Bimbo, las dos caras de una misma moneda: Refuerza el área de producción al tiempo que precariza su división comercial

  • La marca de pan y bollería industrial compra la planta de Siro en Paterna, lo que facilitará la entrada del grupo en Mercadona. Mientras, mantiene un ERE con el que pretende eliminar 290 empleos

Ayer se hizo público que el Grupo Bimbo ha tomado la decisión de reforzar el área de producción y de entrar en Mercadona. Mientras esto ocurre, abandona y precariza la división comercial mediante un expediente de regulación de empleo con el que pretende acabar con 290 puestos de trabajo. La marca comunicó que ha alcanzado un acuerdo con Cerealto Siro Foods para comprar su fábrica de Paterna (Valencia), una inversión que CCOO valora positivamente, porque es una apuesta de futuro. Pero lamentablemente, la alegría no es completa. Mientras se concreta la operación, el futuro de cientos de transportistas está en juego y en raras ocasiones la compañía cumple aquello que firma.

02/10/2019. CCOO de Industria
La empresa pretende ampliar la jornada laboral a 60 horas semanales

La empresa pretende ampliar la jornada laboral a 60 horas semanales

Es la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC) la que tiene que autorizar el acuerdo de compraventa que han alcanzado Bakery Iberian Investments, filial del Grupo Bimbo, con Cerealto Siro Foods para comprar la fábrica de Paterna, que fabrica pan de molde y bollería salada para Mercadona con su marca blanca Hacendado. A CCOO en Bimbo le parece una muy buena noticia. A la espera de que llegue la confirmación oficial de que la operación sale adelante, ya se ha confirmado el calendario de negociación del expediente de regulación de empleo que hace unos días anunció la compañía para su división comercial, y que es consecuencia del plan de reestructuración que en julio pactó con UGT. CCOO ya adelantó que, tras ese acuerdo, llegaría un recorte de empleo que afectaría a los transportistas.

Si todo sale según lo previsto, el 10 de octubre Bimbo registrará la documentación del expediente de regulación de empleo y se la trasladará a la Dirección General de Trabajo. Cuatro días más tarde, el 14, ha convocado a los sindicatos para entregarles esa misma información. La primera reunión de negociación no se celebrará hasta el 17 de octubre. En ese momento, tras estudiar los documentos que recibirá de la empresa, CCOO de Industria estará en disposición de marcar su posición, aunque ya ha adelantado que el ERE es del todo innecesario. Lo único que pretende es reforzar un modelo de ventas, el de los trabajadores económicamente dependientes (los conocidos como TRADEs), que se basa en la precarización de sus condiciones laborales a un ritmo voraz, siempre con el amparo de la UGT. La última vuelta de tuerca a un modelo perverso son las jornadas laborales sin límite horario.

A mediados de noviembre finalizará el tira y afloja entre patronal y sindicatos. CCOO espera que en esta ocasión la negociación del expediente se desarrolle de buena fe. Lamentablemente, los precedentes no son buenos. Cuando el sindicato recibió la confirmación oficial de que el ERE de la división comercial estaba en marcha, recordó a la dirección que se deben dar solución a los más de cien procesos judiciales que están abiertos. Todos los presentó CCOO porque la empresa incumple sistemáticamente los acuerdos que firma.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.