Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 22 abril 2024.

La cultura no se come. La precariedad arrasa a las personas trabajadoras del sector cultural

    23/08/2023.
    La cultura no se come, en "Gente con clase" el podcast de CCOO.

    La cultura no se come, en "Gente con clase" el podcast de CCOO.

    El mundo de la cultura está siendo sostenido en la actualidad por colaboradores a tiempo parcial, entusiastas becarios y figuras diversas para la gestión de redes. La creación queda así condenada a traducirse en un puñado de tareas ejecutadas de forma intermitente, a cambio de mendrugos de reconocimiento, basadas en tarifas de miseria o asumidas más como un hobbie arrollador que como un empleo digno de tal nombre. Existen miles de personas precarias, entusiastas, cansadas, expectantes. Junto a ellos y ellas, otras personas las iluminan, graban, maquillan o cuidan de los espectadores. Pocos recursos, mucha exigencia, sobredosis de incertidumbre… La precariedad no es más que otra faceta de la desigualdad contemporánea.  En algún momento de nuestra historia se hizo de mal gusto hablar de dinero cuando uno escribe, pinta, compone una canción o crea… Cuando ilumina un escenario o una sala de conciertos. O cuando se construye la tramoya de un teatro. Sin embargo, al menos de momento, ni la ilusión ni la visibilidad funcionan como moneda de curso legal. Se hace complicado pagar el alquiler, adquirir pinceles y pintura o comprar barras de pan a cambio de vocación.

    Todas las personas del sector cultural, miles de trabajadores y trabajadoras, conforman una legión, un precariado que denuncia que con la cultura y el arte no se come. El mundo de la cultura es un sector productivo y de creación de empleo con más de 700.000 personas que en España, de una o de otra manera, viven vinculadas a este mundo que viven en unas condiciones de precariedad laboral muy importante.

    Un reciente informe de las universidades del País Vasco y Universitat de Barcelona, pone de relieve que aunque este sector generó alrededor del 2,4% del PIB en 2019 y un 3,5% del empleo total en 2020. Pero su valor va más allá de su aportación a la economía, dado que beneficia a la sociedad en aspectos como la inclusión social, el bienestar personal o la educación. Según los participantes en la encuesta, la sociedad suele conceder poco valor a su trabajo y a la figura del profesional de la cultura, y, en general, desconoce cómo son sus condiciones laborales y de vida. Es verdad que se han mejorado las condiciones estructurales del sector, pero queda mucho por hacer.

    La aprobación del RD-L 5/2022 fue un primer avance legislativo en materia de contratación para regular mejor el sector cultural, caracterizado por la intermitencia de los contratos, y un primer paso para luchar contra la precarización laboral del personal artístico y técnico. El nuevo contrato artístico ha cubierto cierto vacío que dejaba la desaparición del contrato por obra o servicio, y garantizado mantener la relación laboral entre las empresas y trabajadores del sector, evitando el recurso al falso autónomo.

    La inclusión de las actividades técnicas y auxiliares ha permitido, a su vez, que estas personas trabajadoras se acojan por primera vez a un régimen especial que les permitirá mejorar sustancialmente sus carreras de cotización. Pero… ¿Cómo lidian los artistas y trabajadores culturales con la precariedad? ¿Cómo se configura el trabajo artístico en una sociedad que impone la exigencia del rendimiento? ¿Cómo sería una sociedad donde el arte fuese considerado un bien social, una riqueza que hay que proteger y apoyar? ¿Es el espacio doméstico un nuevo escenario de hiperproductividad laboral en condiciones precarias? En Gente con clase, la cultura aún no se come, con Juanjo Castillo, portavoz de la Coordinadora de Trabajadores de la Música; Juan Cid, técnico de sonido de PEATE (Plataforma de Asociaciones Técnicas de Espectáculos y Eventos); y Cristina Bermejo, compañera del sector de Medios de Comunicación, Artes, Cultura, Deportes y Ocio de FSC-CCOO. Escucha "Gente con clase".

    Audios asociados

    Gente con clase - Programa 61 - La cultura no se come. La precariedad arrasa a las personas trabajadoras del sector cultural