CCOO lamenta que la Comisión Europea siga sin ambición en la construcción de una Europa Social

    CCOO quiere denunciar que en el discurso anual sobre el estado de la Unión Europea, el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha realizado un análisis del panorama político y económico de la UE y ha establecido los objetivos de futuro dejando de nuevo la cuestión social relegada a un segundo término. Además, su intervención muestra una visión excesivamente positiva de la recuperación económica europea sin tener en cuenta que la ciudadanía continúa al margen y las propuestas para lograr una mayor justicia social son insuficientes.

    14/09/2017.

    En relación a cuestiones laborales o sociales que afectan de forma directa e intensa a los trabajadores y las trabajadoras europeos, CCOO comparte algunos de los mensajes que Juncker ha realizado como el relacionado con la legislación laboral: “los trabajadores de la UE deben tener los mismos derechos sin importar donde vivan, por ello la UE va a establecer una agencia común para regular las condiciones del mercado laboral” o sobre desplazamiento de trabajadores: "En una Unión de iguales, no puede haber trabajadores de segunda clase. Los trabajadores deben percibir la misma retribución por el mismo trabajo en el mismo lugar".

    Juncker ha declarado que "Parece absurdo tener una Autoridad Bancaria para vigilar las normas bancarias y, en cambio, no tener una autoridad laboral común para garantizar la equidad en nuestro mercado único. Por eso la crearemos". CCOO valora esta propuesta del presidente de la Unión Europea sobre la creación de una Autoridad Laboral Europea pero le recuerda que para llevarla a cabo será necesaria la participación de los sindicatos.

    El sindicato quiere recordar al presidente de la Comisión que en su intervención sobre el clima o la digitalización, no ha contemplado los impactos negativos sobre el empleo ni sobre cómo gestionar los mismos y denuncia sus palabras sobre la inmigración “Europa es una fortaleza y debería dar la bienvenida a los que buscan refugio de la persecución injusta. No obstante, aquellos que vienen sin justificación deberían ser expulsados”. Del mismo modo que continuamos denunciando el vergonzoso acuerdo que mantienen los estados miembros por el que la Unión europea “paga” a Turquía por mantener a las personas refugiadas fuera de Europa.

    Por su parte, Luca Visentini, secretario general de la Confederación Europea de Sindicatos (CES) ha manifestado que "ha habido pocas referencias al Pilar Europeo de los Derechos Sociales, que consideramos como la iniciativa más importante que se ha trasladado al presidente Juncker”. Este punto despertaba grandes expectativas pero Juncker se ha limitado a afirmar que para evitar la fragmentación y el dumping social en Europa, los Estados Miembros deben proclamar el Pilar social lo antes posible, “a más tardar, en la cumbre de Gotemburgo en noviembre”.

    Visentini ha afirmado que “se debe trabajar para una Unión Europea de Normas sociales que interprete de forma común de la justicia social. Europa no puede funcionar si desprecia a los trabajadores”. Sin embargo, la Comisión Europea no avanza en la construcción de una Europa Social a pesar de los esfuerzos de la CES para lograr que el Semestre Europeo de política económica se transformara en un Semestre económico y social, donde la Unión Europea otorgara la misma fuerza a las normas sociales que a las económicas y que en las recomendaciones por países se establecieran medidas para reducir las desigualdades sociales. En este sentido, la CES lamenta que se haya perdido la oportunidad de que la Comisión Europea influyese en las recomendaciones de la política económica de la UE y abordase las desigualdades, incluida la enorme brecha entre el este y el oeste de la UE.

    Por último, la CES considera que uno de los aspectos fundamentales para que el Pilar Social sea un instrumento realmente útil para garantizar los derechos sociales y la justicia social es que se establezca un preámbulo que garantice su efectividad, una financiación suficiente y su carácter vinculante para los Estados miembros. De igual forma, es necesario que se establezca un plan de acción efectivo y urgente para su puesta en marcha inmediata.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.