Feminismo como identidad, de José Francisco Fernández

    JOSÉ FRANCISCO Fernández, secretario general de la Federación Estatal de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, es la firma invitada en nuestra sección "Un sindicato de hombres y mujeres".

    27/11/2018.
    José Francisco Fernández, fotografía de Miriam Chacón.

    José Francisco Fernández, fotografía de Miriam Chacón.

    DESDE HACE varios años, la Federación Estatal de Servicios a la Ciudadanía (FSC) de CCOO viene definiendo su perfil como sindicato que suma varias identidades esenciales para el proyecto, destacando sin duda la que tiene que ver con el valor político de las mujeres en el sindicato y su implicación en el funcionamiento de la organización, en su continuidad y en la definición de objetivos que se inscriban en lo que se ha venido identificando como un sindicato feminista.

    En la actualidad, la federación cuenta con 86.876 mujeres (lo que representa el 38’98 % de las personas afiliadas), una cifra significativa, que supone un 31,23 % de mujeres en órganos de representación unitaria (como comités de empresa o juntas de personal) y una presencia del 44,07 % de mujeres en las diferentes comisiones ejecutivas de sectores y de comunidades autónomas.

    El sindicato tiene que asumir nuevas sensibilidades y formas de pensar para ponerse en consonancia con los movimientos esenciales que están recorriendo la sociedad, desde perspectivas transversales unos, con identidad propia y naturaleza específica otros; es el caso del feminismo en este nuevo siglo, especialmente una vez que se vienen produciendo importantes movilizaciones de mujeres, que con su protagonismo indiscutible plantean reivindicaciones que son claves para articular una sociedad diferente: contra el terrorismo machista, contra las discriminaciones, a favor de una nueva forma de entender la sociedad y las relaciones entre las personas, a la búsqueda de nuevos protagonismos… Las mujeres están peleando rebeldías de nuevo cuño y se abren paso en una sociedad miserable dominada por los pensamientos caducos y profundamente reaccionarios de siglos de dominación patriarcal. Y están peleando en todas las áreas de la vida sindical.

    Una campaña federal, que se viene sosteniendo en el tiempo, es la que afirma: “Es el tiempo de las mujeres”, un lema que incorpora otra forma de percibirse como sindicato, que pone en el centro de la acción sindical los valores y afectos que hay que ir asumiendo y que son un patrimonio insustituible de las compañeras que desde los centros de trabajo, en las organizaciones territoriales y sectoriales, en los diversos órganos de dirección, hacen pedagogía y actúan para que se consolide una identidad feminista en CCOO. El sindicato ha de ponerse las gafas violetas y mirar la realidad con otros ojos, superando las distorsiones que empobrecen o las rutinas que aíslan de los movimientos que, en su pluralidad, superan en dinamismo al concepto tradicional de organización.

    Hay que poner en valor las emociones, colectivizarlas y convertirlas en fuerza social, crear una identidad renovada en lo social y expandir al máximo nuestras aspiraciones y lo que hacemos.

    El pasado 8 de Marzo es la demostración palpable de que un amplio movimiento de insumisión a la sociedad patriarcal, conservadora y machista se está consolidando en el Estado español, alejada de espacios tradicionales y que nos emplaza en la cotidianidad sindical para profundizar en nuestra identidad como organización, que es parte del cambio social que se vive en este nuevo tiempo que la resistencia a las crisis capitalistas ha engendrado.

    Estar a la altura de los retos que enfrentamos como sociedad que pretende construirse de forma colectiva, democrática, progresista, requiere de acciones que pongan en tensión a nuestra organización, haciendo posible que se desplieguen todas nuestras capacidades, remontando las grandes certidumbres que nos han configurado y actuando con nuevas formas de pensar, entre las que sin duda, el feminismo, la participación masiva de las mujeres en CCOO y en la sociedad, son un elemento que debe presidir nuestra vida sindical y organizativa.

    Un reto que abordamos con entusiasmo en FSC-CCOO y que forma parte esencial de la identidad federal como organización surgida de un proceso complejo de convergencias sindicales y organizativas, que ahora solo puede mejorarse en el día a día.

    José Francisco Fernández (@pepefdezr) es secretario general de la Federación Estatal de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras (@FSCdeCCOO).

    Revista Trabajadora, n.65 (noviembre de 2018).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.