Es preocupante que la tasa de paro solo se vaya a recortar dos décimas este año, hasta el 13,6%, frente al punto y medio inicialmente previsto en octubre de 2019 por el Ejecutivo. Para CCOO esto hace necesaria y urgente la convergencia de nuestra contribución fiscal con la media de la eurozona.

    11/02/2020.
    CCOO insiste en la necesidad de una reforma fiscal en profundidad

    CCOO insiste en la necesidad de una reforma fiscal en profundidad

    El Gobierno ha presentado hoy: la nueva senda de rebaja del déficit público sin desvelar su previsión de cierre para 2019; el techo de gasto para el presupuesto de este año (127.609 millones de euros, un 3,8% adicional) sin aportar información sobre el presupuesto prorrogado del que se parte; y una previsión de crecimiento para 2020 más baja que la manejada hasta ahora (del 1,8% al 1,6%) y sin comprometer aumentos adicionales de impuestos a los anunciados en el programa de gobierno y sobre los que ya existían muchas dudas de que fueran a aportar los ingresos estimados por el ejecutivo.

    Con esta presentación el Gobierno ha intentado la cuadratura del círculo: más gasto (3,8%) con menos ingresos (debido a una desaceleración mayor a la inicialmente prevista) y un recorte significativo del déficit público. Pero o no se ejecutará finalmente todo el gasto público comprometido o se volverá a incumplir la senda de déficit público, lo más probable si se atiende a la experiencia pasada de los sucesivos gobiernos

    Tampoco ha avanzado el Gobierno una previsión de déficit público de 2019, necesaria para valorar adecuadamente la senda de reducción del déficit, posiblemente porque la cifra empeorará con respecto a 2018. La previsión de CCOO es que éste se sitúe en torno al -2,6% del PIB. De ser así, incluso a pesar de una senda de rebaja más suave del desfase en las cuentas públicas como la aprobada ahora (-1,8% frente al -1,1%), esto exigirá un recorte del desfase entre ingresos y gastos de 0,8 puntos porcentuales (-10.297 millones), lo que agotaría algo más del 60% de los ingresos adicionales que producirá la mejora de la actividad económica. El 40% restante quedaría para atender los nuevos requerimientos de gasto que, según las inercias de otros ejercicios e incluidas las subidas ya conocidas en el sueldo de los empleados públicos (2%) y las pensiones (0,9%), podría rondar los 18.000 millones adicionales.

    Frente a este panorama es básico un incremento claro y suficiente de la contribución fiscal para impulsar la inversión pública y el crecimiento, evitando que la desaceleración se haga más profunda. Como ya detalló CCOO, las medidas fiscales incluidas en el acuerdo de gobierno de la coalición progresista –que no han sido ampliadas en la comparecencia de hoy– son insuficientes y como mucho aportarían 2.791 millones de euros adicionales. Es necesaria, por tanto, una reforma fiscal en profundidad –como la presentada recientemente por CCOO– que haciendo converger nuestra contribución fiscal con la media de la Eurozona, permita impulsar el crecimiento, reducir el paro y la desigualdad, mejorar la protección social y reequilibrar a medio plazo las cuentas públicas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.