“La medida más eficaz contra la ultraderecha es acabar con la perniciosa reforma laboral”

  • El director del Instituto Cervantes, Luis García Montero, protagoniza el segundo encuentro del Foro de la Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo, en la sede de CCOO de Madrid

28/11/2019.
Luis García Montero, en la sede de CCOO de Madrid

Luis García Montero, en la sede de CCOO de Madrid

El poeta Luis García Montero, actual director del Instituto Cervantes, ha afirmado hoy que “la medida más eficaz contra la ultraderecha en España es acabar con las consecuencias de la perniciosa reforma laboral”. En el segundo encuentro del Foro de la Fundación Sindical Ateneo 1º de Mayo, celebrado esta mañana en la sede de CCOO de Madrid, García Montero ha insistido en que “hasta que el Estado no de amparo a la gente para que tenga un trabajo digno, unas condiciones laborales dignas, una educación digna y una sanidad digna estaremos sometidos a las reacciones de los bajos instintos y de los miedos”.

En este sentido, ha señalado que “resulta muy difícil explicar la necesidad ética de darle hospitalidad a la población migrante a personas que se sienten desamparadas por el Estado y que cobran 300 euros al mes”, y cuando además, “los derechos humanos han pasado a ser un privilegio de las clases medias acomodadas”.

Flanqueado por el secretario general de CCOO de Madrid, Jaime Cedrún, y por Paloma Vega, secretaria de Organización, Luis García Montero se ha adentrado en el análisis de la situación cultural en el actual marco social, económico e ideológico que atraviesa el país. “Es necesario”, ha advertido, “un rearme ideológico que consolide las organizaciones políticas y sindicales, y la cultura nos ofrece una perspectiva fundamental para abordarlo”.

A lo largo de toda su intervención ha insistido en la necesidad de apostar por la firmeza institucional. “Todos los que quieren destrozar las instituciones democráticas deberían pensar en qué mundo estamos viviendo y qué está haciendo con nosotros la cultura neoliberal. Por eso la derecha se inventa en las redes izquierdistas falsos para poder degradar a la izquierda diciendo que todo es una mierda”.

También ha puesto el foco sobre el peligro de sustituir la democracia constitucional por la democracia plebiscitaria. “La democracia constitucional tiene una serie de filtros asentados que ayudan a tomar decisiones según los verdaderos intereses de la sociedad. Pero la democracia plebiscitaria, en una sociedad acostumbrada a jugar con los bajos instintos, te puede, en un momento determinado, granjear las simpatías para que la población vote a favor de la cadena perpetua o de la pena de muerte”.

“La mayor apuesta cultural en el mundo en el que vivimos”, ha concluido el poeta, “es volver a darles sentido a palabras como verdad, bondad, progreso y política”.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.