Las 8 prioridades de CCOO para la igualdad de género en 2018

    Elena Blasco Martín, secretaria confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO, señala: “Éste va a ser un año clave para las mujeres y para la igualdad. CCOO vamos a poner la fuerza sindical desde la reivindicación y la movilización, la propuesta y la negociación al servicio de estas prioridades “.

    19/01/2018.
    Las 8 prioridades de CCOO para la igualdad de género en 2018

    Las 8 prioridades de CCOO para la igualdad de género en 2018

    EN UNA COMPARECENCIA pública la semana pasada, el secretario general de CCOO Unai Sordo presentó los elementos prioritarios de la actividad sindical para los próximos meses: Subida de salarios, lucha contra la precariedad, especialmente contra el uso sistemático de la contratación temporal, y lucha contra la desigualdad de género. (Más información en Gaceta Sindical: Prioridades de CCOO en 2018: subir los salarios y acabar con la temporalidad y la desigualdad).

    Una lucha sindical que se manifestará, como indica Elena Blasco Martín, en los distintos escenarios de presencia en empresas, reivindicación y movilización, junto con propuesta de medidas y negociación desde el diálogo social bipartito y tripartito. Lucha intensa para conseguir los mejores resultados para las trabajadoras, para la clase trabajadora y para la sociedad. Una lucha que se concretará en 8 objetivos prioritarios, que centrarán la agenda sindical de CCOO en igualdad de género.

    Acabar con las brechas de género: en acceso al empleo, en actividad, en ocupación, la segregación sectorial y ocupacional, los techos de cristal… De manera principal, debe afrontarse la primera y más invisible barrera que impide a las mujeres acceder al empleo. Especiales dificultades para encontrar un empleo y presencia de prácticas discriminatorias encubiertas como la expulsión de las trabajadoras a consecuencia de su maternidad.

    Elena Blasco Martín afirma: “Detectar las brechas de género en el ámbito laboral y activar nuestras propuestas sindicales para atajarlas es una prioridad para CCOO en la que no vamos a descansar. Es primordial conseguir la derogación de las reformas laborales de 2010 y 2012, cuyo impacto en la pérdida de empleo y derechos laborales siguen teniendo consecuencias nefastas para las trabajadoras, especialmente las de los sectores más precarizados. Y tampoco vamos a descansar en la denuncia del impuesto femenino, que penaliza laboralmente a las trabajadoras que ejercen su derecho a la maternidad. Lo prohíbe la Ley y vamos a lograr que esta práctica discriminatoria se erradique de las empresas”.

    Derribar barreras estructurales a través de la fuerza sindical: Es prioritario para CCOO acabar con la precariedad, el tiempo parcial y la excesiva temporalidad, factores que caracterizan el trabajo femenino, así como implicar a todos los sectores en la lucha contra la discriminación salarial, que debe combatirse con normas, con negociación colectiva y con subidas salariales que incluyan subidas adicionales sobre los salarios más bajos, como propone CCOO.

    Elena Blasco Martín señala al respecto: “CCOO ha trabajado y sigue haciéndolo intensamente para que las subidas salariales alcancen a todos los salarios, mediante la negociación colectiva y el diálogo social. Queremos que la lucha contra la precariedad contemple medidas para asegurar el empleo de calidad, penalizando la contratación temporal y el uso abusivo del tiempo parcial; atajar las discriminaciones laborales que afectan a las mujeres, tales como la salarial, la segregación profesional y las peores condiciones laborales. Es fundamental desarrollar medidas positivas que formen parte del contenido de convenios generales y sectoriales, apoyados en planes de igualdad acordados en cada empresa y centro de trabajo”.

    Atajar las violencias machistas y sus distintas manifestaciones: Para CCOO es un elemento central de la acción sindical lograr que las mujeres estén seguras en el trabajo y en la sociedad. No queremos seguir contando asesinatos de mujeres, ni asistir a la enésima campaña de descrédito de las mujeres agredidas, ni que ninguna mujer tenga que abandonar su puesto de trabajo cansada y sola ante el acoso sexual y el acoso por razón de sexo que la impide desarrollar su trabajo y vivir su vida en libertad e igualdad, ni que el Gobierno se siga haciendo fotos respecto al Pacto de Estado en materia de Violencia de Género pero no habilite los fondos presupuestados para este año, estimados en 200 millones de euros adicionales. Para CCOO imperativo lograr que el Gobierno sitúe acabar con todas las violencias sexuales y de género contra las mujeres como una prioridad de Estado y que se ejecuten los compromisos presupuestados del Pacto de Estado.

    Elena Blasco Martín expone: “Desde CCOO queremos efectividad en medidas y resultado contra todas las manifestaciones de acoso sexual y violencia machista, en el trabajo o en la sociedad. Solo se ataja esta violencia con prevención, protección y derechos. Con educación en igualdad. Con recursos y con presupuestos. Ahora toca actuar al Gobierno. Exigimos la aplicación inmediata del Pacto de Estado contra la violencia de género, aunque este nos parezca insuficiente. Que no se quede en la foto de un día. Y recordamos a las trabajadoras que no están solas ante el acoso sexual. Que sepan que en cada empresa, desde CCOO les asesoramos y acompañamos, y que trabajamos por establecer protocolos de acoso sexual en todas las empresas en las que estamos”.

