El paro bajó en marzo, pero la caída es menor que el año pasado

    El paro registrado se ha reducido en 58.216 personas en el mes de marzo, siguiendo el patrón habitual de la economía española por el que, con la llegada de la primavera, entra en una fase de estacionalidad positiva vinculada a determinadas actividades. Sin embargo, el dato de marzo de 2016 es peor que el del mismo mes del año anterior, lo que demuestra la debilidad de la recuperación y la enorme dependencia de la economía española de las actividades turísticas, estacionales y de temporada. A pesar de esta reducción, la cifra de demandantes inscritos en las oficinas del SEPE es de 5.381.253, de las que se consideran paradas 4.094.770.

    04/04/2016.

    Se confirma el enorme deterioro que está sufriendo la calidad del empleo en España: en marzo de 2016, el 90 % de los contratos registrados en marzo fueron de carácter eventual; menos del 6 % fueron indefinidos a tiempo completo y los contratos a tiempo parcial ya suponen uno de cada tres contratos firmados. Así, solo el 49 % de las personas asalariadas tienen contrato indefinido y a tiempo completo, mientras que el 51 % restante sufre algún tipo de precariedad, bien sea por tener un contrato temporal o una jornada parcial no deseada.

    Esta cifra pone en cuestión el tipo de trabajo que se está creando en España: crece sobre todo el empleo temporal y a jornada parcial y, por lo tanto, más que un proceso de creación de empleo, estamos ante una forma espuria de reparto de los puestos de trabajo, tanto en número de horas de jornada como de rotación de las personas en ellos.

    En un país en el que se empieza a recuperar la creación de empleo —e incluso en las fases en las que se destruye con enorme intensidad—, se formalizan cada año millones de contratos de trabajo, lo que da idea de la brutal temporalidad y rotación del mercado laboral. En los últimos doce meses se formalizaron en España 17.282.955 contratos temporales, cuando la población asalariada con este tipo de relación laboral fue, de media, 3,7 millones de personas. En consecuencia, el índice de rotación laboral —total de contratos temporales dividido por asalariados temporales— es de 4,7: cada persona firma casi 5 contratos de media cada año.

    La enorme duración de la crisis, el fracaso de las políticas de empleo, la reforma laboral y el recorte en las prestaciones por desempleo impuestas por el Gobierno están causando un gravísimo deterioro en la protección a los desempleados que afecta tanto a la cantidad como a la calidad: cada vez son menos las personas desempleadas que cobran prestaciones y cada mes que pasa la prestación es más baja. En el mes de marzo de 2016, el gasto en protección al desempleo bajó el 10 % en comparación con el mismo mes de 2015 y el 26 % en comparación con 2014. Con los datos publicados por el SEPE, la tasa de cobertura ya es de solo el 54,7 %, con un descenso del 1,7 % en comparación con el año anterior y el 32 % en relación a su valor máximo alcanzado en 2010, cuando llegó al 81 %.

    Desde que el PP llegó al gobierno ha empeorado gravemente la protección a las personas en desempleo: la tasa de cobertura se redujo el 22 %, el número de parados con prestaciones cayó el 27 %, la cuantía del gasto medio por beneficiario es un 11 % inferior y los recursos destinados a la protección se han reducido el 35 %. En marzo de 2016, las prestaciones contributivas, las de más calidad, ya solo representan el 39,7 % del total frente al 45 % de 2014 y el 50 % de 2011.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.