CCOO y UGT acusan al Gobierno de despreciar el diálogo social con la insuficiente subida del SMI y la aprobación del PAPE

    Los secretarios de Acción Sindical de CCOO, Ramón Górriz, y de UGT, Gonzalo Pino, han reiterado en un comunicado su más rotundo desacuerdo con la insuficiente subida del IPC para 2017 aprobada por el Consejo de Ministros. Además de criticar su insuficiente cuantía, lamentan que la ministra de Empleo y Seguridad Social no haya respondido ni atendido a la carta que enviaron el pasado 30 de noviembre con las consideraciones y propuestas de ambos sindicatos. Górriz y Pino acusan al Gobierno de aprobar el Plan Anual de Política de Empleo (PAPE), igualmente, ignorando el diálogo social.

    30/12/2016.
    Ramón Górriz, secretario de Acción Sindical de CCOO

    Ramón Górriz, secretario de Acción Sindical de CCOO

    CCOO y UGT han insistido en su desacuerdo con la subida del SMI, que pasa de 655,2 €/mes a 707,7 €/mes, por entender que queda muy lejos de la mejora demandada por ambos sindicatos, 800 euros en 2017 y que se sitúe al final de la legislatura en torno a los 1.000 euros, de forma que se aproxime al 60% del salario medio neto, tal y como establece la Carta Social Europea suscrita por España, una demanda que la mayoría del Parlamento ha aprobado (con el voto en contra de PP y Foro Asturias y la abstención de Ciudadanos).

    En este sentido, Górriz y Pino señalan que el Gobierno no solo incumple el objetivo que establece la Carta Social Europea, sino también el procedimiento y los criterios para fijar el incremento del SMI que está señalado en el artículo 27 del Estatuto de los Trabajadores, la obligatoriedad de realizar consultas previas a su fijación con las organizaciones sindicales y asociaciones empresariales más representativas.

    Este desprecio a los procedimientos, denuncian los secretarios de Acción Sindical de UGT y CCOO, se produce también en lo referente al Plan Anual de Políticas de Empleo de 2016 (PAPE), que hoy aprueba el Consejo de Ministros, sin la participación en su elaboración de los sindicatos, pese a ser una obligación el consenso y la consulta con los interlocutores sociales en este tipo de planes y acuerdos, y, sin que, por tanto, se hayan tenido en cuenta ninguna de sus aportaciones repitiéndose así lo sucedido en los dos años anteriores.

    Para CCOO y UGT, el Gobierno, como advirtieron en las consideraciones remitidas al Ministerio de Empleo y Seguridad Social, no ha contemplado en el texto final del PAPE 2016 ninguna de las alegaciones planteadas por ambos sindicatos. Pese a ser el PAPE uno de los principales instrumentos para la coordinación y ejecución de las políticas activas de empleo en toda España, parece más una recopilación de los Servicios y Programas elaborados por las CC.AA. y el Servicio Público e Empleo Estatal (SEPE) que un Plan orientador que sirva adecuadamente a sus fines. Además, destacan que carece de un análisis y evaluación de lo ya ejecutado que permita corregir y mejorar lo analizado.

    Todo ello, hace que en el PAPE 2016 el Gobierno ignore la realidad, tanto de las dificultades de acceso y permanencia en el mercado de trabajo y la desigualdad en el mismo, como del aumento de la pobreza y la exclusión de gran parte de la población, como resultado de las erróneas políticas económicas aplicadas desde 2010, políticas de austeridad y devaluación salarial.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.