La EPSU, de la que forma parte CCOO, calcula que Europa necesitará al menos un millón de nuevos profesionales sanitarios en los próximo cinco años

    CCOO comparte con los representantes de sindicatos europeos (Federación Europea de Sindicatos de Servicios Públicos) la labor desempeñada por este sindicato a la hora de conseguir el cambio de criterios para la reincorporación de los profesionales de la salud o la exigencia de que la baja de los infectados por COVID-19 debido a su actividad profesional se considere accidente laboral a todos los efectos, no sólo económicos.

    20/04/2020.

    El Comité contó con la intervención como invitado del director de Salud Pública de la Comisión Europea, John F. Ryan, quien compartió los resultados de estudios estadísticos que ha llevado a cabo la Comisión Europea sobre la exposición de los profesionales sanitarios y que revelan que en España el número de total de casos de personal sanitario representaba el 26%, en Italia un 9%, un 6% en Alemania y un 4% en China. En cuanto a los test, todos los trabajadores sanitarios son considerados por el centro europeo de prevención y control como una prioridad para realizar los test. Según el asesor del centro europeo, se debe priorizar a los que han tenido contacto con un posible caso o aquellos con síntomas.

    Por otro lado, en el encuentro se compartió que la inmensa mayoría de los sindicatos del sector sanitario de la EPSU coinciden en trabajar para exigir un aumento salarial para el personal. Asimismo, según cálculos de la EPSU, Europa necesitará al menos un millón de nuevos trabajadores sanitarios en los próximos cinco años, así como aumentar la capacidad de inversión en atención sanitaria a través de un fondo específico de 10.000 millones de euros creado por la CE en cooperación con el BEI (Banco europeo de inversiones); unos fondos que deberían financiar también un aumento de servicios públicos clave como los cuidados intensivos, la reconstrucción de una línea de atención básica, el apoyo al personal y la financiación de los planes de contratación extraordinaria.

    En representación de la FSS-CCOO, la responsable del Área de Internacional, Yolanda Gil, compartió con el Comité la presión desarrollada por este sindicato y que ha dado como resultado la modificación de la Guía que establecía que los profesionales se debían reincorporar tras siete días después de la aparición de los síntomas en ausencia de fiebre o signos respiratorios; y ahora sólo cuando la prueba PCR sea negativa.

    Yolanda Gil trasladó otras líneas estratégicas de este sindicato como la exigencia al Gobierno de considerar la baja de los infectados por COVID-19 debido a su actividad profesional como accidente laboral a todos los efectos y no solo a efectos económicos.

    Por último, se concluye que la EPSU debe apoyar la estrategia de reapertura y fin de confinamiento, así como mantener la atención en la contención de epidemias y en la salud ocupacional. En este sentido, se marca como objetivos:
    1- Garantizar la seguridad del personal sanitario.
    2- Aumentar y consolidar la disposición de EPIS.
    3- Asegurar que todo el personal sanitario y sociosanitario expuestos se sometan a pruebas regularmente para prevenir nuevos brotes en los centros.

    Desde la EPSU se propone que para reconocer la contribución del personal sanitario y sociosanitario durante esta crisis es importante que haya un día europeo para conmemorar el sacrificio de estos profesionales.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.