Unai Sordo defiende las ventajas del establecimiento de un salario mínimo europeo a través de una Directiva

    "La subida de los salarios mínimos es imprescindible para contrarrestar los efectos de las nuevas formas de trabajo atípico, con trabajadores y trabajadoras que, cada vez más, se sitúan en las periferias de las relaciones laborales, y de las últimas reformas laborales que han provocado un importante deterioro de la negociación colectiva".

    07/02/2020.
    Comité Ejecutivo de la CES

    Comité Ejecutivo de la CES

    En los próximos días, los interlocutores sociales europeos deberán responder a la consulta lanzada por la Comisión Europea en relación al establecimiento de un salario mínimo en Europa. Tras varios meses de debate y diversos aplazamientos, finalmente la Confederación Europea de Sindicatos (CES) debería adoptar una posición, en esta ocasión, en forma de respuesta a la consulta de la Comisión.

    En la reunión del Comité Ejecutivo Extraordinario de la CES, en la que ha participado el secretario general de CCOO, Unai Sordo, junto a la secretaria confederal de Internacional y Cooperación, Cristina Faciaben y la coordinadora del área de Europa, Begoña del Castillo, la secretaria general adjunta de la CES, Esther Lynch, ha presentado el documento de respuesta, fruto de los debates celebrados los últimos días.

    A pesar del evidente esfuerzo por parte del Secretariado de la CES de elaborar un documento que pudiera contar con el apoyo de todas las organizaciones sindicales, las posiciones, con algunas excepciones, se han mantenido inamovibles.

    Las opiniones oscilan entre los que niegan cualquier tipo de intervención de la UE en un asunto que consideran competencia exclusiva de los Estados miembros y sitúan la política salarial únicamente en el ámbito de la negociación colectiva, y quienes, como CCOO, defienden las ventajas del establecimiento de un salario mínimo europeo a través de una Directiva.

    En su intervención, el secretario general de CCOO, Unai Sordo, valora la iniciativa de la Comisión Europa como una oportunidad para relegitimar el proceso europeo. En su opinión, la determinación de la presidenta von der Leyen de establecer un salario mínimo en Europa, lanza un mensaje positivo a los trabajadores y trabajadoras europeos que durante años han sufrido las consecuencias de las políticas de austeridad. Además, la consulta a los interlocutores sociales permite al movimiento sindical europeo trasladar su opinión sobre la propuesta.

    Sordo reconoce que, en opinión de CCOO, la mejor opción sería el establecimiento de una directiva que recoja los criterios para la implantación un salario mínimo en todos los Estados miembros. Señala que la subida de los salarios mínimos es imprescindible para contrarrestar los efectos de dos dinámicas que se han desarrollado en los últimos años. Por una parte, la relativa a las nuevas formas de trabajo atípico, con trabajadores y trabajadoras que, cada vez más, se sitúan en las periferias de las relaciones laborales. La segunda de estas dinámicas es en relación a las últimas reformas laborales cuyo contenido ahora estamos en posición de revertir en parte, pero que han provocado un importante deterioro de la negociación colectiva.

    El secretario general de CCOO insistió en la complementariedad entre negociación colectiva y salario mínimo interprofesional. No cuestiona en absoluto la autonomía colectiva de las organizaciones sindicales y patronales para que sea en el marco de la negociación colectiva donde se defina la estructura de los convenios, lo que, en su opinión, no sólo no es incompatible, sino más bien todo lo contrario. Insistió en que la clave para evitar la distorsión que en ocasiones se sugiere que introducen los salarios mínimos legales en la autonomía de la negociación colectiva, es la calidad del trabajo de los interlocutores sociales. Concluyó aportando las cifras que evidencian los efectos positivos del aumento del salario mínimo en España en los últimos cuatro años.

    Ahora se abre un período en el que las organizaciones sindicales deberán emitir su voto por escrito sobre la propuesta de respuesta de la CES. Tras la votación y en función del resultado, la respuesta sindical será enviada a la Comisión.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.