"Trabajadora", mirando al futuro

  • #30AñosTrabajadora

La revista "Trabajadora", editada por la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO ha cumplido 30 años. 30 años muy bien aprovechados, dedicados a sensibilizar y comunicar en cuestiones de género tanto dentro de CCOO como en el resto de la sociedad.

08/04/2015.
Trabajadora, octubre de 1984

Trabajadora, octubre de 1984

     El acto homenaje a la revista "30 años comunicando igualdad" tendrá lugar el próximo jueves, día 9 de abril de 2015, a las 18,30 horas en el salón de actos de la Fundación Abogados de Atocha (calle Sebastián Herrera, 12-14, Madrid), organizado por la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad de CCOO y el Consejo de Dirección y Redacción de la propia publicación.
 
     Abrirá el acto Ignacio Fernández Toxo, secretario general de CCOO y presentando estarán Fernando Lezcano (secretario confederal de Organización y Comunicación) y Ana Herranz Sáinz-Ezquerra (secretaria confederal de Mujer e Igualdad), que irán revisitando la publicación a través de sus diferentes secciones.
 
     Se proyectarán algunos pequeños vídeos -realizados por José Luis Romero-que dinamizarán la presentación de cada sección. Asimismo se contará con el saludo de las revistas hermanas "Treballadora" (Catalunya), "Nosotras" (Castilla La Mancha), "TE, especial igualdad" (Federación de Enseñanza) y "Trabajadoras del Hogar" (País Valencià).
 
Mirando al futuro
 
     La publicación surgió como una necesidad de coordinación e información de quienes entonces conformaban las diferentes secretarías de la Mujer, allá por 1984, y ha continuado firme en su andadura para formar e informar, desde una perspectiva feminista y sindical, de la realidad de las mujeres en nuestro país; porque a pesar de su cabecera, "Trabajadora" engloba, en su espíritu y desde sus inicios, a todas las mujeres, independientemente de la situación laboral en que se encuentren en cada momento de sus vidas y contemplando la diversidad.
 
     Realizar un acto homenaje, volviendo la mirada atrás, permite vislumbrar la realidad de las mujeres a lo largo de estas tres décadas y la evolución conseguida en muchos terrenos es indiscutible; a pesar de que como siempre repite la SCMI cual mantra: hay que seguir avanzando,  pero no por inercia ni porque no queda más remedio atendiendo a las legislaciones que se van aprobando, hay que avanzar pero con el depósito cargado y los motores revolucionados, sabiendo que no hay que parar de trabajar ni de dar la lata hasta que ninguna persona sea discriminada en función de su género.
 
     Pero sobre todo, y bajo mi humilde opinión, este paseo por los 30 años de Historia, ha de servir no para quedarse a disfrutar del pasado -que también- sino para volver la mirada inmediatamente después hacia el futuro. Porque si "Trabajadora" ha logrado subsistir a lo largo del tiempo -además del empeño puesto desde CCOO para que así fuera- es porque ha sabido adaptarse a los tiempos. Y los tiempos traen consigo siempre cambios.
 
     En el año 2001, coincidiendo con mi incorporación al Consejo de Dirección y Redacción de la revista "Trabajadora" y a la Secretaría Confederal de la Mujer de CCOO y bajo el mandato de Rita Moreno Preciado, inició su andadura la IV época de la revista. Cambiaba el formato y "Trabajadora" llenaba sus páginas de color, pero también se decía, a modo de presentación: "El diseño cambia, pero la idea original permanece. Nació feminista y sindical y así lo es en la actualidad. La ilusión de quienes han dirigido, realizado y colaborado en alguna ocasión con "Trabajadora" continúa" y se añadía: "Animamos a todas las personas que nos leéis a que nos hagáis llegar vuestras aportaciones, comentarios, opiniones y colaboraciones, porque como en todos los medios, lo importante sigue estando fuera de la redacción al otro lado".
 
     Han pasado unos años ya y acompañándose de la realidad de los tiempos, "Trabajadora" ha ido adaptándose. Cambió, por ejemplo, para abrir secciones como "Ciberfeministas", que dejaban la puerta abierta a la indisoluble necesidad de pensar el periodismo de un modo distinto tras la entrada en las vidas cotidianas de una gran parte de la sociedad de Internet. Aún no sabíamos a ciencia cierta, aunque se intuyera, el alcance que pudiera tener.
 
     Durante los últimos años, la publicación se realizaba y distribuía tanto pensando en quienes la leían en formato papel como en quiénes la seguía a través de Internet. La difusión se hizo a través del buzón de correos tradicional, pero también a través del email. La revista pasó a estar presente en la web confederal, número tras número.
 
     La distribución individualizada a todas las delegadas y delegados por correo postal-momento en que se llega a hacer la mayor difusión en papel de la historia de la revista, cerca de 120.000 ejemplares- ha dado paso a la distribución individualizada por email y dirigida a toda la afiliación, cerca de 400.000 correos electrónicos.
 
     A esta cantidad hay que sumarle las descargas y/o consultas que de la publicación se hace tanto desde la web confederal como desde la plataforma ISSUU y la difusión por las redes sociales facebook y twitter.
 
     Las nuevas tecnologías obligan a trabajar de otro modo, teniendo muy en cuenta a quienes nos leen. No basta con conocer las herramientas sino que hay que mimar todo lo que se escribe y se publica. Aunque cada vez un mayor número de personas se conecta a Internet, la sobreinformación, en cuanto a la cantidad de contenidos que se pueden encontrar, también es mayor. Por tanto, no basta con publicar, sino que hay que concitar interés y debate en torno a lo que se publica. Pero CCOO y cada una de sus secretarías de Mujer e Igualdad (tanto de Territorios como de Federaciones) son generadoras de información desde una perspectiva de género y seguirán siendo y es desde ahí desde donde se nutrirá en buena parte -además del buen hacer de los distintos y sucesivos Consejos de Dirección y Redacción- de los contenidos que se publiquen.

     Se usen los medios que se usen, "Trabajadora" continuará siendo válida para explicar los nuevos conceptos en género, para ofrecer informaciones, para llamar la atención sobre diferentes situaciones discriminatorias que pudieran pasar desapercibidas, para dar a conocer mujeres valiosas y relevantes (colaborando a generar agendas periodísticas más inclusivas e integradoras en otras revistas sindicales), para publicar obra gráfica realizada por artistas, fotógrafas, escultoras, ilustradoras y abordará todos y cada uno de estos temas usando un lenguaje inclusivo, no sexista. Pero nada de todo lo escrito anteriormente sería importante sino contásemos con quienes son lo verdaderamente importante para cualquier publicación: quienes nos leen. Gracias por estar ahí.
 
Carmen Briz Hernández (cbriz@ccoo.es) es periodista, forma parte del equipo de la Secretaría Confederal de Mujer e Igualdad y, entre otras cosas, realiza la revista Trabajadora desde el año 2001.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.