Con la voz bien alta frente a los delitos de odio, de Jesús Generelo Lanaspa

    LA FEDERACIÓN Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) está recogiendo, en diferentes informes, los incidentes de odio por orientación sexual o identidad de género registrados en 2017, más de 629 incidentes documentados. Jesús Generelo, ex presidente de la FELGTB, escribe sobre ello en el siguiente artículo.

    20/03/2019.
    La cara oculta de la violencia hacia el colectivo LGTBI.

    La cara oculta de la violencia hacia el colectivo LGTBI.

    EL PASADO mes de noviembre la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) presentó en la Secretaría de Estado de Igualdad el informe La cara oculta de la violencia hacia el colectivo LGTBI, que recoge los incidentes de odio por orientación sexual o identidad de género registrados en 2017 tanto por entidades de la FELGTB o su propio observatorio Redes contra el Odio como por el Observatori contra L’Homofobia (OCH) de Catalunya. Este informe nos habla de 629 incidentes motivados por el odio a la diferencia sexual, conocido como LGTBIfobia.

    Con ser una cifra terrible e inasumible no supone sino la punta del iceberg de un problema social enraizado profundamente en el machismo y el heteropatriarcado, que es necesario y urgente abordar con la seriedad y la pluralidad de enfoques que requiere. Ya el último informe del Ministerio del Interior sobre delitos de odio denunciados en las comisarías españolas evidenciaba que la LGTBIfobia era la causa por la que más habían aumentado los delitos desde 2015 al 2016 (+36%). Importante recalcar que los incidentes reportados solo son entre el 10 y el 20% de todos los que han tenido lugar. La dificultad de presentar denuncias (por falta de visibilidad, desconfianza hacia los cuerpos policiales y las administraciones, normalización de la LGTBIfobia, etc.) es una de las cuestiones más problemáticas que exige poner en marcha estrategias de aproximación a los diferentes grupos que conforman el colectivo LGTBI.

    Se trata del informe más completo llevado a cabo en nuestro país. El Observatorio Redes contra el Odio está realizando un gran esfuerzo para establecer una red de puntos de recogida de información y asesoramiento y acompañamiento a las víctimas. Este año ha obtenido información de entidades de Madrid, Cataluña, Comunidad de Valencia, Coruña, Aragón y Canarias. Es decir, todavía una buena parte del territorio español no cuenta con atención especializada y los datos que se obtienen son insuficientes.

    Esta es una de las cuestiones que plantea este estudio. No intenta presentar unas cifras definitivas –que hoy por hoy estamos lejos de llegar a conocer- sino unos análisis significativos de lo que está sucediendo, poniendo el foco muy especialmente en lo que permanece oculto, entre otras cuestiones, de dónde proceden esas violencias.

    Frente a otros incidentes de odio, hay dos cuestiones que llaman poderosamente la atención: los agresores son en su mayoría hombres jóvenes y forman parte de círculos cercanos a las víctimas. Es decir, no se trata mayoritariamente de agresiones anónimas en espacios públicos, sino de ataques producidos en espacios cercanos: la vivienda, el lugar de trabajo/estudio, o incluso en el interior de la propia familia.

    También se destacan en este informe los colectivos más marginados entre los marginados: a pesar de ser las víctimas más comunes, tanto las personas trans como las mayores LGTBI están muy infrarrepresentadas en las estadísticas. ¿Qué está sucediendo con estos dos grupos de población? ¿Por qué sabemos tan poco de ellos, por qué no tienen acceso a los recursos? Preguntas inquietantes a las que FELGTB busca respuestas con el año de las Realidades Trans que ha dedicado en 2018 y el Año de Mayores sin armarios, Historia, Lucha y Memoria al que dedica sus esfuerzos en 2019.

    Quizá entre esos colectivos marginados habría que destacar igualmente a las poblaciones rurales o de ciudades pequeñas. No existen apenas datos sobre estos territorios, pero esto no significa necesariamente que no sufren estas violencias. Tan solo que no hay posibilidad de recoger información sobre lo que allí sucede. Si cruzamos estos datos con algún informe que muestra que en esos espacios está más arraigada la LGTBIfobia, el resultado es preocupante.

    Se trata de un informe que se convierte en herramienta imprescindible para actuar desde las administraciones en colaboración con las entidades LGTBI, que evidencia la necesidad de que los partidos políticos hagan sus deberes en el Congreso y saquen urgentemente esa ley de Igualdad LGTBI que blindaría derechos y establecería medidas para desenraizar ese odio y esos prejuicios hacia la diversidad sexual que todavía perviven en una sociedad que se cree igualitaria.

    Jesús Generelo (@JesúsGenerelo) es ex presidente de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Trans y Bisexuales (FELGTB) y uno de los autores, junto a Jenifer Rebollo y Violeta Assiego, del informe La cara oculta de la violencia hacia el colectivo LGTBI. Informe delitos de odio e incidentes discriminatorios al coletivo LGTBI 2018.

    Revista Trabajadora, n. 66 (marzo de 2019).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.