8M: Sobran razones para movilizarnos, de Pili Ruiz Cobo

    ARTÍCULO de opinión de Pili Ruiz Cobo, secretaria de Mujeres de CCOO de Navarra para el Diario de Navarra, el 9 de marzo de 2019.

    09/03/2019.
    Artículo de opinión de Pili Ruiz en "Diario de Navarra".

    Artículo de opinión de Pili Ruiz en "Diario de Navarra".

    EL 8 DE MARZO cuenta con una larga y centenaria trayectoria de movilización y reivindicación. Desde la propuesta de Clara Zetkin en 1910 y la primera celebración en marzo de 1911 exigiendo las mujeres el derecho al voto y representación política, al trabajo, a la formación profesional y a la no discriminación laboral. En 1977, la Asamblea General de la ONU instó a la celebración del 8 de Marzo como Día Internacional de la Mujer. Desde entonces, el motor de este día son las reivindicaciones expresadas y materializadas desde la pluralidad del propio movimiento feminista.

    CCOO conmemora el 8 de Marzo como jornada reivindicativa desde 1978. Este día va unido a la propia historia del hacer de las secretarías de Mujeres e Igualdad de CCOO y a su condición de puente entre movimiento sindical y movimiento feminista, y tiene su lugar en la agenda sindical de CCOO, con campañas, asambleas, actos y reivindicaciones propias y específicas, llamando a sumarse a las movilizaciones y manifestaciones convocadas por el movimiento feminista.

    El pasado 8 de marzo supuso «un antes y un después» en siglos de lucha de las mujeres, provocó una ola de solidaridad entre generaciones, entre clases, entre países, nunca antes conocida. Nunca se había dado una situación tan transversal en la que coincidieran mujeres de tantas sensibilidades diferentes. El pasado 8 de marzo observamos con enorme satisfacción que el feminismo no era una cuestión de minorías, sino que conseguimos que se convirtiera en un movimiento global, y tenemos que seguir luchando para que este avance no se pare.

    Durante estos doce meses mucho se ha hablado de feminismo pero lamentablemente tenemos que reconocer que muy pocas de nuestras reivindicaciones se han traducido en hechos.

    El pasado martes CCOO presentamos el informe sobre la situación de las mujeres en nuestro mercado laboral y las conclusiones eran muy claras: la situación sociolaboral de las mujeres sigue estando en clara desigualdad con respecto a los hombres, en un mercado laboral ya de si muy precario.

    En Navarra las situaciones de desigualdad sociolaboral que sufrimos las mujeres persisten y se cronifican, a pesar de la mejora relativa de la economía y del empleo, lo que refleja la inacción de los gobiernos para eliminar estas brechas y mejorar las condiciones laborales y de vida de las mujeres.

    Tomando como referencia los últimos datos estadísticos disponibles, la EPA del 4º trimestre de 2018 los indicadores constatan que se mantiene la brecha en el acceso al empleo. A pesar del proceso de incorporación de las mujeres al mercado de trabajo, siguen presentando, tasas de actividad y ocupación más bajas que los hombres (brecha en actividad de 8,7 puntos y brecha en ocupación de 5,4 puntos) y tasas de desempleo, de temporalidad y de trabajo a tiempo parcial más elevadas (brecha en desempleo de 1,85 puntos, brecha en temporalidad de 2,3 puntos y brecha de parcialidad de 21,4 puntos).

    Tampoco se percibe ninguna mejora con respecto a la brecha salarial durante este período de crecimiento. Los últimos datos de la encuesta anual de estructura salarial certifican la persistencia de la brecha salarial entre hombres y mujeres. Mientras que el salario medio anual de los hombres es de 29.946 euros, el salario medio de las mujeres en Navarra se sitúa en 20.946, lo que conlleva que las mujeres ganemos un 28% menos que los hombres, hecho que nos hace estar entre las Comunidades Autónomas del Estado con más brecha salarial y superar en 5,7 puntos la brecha salarial media estatal que está en 22,35 puntos.

    Una de las principales causas que está detrás de esta diferencia de salarios y que desvelamos en el informe reside en la creciente parcialidad de la jornada laboral que realizamos las mujeres. Una parcialidad que es mayoritariamente involuntaria, y que esconde una realidad injusta. Una realidad que se ha querido justificar desde el sistema patriarcal al considerar “el salario de las mujeres como un complemento para la familia” o “la jornada parcial, como la solución ideal para conciliar la vida laboral y familiar”. Es importante desenmascarar los peligros que conlleva desempeñar estas jornadas parciales y romper con estos mitos.

    En Navarra, el 27,55% de las mujeres trabaja a jornada parcial mientras que el porcentaje se reduce al 6,07% en el caso de los hombres, la brecha en parcialidad es de 21 puntos. Un dato especialmente alarmante es el 22,7% de las mujeres que tiene un contrato a tiempo parcial en la franja de edad de 50 y 64 años, justo el periodo temporal previo a la jubilación y que provoca que la mujer salga muy perjudicada en el cálculo de su pensión: si la pensión media en Navarra para los hombres es de 1.377 euros la de las mujeres es de 835 euros, es decir las mujeres pensionistas cobran un 39% menos que los hombres.

    Ante esta situación CCOO consideramos que hay muchos motivos para movilizarse este 8 de marzo, una jornada en la que hemos convocado una huelga de dos horas en cada uno de los turnos de trabajo. A través de estos paros pretendemos visibilizar la precariedad laboral y social que sufrimos las mujeres, así como rechazar las brechas de género y la violencia machista que no cesa. Nos parece muy importante situar el debate en los centros de trabajo, discutir y reflexionar sobre la brecha salarial, sobre jornada parcial involuntaria, sobre segregación ocupacional y sectorial y sus posibles soluciones, en definitiva, construir una mayoría de pensamiento feminista.

    Pero también es una jornada para exigir a los gobiernos compromisos y hechos. Por eso saldremos a la calle a reivindicar una ley de igualdad retributiva y fondos adicionales incluidos en los PGE 2019 para la eliminación de la brecha salarial de género, en todas las administraciones y sectores públicos y privados; una protección social igualitaria, la equiparación de permisos iguales, intransferibles y remunerados de maternidad y paternidad; infraestructuras y servicios de cuidado (menores, mayores, dependientes) públicos, gratuitos y de calidad; que se cumpla y se financie las medidas del Pacto de Estado en materia de violencia de género y las obligaciones de poderes públicos establecidas en el Convenio de Estambul. Para demandar una negociación colectiva con perspectiva de género y la obligatoriedad de planes y medidas de igualdad en todas las empresas, administraciones y sectores públicos, que sean negociadas con la representación sindical. Para instar a que España apruebe el Convenio Internacional de la OIT sobre la eliminación de la violencia y el acoso en el mundo del trabajo y que ratifique el Convenio 189 sobre el trabajo doméstico

    CCOO pondremos este 8M nuestra fuerza sindical al servicio de la lucha contra la desigualdad hacia las mujeres, la precariedad en el empleo y la discriminación salarial, contra las violencias machistas y por la igualdad, reivindicaciones por las que trabajamos todos los días, en todos los escenarios en los que estamos, desde lo concreto y real. Porque la igualdad en lo económico, en lo laboral, es la puerta de entrada a la autonomía y a la libertad.

    #EnClaveVioleta #8MSiempre #VivasLibresUnidas

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.