Unai Sordo: "El reto es integrar la diversidad del mundo del trabajo frente al nuevo corporativismo"

    El secretario general de CCOO presentó este lunes en la sede de CCOO de Madrid, ante una concurrida asistencia y numerosos invitados e invitadas, su libro, ‘¿Un futuro sin sindicatos?’. Unai Sordo pone encima de la mesa, a modo de entrevista, con incisivas y a menudo irónicas respuestas, una distopía evitable y a la que podemos dar respuesta desde el sindicalismo de clase. ¿De qué forma? Con propuestas que sirvan para ganar la batalla de las ideas y los retos a los que nos someten las nuevas formas de trabajo y un mercado laboral fragmentado y en permanente cambio. De ese modo, para el líder de CCOO uno de los objetivos de la obra debía ser hacer pedagogía, “porque no conviene dar por sentados conceptos básicos del sindicalismo de clase que continúan en disputa, aún hoy, y son desconocidos por la mayoría de la gente en la calle”

    25/06/2019.
    Unai Sordo durante la presentación de su libro, '¿Un futuro sin sindicatos'?

    Unai Sordo durante la presentación de su libro, '¿Un futuro sin sindicatos'?

    Negro sobre blanco, tinta y papel para intentar responder a la pregunta que nos hacemos hoy en CCOO: ¿Hay un modelo de sindicato capaz de agregar hoy los intereses colectivos desde la realidad múltiple del centro de trabajo, hasta convertirlo en una propuesta de organización social? Una pregunta a modo de invitación al viaje que como organización debemos afrontar, y que nos propone Unai Sordo.

    “Somos un sindicato vivo que está presente en muchos centros de trabajo, y de ahí nuestra obsesión por dar respuesta a los nuevos modelos de producción que precarizan el mundo del trabajo”. Con estas palabras, Jaime Cedrún, secretario general de CCOO Madrid, recordaba en su saludo el 47 aniversario de la detención de la dirección de CCOO en la clandestinidad –Proceso 1.001- que tenía previsto discutir -en aquel año de 1972-, y antes de ser detenidos por la Policía, el modelo sindical que tomarían las CCOO. Ese hilo conductor, el sindicato como generador de nuevas ideas, como motor de cambio y mejora para los trabajadores entronca con uno de los retos presentes y a futuro que Unai Sordo platea en su libro, ‘¿Un futuro sin sindicatos?’

    “Las personas que representáis a la colectividad dentro del mundo laboral, lejos de someteros, tenéis el pleno convencimiento de que el sindicato es la fuerza y el motor capaz de impulsar el tránsito hacia el trabajo verdaderamente digno”. Amparo Merino, profesora titular de Derecho del Trabajo en la Universidad de Castilla La Mancha desgranó en su presentación del libro del secretario general de CCOO, de este modo, las tensiones a las que nos someten, como organización representativa y como sujeto político, la globalización, la digitalización y la robotización del tejido productivo cuando interactuamos con estas fuerzas. “El sindicato de clase y reivindicativo debe ser el sujeto político integrador de lo que esta civilización capitalista-postindustrial sobre la que se sustenta la ideología neoliberal pretende desintegrar”, razonó Merino.

    Por su parte, Unai Sordo, secretario general de CCOO y autor del libro, tras agradecer a la editorial Catarata y la Fundación 1º de Mayo la edición de la obra, aseguró que el formato entrevista no era la idea original del texto, pero se decidió de este modo para asegurar uno de los objetivos fundamentales del volumen: la pedagogía.

    “Conviene no dar por sentadas demasiadas cosas por mucho que hablar de horas sindicales, de financiación de los sindicatos o del valor de la eficacia general de la negociación colectiva nos parezcan en según qué foros, aseveraciones de ‘Perogrullo’”. Los motivos son obvios. Como aseguró Unai Sordo, “muchas de la crisis de legitimidad a las que se nos ha sometido operaron con la ventaja de sembrar en terreno árido por el desconocimiento y la desinformación generalizada existente sobre el hecho sindical”. ¿Un evidencia que no lo es tanto? ¿Un ejemplo de verdad de ‘perogrullo’ que necesita ser contada y casi vociferada? A pesar de que el modelo sindical español es claramente desincentivador de la afiliación, las CCOO están, de nuevo, en un millón de afiliados y afiliadas. Y gozamos, además, como organización, de un mecanismo de penetración en los centros de trabajo y una fuente de legitimidad democrática incomparables, como son las elecciones sindicales. Mucho más que cualquier organización en España y mucho más que los sindicatos franceses.

    El segundo objetivo era presentar algunos de los elementos que han constituido el debate político-sindical de CCOO en el proceso ‘Repensar el sindicato’, anterior al 11º Congreso, de modo que “buena parte del libro forma parte del patrimonio colectivo y la inteligencia de las CCOO”, según Sordo. Para ello, a juicio del autor, era necesario contextualizar los debates del sindicato en una reflexión general sobre cómo ha evolucionado el mundo de la economía, la empresa y la sociedad. Así es como se entiende que los debates organizativos que se recogen en la obra son políticos y nada endogámicos. Y es que ese camino es una búsqueda de soluciones para los problemas de la sujeto trabajador o trabajadora: “La dilución actual de las responsabilidades empresariales o la fragmentación de clase conforman el hábitat en el que venimos haciendo sindicato desde hace decenios. Ese corolario de las políticas neoliberales traducidas al modelos de empresa tiene mucho que ver con el intento de reducción del papel del sindicato como agente sociopolítico”, zanjó Sordo.

    El secretario general respondía al interrogante que nos invitaba a responder de inicio: Necesitamos identificar problemas diversos, darles forma de acción sindical colectiva y evitar las tendencias neocorporativas e individualistas que existen en la sociedad actual asentada tras muchos años de lluvia fina de ideas neoliberales. “Tenemos como misión hilvanar esa diversidad de problemas con una acción confederal y solidaria de clase. Ese es el gran reto”. Y en ello estamos….

    En la bancada de invitados e invitadas al acto, se contaba un nutrido grupo de representantes políticos e institucionales como Magdalena Valerio, Ministra de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social; Belén Cardona, secretaria autonómica de Transparencia, Responsabilidad Social, Participación y Cooperación de la Generalitat valenciana; Joaquín Nieto, director de la Oficina de la OIT en España; Enrique Santiago, secretario general de PCE y diputado en el Congreso por Unidas Podemos, al igual de Yolanda Díaz; Nacho Álvarez, responsable de Economía en Podemos y María José Landáburu, secretaria general de UATAE. Además, en la bancada, escuchaban diversas personalidades del mundo de la Universidad española, como Antonio Baylos.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.