El pleno del CESE aprueba dos dictámenes presentados por representantes de CCOO

    En la 544 sesión plenaria del Comité Económico y Social Europeo (CESE), los representantes de CCOO José Antonio Moreno y Javier Doz, han presentado, como ponente el primero y coponente el segundo, los dictámenes "Reforzar el Estado de Derecho" y "Plan de inversiones para Europa: balance y próximos pasos".

    20/06/2019.
    José Antonio Moreno

    José Antonio Moreno

    El primer dictamen recoge la opinión del Comité sobre la Comunicación de la Comisión Europea "Reforzar en mayor medida el Estado de Derecho en la Unión. Situación y posibles próximas etapas", publicada el pasado mes de abril.  Ha sido redactado con urgencia por un ponente de cada grupo del CESE (Empresarios, Trabajadores, Diversidad Europa) y José Antonio Moreno lo hizo como miembro del Grupo de los Trabajadores. La Comunicación pretende abrir un debate en la sociedad europea sobre las vías e instrumentos que pueden establecerse para reforzar el Estado de Derecho en la UE, debate que quiere terminar con el mes de junio.

    El Dictamen alaba la propuesta de la Comisión pero crítica la premura en el cierre del debate. El CESE propone, entre otras cosas:

    - protección especial a las organizaciones de derechos humanos y otras cualesquiera de la sociedad civil, además de periodistas y denunciantes, que realicen las denuncias por violación de los derechos humanos.

    - una partida en los próximos presupuestos de la UE para actividades de seguimiento, protección, defensa jurídica, etc.

    - Nombramiento de un Defensor del Pueblo Europeo en el ámbito del espacio cívico.

    - Establecimiento de un marco constitucional de supervisión del respeto a los derechos fundamentales y al Estado de Derecho en los Estados miembros de la UE. Este mecanismo jurídicamente vinculante debería incluir un componente preventivo que permita a expertos y representantes de la sociedad civil activar una alerta temprana.

    - Crear un Foro anual sobre derechos fundamentales y Estado de Derecho.

    - Elaborar estrategias ambiciosas en los ámbitos de la educación, la cultura y la comunicación.

    En su intervención, Moreno afirmó: "Frente a los ataques a los derechos humanos y al Estado de Derecho que se han dado en Europa en los últimos años, el CESE ha estado en cabeza de su denuncia y de la creación de mecanismos de defensa europeos. Para eso, ya en 2016, inició la creación de un Grupo Permanente de defensa del Estado de Derecho que ya está funcionando y analizando, junto con la sociedad civil, la situación en varios países europeos"

    El segundo dictamen, sobre la evaluación y perspectivas del Plan de Inversiones Estratégicas, también llamado Plan Juncker, analiza la Comunicación de la Comisión del mismo título: "Plan de inversiones para Europa: balance y próximos pasos". La opinión del CESE es favorable hacia el Plan Juncker, aunque realiza diversas críticas de alcance sobre aspectos que pretende ver mejorado en la próxima versión del Plan: InvestUE, contenida en la propuesta de Marco Financiero Plurianual 2021-2027.

    Para el CESE el Plan Juncker ha sido una ayuda para la recuperación de la inversión, pero no suficiente. Porque la debilidad de la inversión, en particular de la inversión pública, en la mayoría de los Estados miembros hace que, en 2018, sólo fuera del 20,5% del PIB de la UE, cuando en 2007 era del 22,5%. La debilidad de la inversión pública queda reflejada en los siguientes datos: entre 2009 y 2013, la tasa de inversión pública en la UE fue del 3,4% del PIB (del 3,2% del PIB en la zona euro) y descendió al 2,86% del PIB (2,68% en la zona euro) en los cinco años siguientes 2014-2018. El dictamen subraya este sorprendente descenso, una vez que Europa salió de la recesión, lo que lleva a Javier Doz a afirmar que "La debilidad de la inversión es el cuello de botella de la economía europea, que puede hipotecar su futuro". El representante de CCOO en el CESE añadió: "Necesitamos una política de inversiones sostenibles a largo plazo que apoye la convergencia al alza, económica y social, en línea con los ODS de la ONU y que facilite las transiciones verde y digital"

    El Dictamen del CESE también plantea otras deficiencias del Plan Juncker, coincidentes con las del diagnóstico realizado por el Tribunal de Cuentas Europeo, entre otras: el solapamiento del Plan con otros programas de inversión y la falta de coordinación entre ellos, así como el que no se ha regido por una estrategia de inversión con objetivos claros. El CESE pide que se corrijan estas deficiencias en InvestUE y que este programa tenga una financiación superior a la prevista en la propuesta de próximos presupuestos plurianuales de la UE.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.