Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 22 abril 2024.

Día Mundial contra el Cáncer: visibilizar el cáncer laboral y mejorar su prevención

    03/02/2023.
    Día mundial contra el cáncer

    Día mundial contra el cáncer

    Con motivo del Día Mundial contra el Cáncer, CCOO quiere señalar que el cáncer laboral es la primera causa de muerte en el trabajo y reiterar su compromiso con la visibilización del cáncer de origen profesional y con la prevención de las exposiciones a agentes cancerígenos en el ámbito laboral, tal y como viene desarrollando con su campaña Cáncer Cero en el Trabajo.

    Es de sobra conocido que el cáncer es la enfermedad que más contribuye a la mortalidad y la disminución de la esperanza de vida de la población, pero muchas veces se obvia que una parte de estos cánceres tienen su origen en el trabajo, siendo todos ellos evitables.

    La acción sindical de CCOO en la lucha contra el cáncer es anterior a la propia legalización del sindicato en 1977, como atestiguan las acciones desarrolladas en la clandestinidad para denunciar los efectos del amianto en la salud de las trabajadoras y los trabajadores. En 2011 esto se sustanció con la puesta en marcha de la campaña sindical “Cáncer Cero en el Trabajo” que se mantiene en la actualidad y que inspiró la campaña “Stop Cancer at Work” de la Confederación Europea de Sindicatos.

    Mañana, 4 de febrero, y con ocasión del Día Mundial contra el Cáncer, CCOO queremos reiterar nuestro compromiso frente a una epidemia que sufrimos desde hace décadas y que va en aumento. Pero además queremos incidir en cómo afecta a las personas trabajadoras, visibilizando que una parte de estos cánceres tienen su origen en la actividad laboral y la necesidad de impulsar su prevención en las empresas.

    Las campañas públicas de prevención del cáncer ponen el énfasis en factores de riesgo individuales y lanzan mensajes para mejorar hábitos individuales (prevención del consumo de tabaco y alcohol, alimentación equilibrada, promoción del ejercicio físico) que apoyamos desde el sindicato. Pero habitualmente se obvian factores colectivos, olvidando que las condiciones de trabajo son responsables de al menos 11.000 nuevos casos de cáncer anuales en España, siendo la primera causa de muerte en el trabajo. A pesar de ello, estos casos siguen permaneciendo ocultos y solamente se han comunicado 107 partes de enfermedad profesional por cáncer en 2022 (20 de ellos con baja; 8 en mujeres, de los cuales solo 1 ha cursado con baja.

    Algunos datos evidencian la dimensión del problema:

    • Mueren más personas por cáncer laboral que las que lo hacen por accidente de trabajo y por accidente de tráfico juntas.
    • Según la Organización Internacional del Trabajo, cada año mueren 600.000 personas en el planeta por cáncer laboral, una cada 52 segundos.
    • No existen registros oficiales, pero según la única estimación disponible, la cuarta parte de la población laboral española está expuesta a agentes cancerígenos.
    • La evidencia científica demuestra que entre el 4 y el 10% del total de casos de cáncer diagnosticados entre la población en general es debido a exposiciones laborales a agentes cancerígenos. Pero si se analiza la población laboral expuesta a estos agentes el porcentaje llegaría al 25 y el 30%.

    Las exposiciones profesionales son peligros evitables a los que los individuos se exponen de forma no voluntaria. Nadie tiene por qué aceptar un mayor riesgo de cáncer en el trabajo, especialmente si la causa es conocida, y las empresas tienen la obligación legal de evaluar el riesgo y adoptar medidas preventivas. Los cánceres profesionales pueden evitarse con la adopción de las medidas preventivas adecuadas. Es urgente hacer prevención hoy para evitar nuevos cánceres en el futuro.

    El compromiso y la lucha de CCOO y de los sindicatos europeos frente al cáncer laboral ha conseguido que en los últimos años se hayan aprobado 3 modificaciones de la Directiva de Cancerígenos y Mutágenos que poco a poco, y a veces con retraso, se están trasladando a la legislación española. Se ha logrado la clasificación como cancerígenas de sustancias muy relevantes, como el polvo respirable de sílice cristalina o los humos diésel, y se ha ampliado significativamente el número de agentes cancerígenos con valor límite obligatorio.

    El año pasado, el Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo puso en marcha la campaña “Evitemos Hoy el Cáncer Laboral de Mañana”, a la cual CCOO se adhirió por ser una iniciativa necesaria y acertada, aunque debe ser reforzada con actuaciones preventivas y de vigilancia y control por parte del Gobierno. En opinión de CCOO todavía son necesarias medidas de más calado para proteger a la población trabajadora frente al cáncer, entre las que destacamos:

    • Asegurar que las empresas cumplen con su obligación de informar a los trabajadores sobre los productos que utilizan o de los que están rodeados. Deben tener a su disposición las fichas técnicas de seguridad.
    • Reforzar el principio de sustitución de agentes cancerígenos, obligando a las empresas a demostrar previamente la no existencia de alternativas disponibles para autorizar su uso.
    • Establecimiento de límites más estrictos para sustancias como el cadmio, el polvo de maderas, el cromo VI, la sílice cristalina o los humos diésel, entre otros, ajustándolos a la evidencia científica existente.
    • Inclusión en el ámbito de aplicación del RD de cancerígenos aquellas actividades para las que la Organización Mundial de la Salud ya ha demostrado su relación con el cáncer: extinción de incendios, peluquerías, pintura o industrias de caucho, del petróleo o fundiciones, entre otras.
    • Creación de un registro de personas trabajadoras expuestas y de empresas con riesgo de exposición a cancerígenos para mejorar la notificación de casos cáncer laboral y garantizar su adecuada vigilancia de la salud una vez finalizada su vida laboral.
    • Puesta en marcha de un plan nacional para erradicar el amianto instalado, y desarrollo reglamentario de la Ley de creación del fondo de compensación a sus víctimas, para que este instrumento entre en vigor de manera definitiva y garantice a los afectados el acceso a unas indemnizaciones justas.

    Es innegable que se han logrado avances en los últimos años, pero aún quedan muchos retos pendientes. El camino se ha iniciado, pero hace falta más ambición para lograr el objetivo de Cáncer Cero en el Trabajo. Millones de trabajadores utilizan diariamente sustancias que pueden producir cáncer. Las mejores herramientas para prevenirles son un adecuado sistema preventivo donde la información es clave; la sustitución de productos indispensable y una vigilancia de la salud de calidad y adaptada a los riesgos a los que las trabajadoras y trabajadores están expuestos.

    Para Mariano Sanz, secretario de Salud Laboral y Sostenibilidad Medioambiental de CCOO, la nueva Estrategia Española de Seguridad y Salud en el Trabajo 2023-2027 debe ser la herramienta que nos permita como país dar un salto cualitativo y cuantitativo en la evaluación de la exposición a agentes cancerígenos; su control en los centros de trabajo; una adecuada vigilancia de la salud y también en la identificación precoz de los casos y en su notificación, y que estas muertes dejen de ser silenciadas y anónimas.