La CES pide a los parlamentarios europeos que promuevan la solidaridad y los derechos de todos los trabajadores

    La CES hace un llamamiento a los miembros de los sindicatos para que participen en las elecciones europeas y apoyen a los diputados al Parlamento Europeo que promueven un enfoque de la migración basado en la solidaridad y el respeto de los derechos humanos. La CES trabajará con los eurodiputados en el nuevo parlamento para luchar contra la xenofobia y las políticas discriminatorias y promover los principios sindicales sobre los migrantes y los solicitantes de asilo.

    07/05/2019.
    Unai Sordo, secretario general de CCOO

    Unai Sordo, secretario general de CCOO

    El movimiento sindical defiende los derechos de todos los trabajadores, independientemente de su país de origen o de su estatus migratorio.

    Nos preocupa que los problemas a los que se enfrentan demasiados trabajadores con respecto a los contratos precarios, los bajos salarios y los recortes de los servicios públicos estén siendo explotados por los partidos de derecha y populistas de toda Europa que abogan por políticas anti-inmigrantes y anti-solicitantes de asilo como falsas soluciones a los problemas de los trabajadores.

    Los sindicatos se oponen a todas las formas de discriminación, racismo y xenofobia.

    Los Estados miembros son signatarios de la Convención de las Naciones Unidas sobre los Refugiados, que contiene dos principios básicos. En primer lugar, los solicitantes de asilo deben ser objeto de un examen individual de sus casos y recibir protección jurídica si se enfrentan a un temor fundado de ser perseguidos por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a un determinado grupo social u opiniones políticas. En segundo lugar, un refugiado no debe ser devuelto a un país en el que se enfrenta a graves amenazas para su vida o su libertad.

    Los Estados miembros que han intentado restringir el acceso de los solicitantes de asilo al mercado laboral han facilitado que los malos empleadores utilicen a los solicitantes de asilo para socavar a otros trabajadores y para abusar de ellos.

    La CES considera que los Estados miembros no deben mezclar las políticas sobre los solicitantes de asilo, que deben estar determinadas por las obligaciones internacionales en materia de derechos humanos, con las políticas sobre los nacionales de terceros países. La CES considera que los derechos de los solicitantes de asilo no deben considerarse en relación con las necesidades del mercado laboral o las competencias.

    Necesitamos medidas para abordar tanto los problemas de la discriminación racial y religiosa como medidas para prevenir las condiciones de explotación en el trabajo. Necesitamos acciones para garantizar que todos los trabajadores marginados, con independencia de su nacionalidad o de su estatus migratorio, tengan la oportunidad de obtener empleos de calidad y formación para progresar en el trabajo. Esto es lo que debe significar la integración. La integración no puede implicar que los trabajadores migrantes deban aceptar peores condiciones de trabajo o empleos de baja calidad. La integración en el mercado laboral no puede tener éxito si sigue habiendo discriminación contra los trabajadores migrantes. Las divisiones entre los trabajadores sólo facilitan que los malos empleadores utilicen a un grupo de trabajadores para rebajar las condiciones y el salario de otro. La única manera de abordar la explotación y los bajos salarios es que los trabajadores se unan en un sindicato para exigir derechos en el trabajo y un salario decente.

    La CES apoya a los sindicatos de toda Europa para que organicen a los trabajadores migrantes junto con otros trabajadores y aseguren convenios colectivos con los empleadores que garanticen un trato justo para todos.

    Una imagen negativa de los migrantes y solicitantes de asilo por parte de partidos populistas y de extrema derecha en toda Europa y durante las próximas elecciones europeas dará confianza a algunos con actitudes racistas para expresar y actuar sobre sus prejuicios.

    La CES se une a los sindicatos de toda Europa para pedir a los actuales y futuros eurodiputados que se presentan en las próximas elecciones al Parlamento Europeo que apoyen la solidaridad y los derechos de todos los trabajadores: los derechos laborales son derechos humanos y no deben estar limitados por la situación de la inmigración.

    En este contexto de políticas hostiles y de una extrema derecha envalentonada, el papel de los sindicatos en la lucha contra el racismo en el lugar de trabajo y en la comunidad es más importante que nunca.

    Los sindicatos tienen una larga historia de lucha contra el racismo y la extrema derecha. El movimiento sindical ha sido fortalecido y enriquecido por los trabajadores migrantes que han liderado muchas luchas por mejores condiciones y salarios.

    Muchos sindicatos organizan y apoyan a determinados grupos de minorías nacionales y étnicas y a los trabajadores migrantes, tanto documentados como indocumentados, con el fin de crear sindicatos fuertes que puedan exigir un mejor trato para todos los trabajadores.

    Los sindicatos también han desarrollado formación y orientación sobre la lucha contra el racismo en el lugar de trabajo. Muchos sindicatos también se asocian con grupos antirracistas y grupos comunitarios y participan en la organización de la comunidad.

    Unos derechos laborales fuertes, respaldados por unos sindicatos fuertes, son esenciales para impedir que los trabajadores migrantes, los solicitantes de asilo u otros grupos sean utilizados para socavar los términos y condiciones de otros trabajadores y garantizar un trato decente para todos.

    La CES hace un llamamiento a los miembros de los sindicatos para que participen en las elecciones europeas y apoyen a los diputados al Parlamento Europeo que promueven un enfoque de la migración basado en la solidaridad y el respeto de los derechos humanos. La CES trabajará con los eurodiputados en el nuevo parlamento para luchar contra la xenofobia y las políticas discriminatorias y promover los principios sindicales sobre los migrantes y los solicitantes de asilo.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.