Política de cookies

Este sitio usa cookies propias y de terceros para facilitar la navegación y obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Puedes aceptar todas las cookies pulsando el botón 'Aceptar' o configurarlas o rechazar su uso pulsando el botón 'Configurar cookies'

Para más información consulta nuestra Política de cookies

Configuración de cookies

Desde aquí puede activar o desactivar las cookies que utilizamos en este sitio web, a excepción de las de técnicas, que son imprescindibles. Si no selecciona ninguna opción, equivale a rechazar todas las demás cookies.

Cookies técnicas y de sesión, estrictamente necesarias

Sesión: PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_*

Permiten mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web, son imprescindibles

Técnica: config

Guarda la confiruación de cookies seleccionada por el usuario

Cookies de terceros

Google Analytics: _gat, _gid y _ga

Utilizamos estas cookies para obtener información de estadísticas de uso de nuestros visitantes. Están gestionadas por Google, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Facebook: _fbp

Cuando mostramos información incrustada de la red social Facebook, se genera automáticamente esta cookie. Está gestionada por Facebook, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Twitter: eu_cn, ct0, guest_id y personalization_id

Cuando mostramos información incrustada de la red social Twitter, se generan automáticamente estas cookies. Están gestionadas por Twitter, puedes consultar su política de cookies haciendo clic aquí

Política de cookies

CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. informa que este sitio web usa cookies para

  1. Asegurar que las páginas web puedan funcionar correctamente

  2. Recopilar información estadística anónima, como qué páginas ha visitado la persona usuaria o cuánto tiempo ha permanecido en el sitio web.

  3. Mostrar contenido de redes sociales, siempre relacionado con información de la organización de CCOO.

Informamos que contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas a la de CCOO que podrá decidir si acepta o no cuando acceda a ellos.

A continuación encontrará información detallada sobre qué son las cookies, qué tipo de cookies utiliza este sitio web, cómo puede desactivarlas en su navegador y cómo bloquear específicamente la instalación de cookies de terceros.

  1. ¿Qué son las cookies?

    Las cookies son archivos que los sitios web o las aplicaciones instalan en el navegador o en el dispositivo (smartphone, tablet o televisión conectada) de la persona usuaria durante su recorrido por las páginas del sitio o por la aplicación, y sirven para almacenar información sobre su visita.

    El uso de cookies permite optimizar la navegación, adaptando la información y los servicios ofrecidos a los intereses de la persona usuaria, para proporcionarle una mejor experiencia siempre que visita el sitio web.

  2. Tipología, finalidad y funcionamiento

    Las cookies, en función de su permanencia, pueden dividirse en cookies de sesión o permanentes. Las primeras expiran cuando la persona usuaria cierra el navegador. Las segundas expiran cuando se cumple el objetivo para el que sirven (por ejemplo, para que la persona usuaria se mantenga identificada en el sitio web) o bien cuando se borran manualmente.

    Adicionalmente, en función de su objetivo, las cookies utilizadas pueden clasificarse de la siguiente forma:

    • Estrictamente necesarias (técnicas): Son aquellas imprescindibles para el correcto funcionamiento de la página. Normalmente se generan cuando la persona usuaria accede al sitio web o inicia sesión en el mismo y se utilizan para identificarle en el sitio web con los siguientes objetivos:

      • Mantener la persona usuaria identificada de forma que, si abandona el sitio web, el navegador o el dispositivo y en otro momento vuelve a acceder a dicho sitio web, seguirá identificado, facilitando así su navegación sin tener que volver a identificarse

      • Comprobar si la persona usuaria está autorizada para acceder a ciertos servicios o zonas del sitio web

    • De rendimiento: Se utilizan para mejorar la experiencia de navegación y optimizar el funcionamiento del sitio web

    • Analíticas: Recopilan información sobre la experiencia de navegación de la persona usuaria en el sitio web, normalmente de forma anónima, aunque en ocasiones también permiten identificar de manera única e inequívoca a la persona usuaria con el fin de obtener informes sobre los intereses de la persona usuaria en los servicios que ofrece el sitio web.

