CCOO subraya el enfoque economicista de la trasposición, en detrimento de la RSE

    CCOO señala que la norma aprobada no cumple con su función de trasponer la Directiva 2014/95/UE, ni en cuanto a su finalidad ni en cuanto al alcance de su contenido, y es más restrictivo que la Directiva Europea, por lo que es necesario introducir modificaciones que corrijan estos aspectos. Asimismo, critica que el Gobierno tramite una norma utilizando nuevamente el recurso del decreto-ley.

    15/12/2017.
    Los accesos a los polígonos es una tarea básica de la movilidad sostenible.

    Los accesos a los polígonos es una tarea básica de la movilidad sostenible.

    El Pleno del Congreso ha aprobado el pasado miércoles la convalidación del Decreto Ley 18/2017, de 24 de noviembre, que transpone la directiva sobre divulgación de información no financiera y diversidad con los votos a favor del PP, Ciudadanos, PNV y el PDeCAT, y la abstención del PSOE, Unidos Podemos y ERC. Sin embargo, su tramitación se llevará a cabo como proyecto de ley, propuesta solicitada por los partidos que se han abstenido en la votación.

    El RDL viene derivado de la necesidad de trasponer la Directiva 2014/95/UE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 22 de octubre de 2014 en lo que respecta a la necesidad de aumentar la trasparencia de la información social y medioambiental facilitada por las empresas, y mejorar la divulgación de estos contenidos por parte de éstas. La divulgación de información no financiera contribuye a medir, supervisar y gestionar el rendimiento de las empresas y su impacto en la sociedad (RSE) y debe incluir, entre otros, los factores sociales y medioambientales, con el objetivo de identificar riesgos para la sostenibilidad y aumentar la confianza de todos los grupos de interés.

    En el estado no financiero se deben incluir cuestiones sociales y relativas al personal, medidas para garantizar la igualdad de género, la aplicación de convenios fundamentales de la OIT, las condiciones de trabajo, el diálogo social, el respeto del derecho de los trabajadores a ser informados y consultados, el respeto de los derechos sindicales, la salud y seguridad en el trabajo; derechos humanos, la lucha contra la corrupción y el soborno, información sobre la prevención de las violaciones de los derechos humanos y/o sobre los instrumentos existentes para luchar contra la corrupción y el soborno.

    Para CCOO, el contenido social, laboral y medioambiental de la Directiva que afecta directamente a la responsabilidad social, se ha visto eclipsado por un enfoque economicista. Las medidas no tienen en cuenta la naturaleza multidimensional de la RSE, ni el nivel suficiente de comparabilidad que responda a las necesidades de todos los grupos de interés.

    El conjunto de valores impulsados por la RSE construiría una sociedad más cohesiva y prepararía la transición a un sistema económico sostenible, con empleos estables y de calidad. La RSE no puede ser una herramienta empresarial de “estética”, sino de “ética”.

    CCOO ya presentó “observaciones” al anteproyecto de ley, subrayando la falta de participación en la elaboración de la trasposición tanto del CERSE, como de las organizaciones sindicales.

    Documentación asociada
    Documentación asociada

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.