CCOO ha presentado al Relator de extrema pobreza de NNUU la situación del mercado laboral: precariedad, desigualdad y pobreza laboral

    En la sede del Defensor del Pueblo, CCOO ha participado en una de las numerosas reuniones que Philip Alston, relator de Naciones Unidas sobre pobreza extrema, está manteniendo con organizaciones sociales durante su misión en España.

    La visita, que comenzó el pasado 27 de enero, finaliza el próximo viernes con una rueda de prensa en la que compartirá sus observaciones y primeras recomendaciones. El informe final se presentará en junio de 2020 durante las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de NNUU en Ginebra.

    03/02/2020.
    Philip Alston, relator de Naciones Unidas sobre pobreza extrema

    Philip Alston, relator de Naciones Unidas sobre pobreza extrema

    Además de reunirse con la administración y con representantes de organizaciones de la sociedad civil, el Relator ha viajado a Galicia, Euskadi, Extremadura, Andalucía y Cataluña, donde ha visitado zonas de especial interés y se ha entrevistado con personas y colectivos particularmente afectados por situaciones de vulnerabilidad y de pobreza extrema.

    En la reunión de hoy, y en el brevísimo tiempo del que hemos dispuesto, CCOO ha comentado las consecuencias de la reforma laboral de 2012 que se resume en la precarización del mercado de trabajo y se refleja en una serie de características: se ha facilitado y abaratado el despido, los contratos de trabajo son más cortos y con menos derechos, deterioro de la negociación colectiva y de su cobertura, prevalencia del convenio de empresa sobre el convenio de sector, normalmente con peores condiciones laborales y menos protección para los trabajadores, más recurso a los expedientes de regulación de empleo, etc. Esta precarización del empleo tiene como resultado lo que se conoce como pobreza laboral: personas que tienen un empleo pero que no consiguen ingresos suficientes para vivir dignamente.

    Asimismo, se ha subrayado que los grupos más afectados son las mujeres –con una brecha salarial superior al 20%, más empleo a tiempo parcial involuntario, mayor tasa de desempleo; las personas mayores de 45 y 50 años que, en muchas ocasiones, acaban excluidas del mercado laboral y, por supuesto, las personas jóvenes que se ven especialmente afectadas por las nuevas formas de trabajo –riders, falsos autónomos, falsos becarios que no son trabajadores en situación de aprendizaje o de prácticas sino trabajadores sin contrato laboral estándar ni condiciones laborales justas.

    Por último, le hemos trasladado algunas de las propuestas del sindicato: fortalecer la negociación colectiva, reequilibrando la capacidad de negociación de las partes; impulsar los salarios, en la línea en que lo está haciendo el Salario Mínimo Interprofesional; mejorar la inspección de trabajo para luchar contra el fraude, mejorar el Indicador Público de Renta de Efectos Múltiples (IPREM), cifra que se utiliza como baremo para conceder ayudas y que está en torno a los 540€ mensuales. También hemos insistido en la importancia de mejorar el poder adquisitivo de las pensiones y en la necesidad de una reforma fiscal orientada a recaudar más y, sobre todo, de manera más justa.

    Tras las distintas intervenciones, el Sr. Alston ha expresado lo difícil que va a ser para él concentrar toda la información que está recibiendo durante su misión en un informe que no puede superar una extensión de 10.700 y en el que tiene que orientar sus recomendaciones a conseguir el mayor impacto posible tanto en la opinión pública como en las personas e instituciones responsables de decidir y aplicar políticas que contribuyan a mejorar la situación de pobreza para las personas afectadas.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.