Confederación Sindical de Comisiones Obreras | 24 abril 2024.

CCOO impulsará la lucha contra el cambio climático y contra la desigualdad en la UE

  • El sindicato se suma a esta campaña que pretende recoger más de un millón de firmas

04/03/2024.
Impuesto europeo sobre las grandes fortunas

Impuesto europeo sobre las grandes fortunas

CCOO se suma a la campaña que pretende recoger más de un millón de firmas para exigir un impuesto europeo sobre las grandes fortunas para financiar la lucha contra las desigualdades sociales y el cambio climático a través de una recogida de firmas para que se tramite en el Parlamento Europeo una norma que regule este impuesto en la UE.

Desde CCOO animamos a la ciudadanía a firmar aquí para adherirse a esta campaña europea impulsada por economistas, políticos y activistas de varios países miembros de la UE que han registrado una Iniciativa Ciudadana Europea (ICE), que insta a la Comisión Europea a crear un impuesto que grave a las grandes fortunas. Entre los impulsores de la iniciativa están; Pablo Magnette (Presidente del Partido Socialista Belga) Thomas Piketty (economista francés) o Aurore Lalucq (eurodiputada de izquierdas), y apoyado por organizaciones como Oxfam o Taxmenow. https://www.tax-the-rich.eu/home#support

El debate en torno a la necesidad de garantizar un modelo fiscal progresivo y suficiente forma también parte de las posiciones que tradicionalmente plantea la Confederación Europea de Sindicatos (CES), a la que pertenece CCOO y este sindicato reivindica una estructura fiscal para España y para la UE que sea progresiva y suficientes como instrumento imprescindible para sostener los servicios públicos y las redes de protección mencionadas, garantizar una intervención adecuada del Estado y del conjunto de Administraciones en la economía, el desarrollo de infraestructuras (comunicaciones, transporte y logística, I+D+i,…).

El impuesto propuesto en la ICE constituiría un nuevo recurso propio de la UE, los ingresos generados permitirían ampliar y consolidar las políticas europeas dirigidas a la transición climática y social, además de la cooperación al desarrollo con los países más afectados por el cambio climático. Las políticas económicas recientes de la UE, en respuesta a la crisis climática, la pandemia de Covid-19 y la guerra en Ucrania, (Green Deal, RRF, SURE, etc.) han supuesto un cambio de paradigma. Esta iniciativa propone consolidar estas políticas de transición ecológica y social, mediante el establecimiento, a iniciativa de la Comisión Europea, de un impuesto sobre el patrimonio de las grandes fortunas. 

La ICE es un instrumento de participación de los ciudadanos de la UE, donde pueden solicitar a la Comisión Europea que proponga nuevas leyes, para que la ICE tenga éxito tiene que alcanzar 1 millón de firmas al menos en siete países en un año, y ello conduciría al desarrollo de una propuesta de directiva europea o al menos a la apertura de un debate político sobre el asunto, siendo esto último ya un éxito.

El 10% de los hogares más ricos poseen la mitad de la riqueza total en los países de la OCDE; el siguiente 50 % más rico posee casi toda la otra mitad, mientras que el 40 % menos rico posee poco más del 3 %.. Estos mismos hogares de ultra ricos emiten más CO2 que la mitad más pobre.

Políticas de redistribución, fiscales y climáticas bien diseñadas, pueden redistribuir la riqueza para la prosperidad de todos y, al mismo tiempo, se pueden reducir las emisiones de carbono.

La Unión Europea se ha comprometido a alcanzar la neutralidad climática en el año 2050 y ha adoptado recientemente una serie de políticas que acelerarán drásticamente el ritmo de des carbonización de aquí al año 2030. Así mismo, esta transición climática debe de estar respaldada por una sólida agenda de justicia social que garantice la calidad del empleo y una fiscalidad justa en todos los ámbitos, como se especifica en los documentos del congreso de la CES en los que se pide una mejor distribución de la renta y la riqueza y unos sistemas fiscales más progresivos, como herramientas para luchar contra la desigualdad y lograr la justicia social.

El diseño de estos nuevos recursos fiscales debe tener en cuenta la proporción de emisiones por grupo de renta. Todos los individuos contribuyen a las emisiones de carbono, pero no de la misma manera. Además, las emisiones procedentes de las necesidades básicas no pueden tratarse cómo aquellas que proceden de comportamientos de lujo.

Según diferentes estudios el gravar los activos netos y patrimonio del 3% más rico, con diferentes tasas de progresividad a partir de los 100 millones de euros, el aumento de la recaudación anual en la UE oscilaría entre los 180.000 y 350.000 millones de euros, que financiarían la lucha contra la desigualdad y el cambio climático.

A su vez, este impuesto a la riqueza debería estar armonizado en la UE, para evitar el dumping fiscal entre países y a su vez obstaculizar la evasión fiscal de las multinacionales y multimillonarios.

CCOO hace un llamamiento público a toda la ciudadanía a que preste su apoyo a la campaña por un impuesto europeo impuesto europeo sobre las grandes fortunas para financiar la lucha contra las desigualdades sociales y el cambio climático, firmando la iniciativa a través de la página web del sindicato