Tratamiento mediático del colectivo LGTBI, de María José Marín Salas y Manuel Sobrino Fernández

    La Guía de buenas prácticas para el tratamiento de la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación, editada por la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales y la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras, se presentó en la Conferencia Anual de ILGA Europa celebrada a principios del mes de noviembre en Varsovia (Polonia).

    04/12/2017.
    Portada de la "Guía de buenas prácticas para el tratamiento de la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación".

    Portada de la "Guía de buenas prácticas para el tratamiento de la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación".

    EL PERIODISMO, además de informar, deben servir para aportar a la sociedad diferentes realidades. Su trabajo es tan importante que, dependiendo del enfoque que se da a la información, sirve para poner en valor o desacreditar algunas realidades existentes en la sociedad.

    Pese a los avances legislativos y sociales, sigue siendo necesario que lesbianas, gais, transexuales, bisexuales e intersexuales (LGTBI) se vean reflejadas en los distintos ámbitos sociales, que se trasmitan referentes positivos en los medios de comunicación y que la información que se dé sobre ellas sea respetuosa, adecuada, haciendo alusión a su orientación sexual, expresión o identidad sexual solamente cuando la noticia lo requiera realmente.

    En los medios de comunicación, cuando se habla de personas del colectivo LGTBI se recurre con demasiada frecuencia a estereotipos y a imágenes exageradas, o bien se ofrece una representación iconográfica reducida a “gais jóvenes, de éxito, con poder adquisitivo”, que no reflejan ni la diversidad ni la realidad del colectivo.

    Las más discriminadas y estigmatizadas dentro del colectivo son sin duda las personas trans, y aunque es cierto que estos últimos años ha habido una mayor visibilidad de la situación de los y las menores trans, el tratamiento de las noticias relacionadas con la transexualidad continúa siendo muy deficiente. Muchas veces se les trata con un nombre o género que no es el que les identifica, o bien se habla de travestismo y transexualidad como si fueran lo mismo. Las noticias sobre mujeres trans siguen estando muy vinculadas aún a la prostitución y a la marginalidad.

    Para superar todas estas situaciones es necesario que las noticias sobre la diversidad sexual y de género se vean de una manera transversal y que cualquier periodista pueda tener unas nociones básicas a través de una formación adecuada.

    En este sentido sería deseable que se constituyeran consejos audiovisuales que puedan velar por la veracidad de las noticias, fomenten valores como la igualdad, el respeto y la solidaridad y protejan los derechos de todas las personas, especialmente de quienes son más vulnerables. Además, los medios deben dotarse de códigos deontológicos que recojan el tratamiento informativo sobre diversidad sexual y género, al igual que ya se hace con otros temas. Tanto las organizaciones sindicales como las asociaciones LGTBI se ofrecen habitualmente para formar y sensibilizar –tanto en materia de igualdad como de diversidad sexual y de género- a periodistas para que puedan mejorar en la realización de su trabajo.

    Por otro lado, es imprescindible que los medios respeten el derecho de autodeterminación de todas las personas, especialmente de las personas trans; que acudan a las fuentes de las noticias, contando con sus protagonistas y; por supuesto, huir del sensacionalismo, el morbo, el paternalismo o la compasión.

    La Guía de buenas prácticas para el tratamiento de la diversidad sexual y de género en los medios de comunicación nace como una herramienta que sirva a los y las profesionales para desterrar prejuicios, que contribuya a que adquieran y trasmitan los conceptos adecuados y a que realicen una labor pedagógica que sirva para luchar contra las discriminaciones, agresiones y estigmatización de las personas LGTBI.

    Mª José Marín es secretaria de Políticas Sociales e Igualdad de la Federación de Servicios a la Ciudadanía de Comisiones Obreras y Manuel Sobrino responsable de medios de comunicación de la Federación Estatal de Lesbianas, Gais, Transexuales y Bisexuales (FELGTB @FELGTB ).

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.