La situación de las pensionistas, de Julián Gutiérrez del Pozo

    Julián Gutiérrez escribe sobre las desigualdades que sufren las pensionistas y afirma que el desequilibrio de género también se da con las pensiones, que son un 30 por ciento inferiores en cuantía a las de los varones.

    04/12/2017.
    Fotografía de Arturo Peinado.

    Fotografía de Arturo Peinado.

    DURANTE muchos años las pensionistas han constituido el grupo de población con rentas más bajas y todavía hoy las mayores son más vulnerables a la pobreza, a la falta de salud y a la vida en soledad no elegida. Por si fuera poco, cuentan con menos recursos cuando más los necesitan, pues al perder a su compañero afectivo suelen quedarse con una pensión de viudedad muy escasa y lo pasan realmente mal.

    También hay un factor que merece ser resaltado y es una obligación a la que se somete a muchas mayores: para facilitar la integración laboral de hijas e hijos (pues no hay suficientes escuelas infantiles públicas) deben entregarse al cuidado de sus nietos y nietas, reproduciendo, de nuevo, la función maternal, la abuela esclava, que está altamente expuesta a los efectos negativos de sobrecarga y estrés. Las tareas de cuidados familiares las obliga, en muchas ocasiones, a renunciar al desarrollo de su vida personal.

    Cada día se hace más necesario revertir los recortes en la Ley 39/2006, de 14 de diciembre, de Promoción de la Autonomía Personal y Atención a las personas en situación de dependencia, popularmente conocida como ley de dependencia, y que se vuelva a unos presupuestos suficientes que acaben con el gravísimo problema de atención que están sufriendo muchas mayores en situación de dependencia, cuidadas mayoritariamente por otras mujeres del núcleo familiar.

    El desequilibrio de género también se da con las pensiones, que son un 30 por ciento inferiores en cuantía a las de los varones, ya que, por lo general, las mayores tuvieron carreras laborales más breves que ellos y menores salarios.

    La Federación Estatal de Pensionistas de Comisiones Obreras convocó, durante el mes de octubre, varias marchas -que partían desde diferentes puntos de la geografía española- con destino a Madrid en defensa del Sistema Público de Pensiones. Asimismo, presentó una batería de propuestas que buscan aumentar los ingresos del sistema, con el doble objetivo de garantizar la suficiencia y sostenibilidad financiera de las pensiones, tanto de las actuales como de las futuras.

    Y, por supuesto, volvió a mostrar su oposición al Real Decreto-ley 5/2013, de 15 de marzo, de medidas para favorecer la continuidad de la vida laboral de los trabajadores de mayor edad y promover el envejecimiento activo, impuesto en 2013; entre otras cosa porque el Índice de Revalorización de las Pensiones (IRP) ha supuesto la implantación de una nueva fórmula de cálculo que, en la práctica, vincula la revalorización de las pensiones a la situación financiera del sistema, atribuyéndole el efecto íntegro de la misma. Ello provoca que en los casos en los que el Gobierno de turno pudiera decidir renunciar a mejorar los ingresos del sistema de Seguridad Social, el ajuste se realice principalmente por la vía de la no revalorización de las pensiones y la pérdida de poder adquisitivo de las mismas. La propia Comisión Europea ha calculado que el IRP supondrá que las pensiones públicas pasarán de una tasa de reemplazo (equivalencia entre pensión y salario) del 79% que registran actualmente al 48% en el año 2060.

    Para conseguir cambiar esta nefasta reforma de las pensiones, Comisiones Obreras seguirá movilizándose y tratará por todos los medios de impedir que se siga aplicando la subida del 0,25% en la revalorización y lograr, a su vez, una fórmula en la que pensionistas y personas jubiladas no pierdan poder adquisitivo.

    La Federación Estatal de Pensionistas de Comisiones Obreras encuentra más dificultades que otras federaciones sindicales a la hora de incorporar a mujeres en los órganos de dirección ya que históricamente ha habido menor presencia de mujeres en el mundo laboral, algo que se está equilibrando en los últimos años. Otro de los objetivos principales de la federación es conseguir que quienes llegan a la edad de jubilación no se desvinculen del sindicalismo.

    Julián Gutiérrez es secretario general de la Federación Estatal de Pensionistas de Comisiones Obreras.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.