Cuando los medicamentos son un riesgo, de Irene Álvarez

    LOS CENTROS sanitarios son lugares peligrosos para desempeñar un trabajo: riesgos físicos, biológicos, ergonómicos, psicosociales, químicos... sobre ello escribe Irene Álvarez. 

    27/11/2018.
    "Cuando los medicamentos son un riesgo. Información para el personal sanitario".

    "Cuando los medicamentos son un riesgo. Información para el personal sanitario".

    CADA VEZ que nos referimos a los riesgos laborales en el sector sanitario inevitablemente estamos hablando de que las exposiciones, en más de un 70%, las sufren las mujeres, ya que esta es la distribución de las plantillas actuales en los centros sanitarios. Además, debemos tener en consideración que un centro sanitario es uno de los lugares más peligrosos de trabajo, ya que nos podemos encontrar todo tipo de riesgos, desde físicos a biológicos, pasando por ergonómicos a psicosociales sin olvidar los químicos.

    Es en estos últimos donde nos vamos a detener para visibilizar los riesgos que entraña la manipulación, administración, eliminación y transporte de los medicamentos considerados peligrosos y que están presentes en hospitales, centros de atención primaria, centros de día, centros atención a personas dependientes, atención domiciliaria…

    Si bien todos los medicamentos tienen un fin terapéutico reconocido para tratar determinadas enfermedades, algunos de ellos pueden suponer un riesgo para la salud de las profesionales que los manejan, preparan o administran, por lo que es necesario adoptar ciertas medidas de prevención.

    Según la Agencia de Información de la Unión Europea para la Seguridad y la Salud en el Trabajo (EU-OSHA), los denominados medicamentos peligrosos representan un importante factor de riesgo para la salud de trabajadoras y trabajadores. Se estima que en Europa más de 12.7 millones de profesionales de la salud están potencialmente expuestos a medicamentos peligrosos cancerígenos, mutágenos (preparados que puedan producir alteraciones genéticas) y tóxicos para la reproducción.

    Si bien el personal de enfermería está entre los más expuestos, estimándose que podría llegar a 7.3 millones de enfermeras, no es menos cierto que el resto del personal que trabaja en el ámbito sanitario como personal de almacenamiento y recepción, celadores y celadoras, personal de farmacia, personal facultativo, personal de limpieza, auxiliares, etc. está expuesto a medicamentos peligrosos.

    Para conocer realmente si un medicamento se encuentra dentro de los denominados como peligrosos, el Instituto Nacional para la Seguridad y Salud Ocupacional (NIOSH) diferencia el riesgo de estos medicamentos, incluyéndolos en 3 grupos: medicamentos antineoplásicos; medicamentos no antineoplásicos que cumplen al menos con un criterio para considerarse medicamentos peligrosos; y, por último, medicamentos que tienen un riesgo para la reproducción de hombres y mujeres que están intentando concebir, o mujeres embarazas o que están en periodo de lactancia, pero que no presentan riesgos para el resto de la plantilla.

    Los medicamentos que más comúnmente se identifican dentro de la categoría de medicamentos peligrosos suelen ser los citostáticos o antineoplásicos (utilizados, sobre todo, en tratamientos cancerígenos), pero también son medicamentos peligrosos los usados para otros fines, de modo más frecuente, y cuya aplicación es común en áreas de atención no especializada.

    CCOO lleva muchos años intentando visibilizar el riesgo que supone la manipulación de este tipo de medicamentos, que si bien para las y los pacientes el beneficio que obtienen de un tratamiento es incuestionable no podemos decir lo mismo de las trabajadoras que se encargan, día tras día, de hacer posible su administración; por ello, la información y la formación son imprescindibles para trabajar en entornos seguros.

    Por este motivo, el sindicato ha trasladado a Europa la preocupación que en el sector sanitarios se está despertando en torno a estas sustancias, pero también a los grupos parlamentarios con el objetivo de que se establezca una norma clara y precisa que regule la manipulación de estos medicamentos.

    La Federación Estatal de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras junto con el Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS) ha elaborado la guía Cuando los medicamentos son un riesgo. Información para el personal sanitario que pretende visibilizar y dotar de herramientas a delegadas y delegados en su trabajo sindical. Por el momento se han realizado tres jornadas de difusión en Madrid, Málaga y Valencia, a las que han acudido más de 150 personas.

    Irene Álvarez forma parte del área de Negociación Colectiva de la Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de Comisiones Obreras (@fssccoo) y es responsable de Salud Laboral y Empleo.

    Revista Trabajadora, n. 65 (noviembre de 2018).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.