Recursos y Visión de Género: Respuestas eficaces contra la trata de personas

    Hoy, Día Mundial contra la Trata de personas, CCOO denuncia la tolerancia social, la laxitud legal y los factores de desigualdad estructurales que permiten que España sea uno de los países de destino preferidos en materia de trata mujeres con fines de explotación sexual.

    30/07/2018.
    Una mirada de género

    Una mirada de género

    Elena Blasco Martín, secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO declara: “Una sociedad como la nuestra no puede convivir indiferente con la mayor expresión de desigualdad y violencia hacia las personas, la mayoría mujeres, como es la trata de seres humanos, algo que es, sin duda, una nueva forma de esclavitud. Es el momento de exigir que las medidas contempladas en el nuevo marco legal se pongan en marcha sin dilación, al afectar mayoritariamente a mujeres y niñas, con los recursos suficientes para su correcta implementación y con una imprescindible perspectiva de género que aporte una dimensión real del problema”.

    Según recoge la prensa, España es uno de los principales destinos de la trata de mujeres (El Público, 26.07.2018): La Unidad de Extranjería de la Fiscalía General del Estado identificó en 2016 a 386 mujeres víctimas de trata. De ellas, 33 eran menores de edad. De ellas, 365 captadas para fines de explotación sexual, 15 para explotación laboral, tres para matrimonios forzados, dos para mendicidad y una relacionada con actividades delictivas.

    Desde 2013, Naciones Unidas dedica el 30 de julio a concienciar sobre la situación de las víctimas del tráfico humano o trata de personas y a proteger sus derechos.

    El INFORME del Parlamento europeo sobre la aplicación de la Directiva 2011/36/UE, de 5 de abril de 2011, relativa a la prevención y lucha contra la trata de seres humanos y a la protección de las víctimas desde la perspectiva de género (2015/2118(INI)), de abril de 2016, define la trata como la captación, el transporte, el traslado, la acogida o la recepción de personas, incluido el intercambio o la transferencia de control sobre estas personas, mediante la amenaza o el uso de la fuerza u otras formas de coacción, el rapto, el fraude, el engaño, el abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad, o mediante la entrega o recepción de pagos o beneficios para lograr el consentimiento de una persona que posea el control sobre otra persona, con el fin de explotarla; y que la explotación abarca, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otros tipos de explotación sexual, el trabajo o los servicios forzados, incluida la mendicidad, la esclavitud o prácticas similares a la esclavitud, la servidumbre, o la explotación para realizar actividades delictivas o la extracción de órganos.

    Este Informe reconoce que, según estadísticas recientes, la mayor parte de las víctimas de la trata de seres humanos son mujeres, ya que son muchos los factores que contribuyen a crear una situación de vulnerabilidad para las mujeres y las menores, como la pobreza, la exclusión social, el sexismo y la discriminación; las mujeres y las menores representan el 80 % de las víctimas registradas de la trata de seres humanos (y son el 95% cuando esta trata es con fins de explotación sexual) y esto puede atribuirse en parte a la violencia y a la discriminación estructurales contra las mujeres y las menores.

    La Organización Internacional del Trabajo (OIT) calcula que casi 21 millones de personas en el mundo son víctimas del trabajo forzoso. En esa cifra se incluye también a las víctimas de trata para la explotación laboral y sexual. Todos los países están afectados por la trata, ya sea como país de origen, tránsito o destino de las víctimas. Según la OIT, en cualquier momento dado de 2016, 40,3 millones de personas han estado sometidas a la esclavitud moderna. Esta cifra incluye 24,9 millones en trabajo forzoso y 15,4 millones en matrimonio forzoso.

    Desde el 2014, la OIT, decidió dar un nuevo impulso a la lucha mundial contra el trabajo forzoso, incluidas la trata de personas y las prácticas análogas a la esclavitud adoptando el Protocolo de 2014, relativo al Convenio sobre el trabajo forzoso, 1930 y la Recomendación 2013. La ratificación de este Protocolo se consideró de gran importancia y así lo instó CCOO desde ese momento al ministerio correspondiente, siendo finalmente ratificado por España en septiembre de 2017.

    Como señala Elena Blasco Martín, secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO: “Una sociedad como la nuestra no puede convivir indiferente con la que es ,en pleno siglo XXI, la mayor expresión de desigualdad y violencia hacia las personas, la mayoría mujeres, como es la trata de seres humanos, algo que es, sin duda, una nueva forma de esclavitud . Es el momento de exigir que las medidas contempladas en este el nuevo marco legal se pongan en marcha sin dilación, al afectar mayoritariamente a mujeres y niñas, con los recursos suficientes para su correcta implementación y con una imprescindible perspectiva de género que dé una dimensión real del problema”.

    #8MSiempre

    #CCOOVisibiliza

    #VivasLibresUnidas

    #CCOOSe Mueve

    Únete a CCOO, a nuestra lucha diaria, y EXIGE tus derechos: más empleo de calidad, más igualdad, más corresponsabilidad Afiliate a CCOO

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.