Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 20 febrero 2024.

Unai Sordo participa en la escuela de la CGIL para hablar del papel del sindicalimo ante los movimientos reaccionarios en Europa

    08/09/2022.
    Maurizio Landini y Unai Sordo

    Maurizio Landini y Unai Sordo

    El secretario general de CCOO, Unai Sordo, ha participado en la Escuela de Formación Sindical de la CGIL, principal sindicato italiano. Ante la cercanía de las elecciones que apuntan a una victoria electoral de la candidatura de extrema derecha Fratelli d´Italia, la CGIL ha planteado el debate sobre las estrategias sindicales ante el riesgo de retroceso en los derechos democráticos, sociales y laborales que amenazan el mundo.

    En su intervención, Unai Sordo, ha señalado las profundas transformaciones sucedidas en el mundo en las últimas décadas, así como el efecto demoledor sobre amplias capas de la sociedad que la crisis financiera del 2008, las políticas de austeridad, la pandemia y la actual crisis de precios.

    Según el secretario general de CCOO, el empobrecimiento de una parte importante de las clases populares y la pérdida de expectativas de vida de amplias capas de las mayorías sociales, han generado un caldo de cultivo propicio para opciones políticas demagógicas. Las transiciones digitales, productivas o energéticas, si no se hacen de forma justa, profundizan en la realidad de incertidumbre, pérdida de certezas, y creciente inseguridad de la sociedad. La pérdida de referentes ideológicos y los cuarenta años de lluvia fina del neoliberalismo, dejan una sociedad desasistida ante fenómenos políticos y mediáticos como los de Trump, Meloni, Bolsonaro, los gobiernos de Polonia o Hungría, o en nuestro país la extrema derecha de VOX.

    Ante esta realidad, Sordo ha llamado a que el sindicalismo juegue un papel determinante en la renovación de un contrato social para el Siglo XXI que ofrezca niveles dignos de vida a toda la sociedad, y refuerce certezas sobre un modo de vida sostenible.

    Además ha hecho un llamamiento a que los sindicatos sean vertebradores de una clase trabajadora que es diversa, pero que solo desde su auto-organización puede actuar como vacuna ante el riesgo reaccionario de la actual extrema derecha. Además de participar en la escuela de verano junto con Cristina Faciaben, secretaria de Internacional de CCOO, Unai Sordo ha mantenido una reunión con el SG de la GGIL, Mauricio Landini en la que han abordado la perespectiva de un otoño marcado por los problemas energéticos derrivados de la guerra en Ucrania y la carestia de la vida. Ante esta perspectiva, ambos secretarios generales han convenido en la necesidad de promover un proceso de movilización en Europa que exija a las instituciones europeas y nacionales, medidas eficaces para contener precios, proteger a los colectivos más vulnerables, subir los salarios y reforzar un política energética europea que reduzca nuestra dependencia exterior.