    Acabar con la división sexual del trabajo mediante la corresponsabilidad y servicios públicos de conciliación: Conocemos el gran arraigo de una división sexual del trabajo que establece roles de género desiguales para mujeres y hombres, adjudicando a las mujeres el cuidado de las personas y el trabajo doméstico. Romper con esta mentalidad patriarcal es una prioridad para CCOO, que además aboga por establecer medidas efectivas de corresponsabilidad ente mujeres, hombres y la sociedad, con el fin de compartir los cuidados de las personas que los necesitan. Además, para CCOO es prioritario lograr la dignificación y equiparación total del sector del empleo del hogar y acabar con la desvalorización social de los sectores laborales feminizados.

    En palabras de Elena Blasco Martín: “Instamos a la puesta en marcha de la 5º semana del permiso de paternidad, que debía ponerse en marcha en enero de 2018 y ha sido postergada. Porque es una obligación de los poderes públicos establecer las bases para una corresponsabilidad compartida entre mujeres, hombres, la sociedad y el Estado. Instamos a que se pongan en marcha también políticas, servicios e infraestructuras públicas de cuidado, tan necesarias, incluyendo de manera especial los centros públicos de atención a menores que atiendan a la totalidad de la población infantil de 0 a 3 años. Instamos a que las Administraciones Públicas ofrezcan servicios públicos de atención a las personas dependiente, con recursos suficientes y con personal especializado. Deben desarrollarse plenamente las leyes de igualdad y dependencia”.

    Conseguir un sistema de protección social solidario, sostenible e igualitario: Desde CCOO hemos denunciado que el nuevo perfil de pobreza laboral afecta especialmente a las mujeres. A la brecha salarial se añade que las mujeres son mayoría entre quienes reciben los salarios más bajos. Que están menos protegidas en las prestaciones por desempleo. Que la brecha salarial se proyecta además, en la brecha de las pensiones. Como consecuencias de las peores carreras laborales, más discontinuas y con períodos más largos de desempleo, las mujeres reciben menos pensiones contributivas y de cuantías más bajas.

    Elena Blasco Martín resume: “Exigimos al gobierno, en el marco del diálogo social, que garantice la igualdad en el acceso al empleo, en las condiciones laborales, salariales y en las prestaciones del sistema de protección social. Debe activarse la Renta Mínima Garantizada, llevada al Congreso mediante una ILP de CCOO y UGT con el apoyo de más de 700 mil firmas y aprobada por mayoría parlamentaria. Y el Gobierno debe garantizar el sistema de pensiones públicas, que sus cuantías sean dignas, junto a un sistema de prestaciones sociales y de servicios públicos de calidad y universal que genere mayores cotizaciones y prestaciones sin brechas de género”.

    Lograr igualdad en reconocimiento y representación: La igualdad en lo material, lo laboral y lo económico solo se podrá lograr de manera afianzada cuando se consolide la igualdad en lo cultural, lo simbólico y lo político. Para CCOO, como sindicato sociopolítico, es prioritario, por tanto establecer la plena participación, protagonismo y visibilidad de las mujeres en las esferas de la vida pública, incluyendo el pleno ejercicio de derechos sexuales y reproductivos y el reconocimiento de la diversidad sexual.

    Elena Blasco Martín lo sintetiza así: “En pleno siglo XXI las mujeres queremos ocupar el lugar que nos corresponde, compartiendo protagonismo social, participando en igualdad y paridad en todos los espacios, obteniendo la presencia en las instituciones políticas, económicas, académicas y culturales y en sus estructuras directivas que nos corresponde por nuestro talento, cualidad y capacidad”.

    Universalizar la educación en igualdad y respeto a la diversidad: No lograremos la igualdad efectiva ni combatiremos eficazmente las discriminaciones sin la implicación necesaria de una Educación pública, laica, coeducativa, de calidad, que incluya a las mujeres como referentes, que integre materiales no sexistas, que eduque en corresponsabilidad, en la diversidad social, en el respeto y la prevención de las violencias machistas, que combata el sexismo y la lgtbfobia, que oriente académica y vitalmente sin sexismo y sin estereotipos y que utilice un lenguaje inclusivo e igualitario.

    Elena Blasco Martín expone esta demanda: “Una sociedad tolerante e igualitaria, que eduque para la igualdad efectiva y desde el respeto a la diversidad sexual, requiere una Ley educativa a la altura, algo que ya hemos denunciado desde CCOO que no se cumple con la actual LOMCE. Instamos al gobierno a que la corrija y que la adecué con contenidos y materiales idóneos y necesarios para la educación para la igualdad y la diversidad, que estén presentes en todos los niveles educativos, especialmente en los niveles de enseñanza obligatoria”.

    Concienciar sobre un consumo sostenible que respete derechos y condiciones laborales: Como señala Elena Blasco Martín: “Debemos tener presente que no hay un planeta B y que el cuidado medioambiental nos atañe, también sindicalmente. Además de poner racionalidad a patrones de consumo que ponen en peligro el medioambiente y la salud de las mujeres, desde CCOO queremos llamar la atención a la necesidad de concienciar sobre pautas de consumo que tengan en cuenta derechos y condiciones laborales dignas”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.