Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 16 abril 2024.

La actualización del Plan Nacional de Energía y Clima debería considerar un nuevo modelo de transporte y de consumo de energía

    06/09/2023.
    CCOO ve con preocupación las políticas españolas sobre energías renovables.

    CCOO ve con preocupación las políticas españolas sobre energías renovables.

    CCOO considera que el borrador de actualización del Plan Nacional Integrado de Energía y Clima (PNIEC) 2023-2030 presentado por el Gobierno en junio de 2023 significa un compromiso importante para acercar a España a los objetivos europeos de energía y clima. El aumento tanto del objetivo de reducción de emisiones para 2030 que pasa del 23 al 32%, como del porcentaje de renovables en la generación eléctrica del 74 al 81% o de reducción del consumo de energía final del 41,7 al 44% significan esfuerzos importantes que no va a ser fácil lograr, pero a pesar de ello hay que considerar que aún están lejos del objetivo europeo de reducción de emisiones del 55%. 

    En cualquier caso, las políticas y medidas contenidas en el PNIEC van a significar una notable oportunidad de modernización para el modelo productivo español, para el desarrollo industrial y la generación de empleo y para reducir la dependencia energética del exterior.

    Una de las claves para dotar de más ambición a las políticas climáticas en España es la consideración de que las medidas no se deben plantear sólo en relación con los cambios tecnológicos o con las actuaciones respecto a la eficiencia de procesos, aparatos o instalaciones, sino también en relación con el ahorro y con la disminución de la demanda de energía en muchos sectores productivos y en una reconfiguración de los mismos. Aquí cobra especial relevancia la demanda de desplazamientos y de la distancia de los mismos en el transporte, teniendo en cuenta que es el sector que más emisiones de CO2 genera y que tiene una mayor dificultad de descarbonización.

    Para CCOO el PNIEC tiene que encaminarse a un cambio de modelo con una reducción de la demanda global de energía en el transporte y la movilidad, que consume aproximadamente el 50% de la energía primaria. Significa impulsar políticas para desarrollar modelos económicos menos dependientes de sectores exteriores con intercambios comerciales a largas distancias. 

    Reduciríamos necesidades de transporte, en el ámbito de la producción industrial recuperando muchos sectores semiabandonados, en el ámbito de la agricultura desarrollando producciones agrícolas para autoabastecimiento nacional y en el turismo reenfocándolo hacia un turismo interno y menos dependiente de los viajeros internacionales. En los desplazamientos urbanos reduciendo las necesidades de movilidad, no sólo con el teletrabajo, sino con políticas urbanísticas y de vivienda adecuadas, así como fomentando el transporte público y los modos sostenibles no motorizados.

    CCOO ha presentado observaciones a la actualización del PNIEC en las que demanda además un refuerzo de las energías renovables, aumentando los objetivos de nueva potencia de solar termoeléctrica, desarrollando con agilidad la energía eólica marina que tiene gran potencialidad en España, impulsando con mayor fuerza el biogás y el biometano y eliminando barreras administrativas al autoconsumo.

    El cambio modal en el transporte debe contemplar medidas tarifarias estructurales en el transporte público, el refuerzo de las zonas de bajas emisiones y la obligatoriedad de los planes de transporte al trabajo para empresas de más de 100 trabajadores. En transporte interurbano el sindicato reclama una apuesta más decidida por el ferrocarril, con medidas como la limitación de vuelos internos cuando exista alternativa ferroviaria de menos de 4 horas o la recuperación de los servicios de trenes nocturnos y la mejora de las conexiones ferroviarias internacionales. En lo que se refiere a la fiscalidad energética demandamos el desarrollo de propuestas concretas sobre imposición a los hidrocarburos.

    En lo que se refiere a la Estrategia de Transición Justa CCOO ha planteado acelerar el desarrollo de los convenios de transición justa preparando de manera anticipada los procesos ante el cierre de algunas centrales nucleares y la elaboración de planes de transición ecológica sectorial con medidas de transición justa para la industria, la agricultura, el transporte y el turismo, prestando atención a medidas para la formación y adaptación de trabajadores a nuevos empleos.

    En cuanto a autonomía estratégica industrial es fundamental recuperar y fortalecer la industria nacional de las tecnologías renovables y de la descarbonización energética y apoyamos el desarrollo del marco europeo con la ley de la industria de 0 emisiones netas y la iniciativa derivada del Plan+SE para el desarrollo de la cadena de valor de la industria renovable, especialmente para recuperar la de la tecnología fotovoltaica para la fabricación de módulos. Dado que se trata de una cuestión estratégica creemos que el gobierno debería hacer un esfuerzo para participar en inversiones, a través de agencias o empresas públicas, en alguna de las iniciativas que se planteen y que estén ligadas al desarrollo e innovación de tecnologías fotovoltaicas en asociación con alguno de los centros públicos de investigación españoles.