Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 22 abril 2024.

CCOO rechaza la nueva subida de tipos del Banco Central Europeo. Una vuelta de tuerca más al deterioro de las rentas familiares

    14/09/2023.
    El BCE sube de nuevo los tipos de interés

    El BCE sube de nuevo los tipos de interés

    El Banco Central Europeo (BCE) ha vuelto a subir por décima vez consecutiva, en apenas 14 meses, el tipo de interés del dinero hasta el 4,5%, su nivel más alto desde el mes de mayo del año 2001. Este nuevo incremento de un cuarto de punto supone una vuelta de tuerca más para una buena parte de las economías familiares, por su correlación con el Euribor, el índice más utilizado para calcular la revisión de los tipos de interés variable en las hipotecas.

    En España 4,4 millones de familias tienen un préstamo hipotecario a tipo de interés variable, estas diez subidas consecutivas desde julio del año 2022, les ha supuesto un incremento medio en el pago de sus hipotecas de 4.000 euros anuales, incrementando con ello el esfuerzo relativo que tienen que realizar. A su vez esta subida constante de tipos está limitando la concesión de créditos hipotecarios por parte de las entidades financieras, dificultando aun más el acceso a la vivienda de aquellos ciudadanos que optan por la compra de la misma.

    España es el primer país de Europa en el porcentaje de hipotecas a tipo variable. Aquellas familias con ahorro disponible, están cancelando anticipadamente sus hipotecas. Pero los millones de familias que no cuentan con esa capacidad, ven reducida su renta disponible de forma considerable.

    La subida de tipos de interés y la inflación ha disparado hasta el 10% el porcentaje de hogares, 1,4 millones de hogares, que con sus ingresos no pueden atender gastos básicos en alimentación, suministros energéticos o el pago de la vivienda, según el Informe del Banco de España sobre ‘La situación financiera de los hogares y las empresas'. Todo ello pese a la mejora en los salarios de los trabajadores, que ha comenzado a producirse en 2023 a partir del la firma del V acuerdo de la AENC, como están indicando los datos, pero son aquellas familias con menores ingresos y más vulnerables quienes más están sufriendo estos efectos.

    El sindicato se manifiesta contrario a estas subidas de tipos emprendidas por el BCE para combatir los altos niveles de inflación, dado que la razón de estos incrementos tan elevados, según reconocen, incluso, el Fondo Monetario Internacional (FMI) o el Banco de España se deben en mayor medida al importante aumento de los márgenes empresariales, que son quienes están contribuyendo a aumentar las tensiones inflacionistas.

    La solución a esta situación pasa por lograr que los márgenes empresariales se moderen y dejen de extraer rentas al conjunto de la sociedad, aumentando artificialmente márgenes empresariales y garantizando además una distribución de renta más equilibrada con los trabajadores.

    En cada sector esta intervención debe tomar una forma distinta, desde la reforma de los mercados eléctrico e hipotecario hasta el establecimiento de entes públicos en determinados sectores estratégicos que introduzcan competencia y sean palanca para el impulso del tan necesario como impostergable cambio del modelo productivo.

    La contribución del nuevo Observatorio de Márgenes Empresariales, de reciente creación, es fundamental para proveer de datos a los negociadores de los convenios colectivos, como defiende CCOO desde que lanzó esta propuesta.

    La apuesta del BCE por enfriar la economía encareciendo los costes financieros de las personas, refuerza las cuentas de resultados de las entidades financieras a corto plazo, pero reduce el ahorro, debilita la renta disponible y pone en riesgo la capacidad de pago de las personas con deuda hipotecaria, lo que puede también aumentar la morosidad bancaria.

    Es necesario revisar el mandato del BCE para que el empleo y la actividad económica deban inspirar también sus decisiones, evitando estos comportamientos de efectos tan nocivos.

    Por último, continuamos reivindicando la necesidad de atenuar el incremento de las hipotecas a las familias, ante el fracaso de las medidas del Gobierno con la ampliación en noviembre del año 2022 del Código de Buenas Prácticas Bancarias, que ha tenido nulo impacto y ante la propuesta de modificarlo en el pasado mes de julio se ha encontrado con la oposición Asociación Española de Banca (AEB). Cuando la realidad es que los seis grandes bancos españoles habían obtenido en el primer trimestre del año 19.604 millones de euros extras por el efecto de subidas de tipos.

    Desde el sindicato nos reafirmamos en la insuficiencia y poca ambición del Código de Buenas Prácticas; los resultados muestran que no ha funcionado y no ha resuelto la situación de ahogo económico de millones de familias. Por ello, continuamos apostando por la propuesta que presentamos en diciembre de 2022, basada en más derechos, más regulación y mayor competencia bancaria, e ir hacia tipos fijos razonables.

    Lo anterior, con medidas de aplicación inmediata para mitigar el daño causado a las familias por el continuo aumento de tipos, facilitar y garantizar la novación y/o subrogación de las hipotecas de tipo variable a fijo y, si fuera necesario llegar a alargar el periodo de amortización, con el objeto que las cuotas hipotecarias no representen más del 30% de los ingresos del hogar. Reformar el código para ampliar las familias cubiertas por el mismo, hasta aquellas que ingresen 4,5 veces el IPREM y la reducción de requisitos de acceso. Impulsar la competencia bancaria, con la obligación de las entidades bancarias de publicar en la CNMC todos los productos hipotecarios y sus condiciones

    Además, para facilitar el acceso de la población a la vivienda en propiedad, cuando esta sea la opción elegida, y garantizar la oferta de préstamos hipotecarios, es necesario abordar una transformación del mercado hipotecario dirigida a facilitar que las familias puedan mantener sus viviendas limitando el incremento de las cuotas de los préstamos a no más del 30% de sus ingresos. Y también que los tipos de interés fijos sean la referencia habitual de las hipotecas vinculado al precio de la deuda pública de España a largo plazo, similar al tipo máximo “de usura” para préstamos hipotecarios a tipo fijo vigente en Francia, que tiene un efecto relevante limitador del incremento de tipos de interés hipotecarios.