El Brexit será una realidad con la victoria de Boris Johnson en Reino Unido

    Boris Johnson ha conseguido una amplia victoria en las elecciones celebradas ayer en el Reino Unido, con un programa centrado únicamente en sacar a su país de la Unión Europea

    13/12/2019.
    El Brexit será una realidad con la victoria de Boris Johson

    El Brexit será una realidad con la victoria de Boris Johson

    Boris Johnson ha conseguido una amplia victoria en las elecciones celebradas ayer en el Reino Unido, con un programa centrado únicamente en sacar a su país de la Unión Europea, aunque sea mediante un “Brexit duro”, y sin ningún contenido en materia económica o social. Enfrente, ha tenido al laborista Jeremy Corbyn, con un programa de izquierdas pero con una posición “neutral” sobre cuál sería su posición en un hipotético nuevo referéndum sobre el Brexit. Los electores han elegido entre un candidato con las ideas muy claras sobre su principal preocupación, el Brexit, y otro que, en vista de la división en su partido, ha evitado posicionarse respecto al asunto más crucial para el país.

    El partido conservador de Johnson ha conseguido el 56% de votos, con 364 de los 650 escaños, 47 más que en 2017. Por su parte, los laboristas de Corbyn han perdido 59 escaños, y obtiene 203; un 31%. Estos resultados suponen el mejor resultado Tory desde que Margaret Thatcher se convirtió en primera ministra en 1979 y la mayor diferencia de escaños con los laboristas desde 1987. Por su parte, los ultraconservadores del Partido del Brexit, antes UKIP, han sufrido un importante descenso de votos y no han conseguido representación parlamentaria, lo que muestra la capacidad de Johnson con su discurso a favor de un Brexit “duro” de concentrar el voto de la extrema derecha.

    Además, el Partido Nacional de Escocia (SNP) ha obtenido unos excelentes resultados, con 48 diputados, lo que supone aumentar su presencia en Westminster en 13 diputados respecto a las últimas elecciones. La primera ministra de Escocia y líder del SNP, Nicola Sturgeon, ya ha anunciado su decisión de convocar un segundo referéndum sobre la independencia de Escocia. Según Sturgeon, en el primer referéndum, el Brexit era sólo una posibilidad que los escoceses y las escocesas rechazaron con un contundente 62% de los votos a favor del “remain” (quedarse). Ahora, el Brexit es una realidad y la ciudadanía escocesa debe poder decidir sobre su futuro, algo a lo que Johnson se opone frontalmente.

    Jeremy Corbyn, ha renunciado a volver a ser candidato laborista, pero no renuncia a su cargo para liderar el proceso de reflexión que necesita el partido. Los pésimos resultados del partido laborista responden a que todo el debate político se ha centrado en el Brexit, aparcando las cuestiones sociales y económicas, aquellas en las que el programa laborista se había centrado con propuestas progresistas y de justicia social. A pesar de ello, el apoyo de la clase trabajadora a Johnson y a “su” Brexit ha sido masivo. La polarización entre partidarios de la permanencia en la UE y los del Brexit que se produce en el laborismo e incluso en los sindicatos afiliados al TUC (Trades Union Congress) por un lado explican la victoria conservadora, y por otro, la derrota de Corbyn que no ha tenido el valor de posicionarse claramente a favor o en contra de la salida de la UE, ante la divergencia de posiciones entre sus potenciales votantes y que finalmente le ha pasado una enorme factura.

    En este escenario, el Brexit será una realidad dentro de 50 días, el 31 de enero de 2020. A partir de ese momento, la agenda de Johnson prevé negociar, durante el período transitorio que debería durar un año (diciembre de 2020), acuerdos comerciales con la UE y con otros países como EE.UU, al mismo tiempo. El resultado de las negociaciones puede ser similar al de un Brexit sin acuerdo, lo que tendría efectos negativos para la economía británica y provocaría la pérdida de en torno a tres millones de puestos de trabajo.

    Desde CCOO compartimos con el TUC su preocupación por las consecuencias que el Brexit pueda tener para los y las trabajadoras británicas, pero también para los y las españolas que trabajan en Reino Unido y la situación en Gibraltar. Así mismo, confiamos en que el acuerdo entre los gobiernos español y británico sobre el respeto a los derechos y condiciones de las trabajadoras y los trabajadores españoles en el Reino Unido, se aplique sin problemas. Pero también exigimos al gobierno español la implicación de los sindicatos en las futuras negociaciones y la mayor transparencia en las mismas.

    Los resultados en Gran Bretaña merecen una profunda reflexión. Su consecuencia más inmediata, la materialización del Brexit, refleja la crisis de la Unión Europea como proyecto comunitario. Las políticas de austeridad aplicadas por la UE y la falta de legitimidad y democracia de sus instituciones que influyen decisivamente sobre la vida de los europeos, han alejado a la ciudadanía del proyecto europeo, y los británicos han sido la mayor expresión de este divorcio. Pero también muestran el avance de la derecha nacionalista, xenófoba, clasista y antieuropea que moviliza un voto reaccionario basado en el miedo, la inseguridad, el rechazo a la inmigración, a la idea de Europa. En el caso de Johnson, su desconocido proyecto económico y social previsiblemente se base en principios neoliberales muy próximos al Tacherismo.

    Por último, hace evidente la necesidad de que la izquierda en Gran Bretaña, reconstruya un proyecto alternativo tanto a nivel económico como identitario y ofrezca un programa de progreso social que confronte con la cada vez más hegemónica ideología neoliberal y le permita recuperar el voto de la clase trabajadora.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.