    Para más información puedes consultar la guía sobre el uso de las cookies elaborada por la Agencia Española de Protección de Datos en https://www.aepd.es/sites/default/files/2020-07/guia-cookies.pdf

  3. Cookies utilizadas en este sitio web

    A continuación, se muestra una tabla con las cookies utilizadas en este sitio web, incorporando un criterio de "nivel de intrusividad" apoyado en una escala del 1 al 3, en la que:

    Nivel 1: se corresponde con cookies estrictamente necesarias para la prestación del propio servicio solicitado por la persona usuaria.

    Nivel 2: se corresponde con cookies de rendimiento (anónimas) necesarias para el mantenimiento de contenidos y navegación, de las que solo es necesario informar sobre su existencia.

    Nivel 3: se corresponde con cookies gestionadas por terceros que permiten el seguimiento de la persona usuaria a través de webs de las que CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. no es titular. Puede corresponderse con cookies donde se identifica a la persona usuaria de manera única y evidente.

    TABLA DE COOKIES UTILIZADAS
    CookieDuraciónTipoPropósitoIntrusividad
    PHPSESSID, SERVERID, Incap_ses_*_* y visid_incap_* Sesión Imprescindibles Mantener la coherencia de la navegación y optimizar el rendimiento del sitio web 1
    config 1 año Imprescindibles Guardar la configuración de cookies seleccionada por el usuario 2
    Google Analytics (_gat, _gid y _ga) 24 horas Analítica, de terceros (Google) Permitir la medición y análisis de la navegación en las páginas web 3
    Facebook (_fbp) 3 meses Terceros (Facebook) Mostrar información incrustada de la red social Facebook 3
    Twitter (eu_cn, ct0, guest_id, personalization_id) Sesión Terceros (Twitter) Mostrar información incrustada de la red social Twitter 3

    Desde los siguientes enlaces puedes consultar la política de cookies de terceros: Política de cookies de Google, Política de cookies de Facebook, Política de cookies de Twiter

  4. Deshabilitar el uso de cookies

    La persona usuaria en el momento de iniciar la navegación de la web, configuró la preferencia de cookies.

    Si en un momento posterior desea cambiarla, puede hacerlo a través de la configuración del navegador.

    Si la persona usuaria así lo desea, es posible dejar de aceptar las cookies del navegador, o dejar de aceptar las cookies de un servicio en particular.

    Todos los navegadores modernos permiten cambiar la configuración de cookies. Estos ajustes normalmente se encuentran en las Opciones o Preferencias del menú del navegador.

    La persona usuaria podrá, en cualquier momento, deshabilitar el uso de cookies en este sitio web utilizando su navegador. Hay que tener en cuenta que la configuración de cada navegador es diferente. Puede consultar el botón de ayuda o bien visitar los siguientes enlaces de cada navegador donde le indicará como hacerlo: Internet Explorer, FireFox, Chrome, Safari

    También existen otras herramientas de terceros, disponibles on-line, que permiten a la persona usuaria gestionar las cookies.

  5. ¿Qué ocurre al deshabilitar las cookies?

    Algunas funcionalidades y servicios pueden quedar deshabilitados, tener un comportamiento diferente al esperado o incluso que se degrade notablemente la experiencia de navegación de la persona usuaria.

  6. Actualización de la Política de cookies

    CONFEDERACION SINDICAL DE CC.OO. puede modificar esta política de cookies en función de exigencias legislativas, reglamentarias, o con la finalidad de adaptar dicha política a las instrucciones dictadas por la Agencia Española de Protección de Datos, por ello se aconseja a la persona usuaria que la visite periódicamente.

    Cuando se produzcan cambios significativos en esta política de cookies, se comunicará a través de la web.

"Hay intereses altísimos para que el sistema público de pensiones proteja menos"

    Entrevista completa de Fernando Ónega al secretario general de Comisiones Obreras sobre la reforma de las pensiones. En el Portal digital 65yMás

    26/08/2021.
    Unai Sordo

    Unai Sordo

    FERNANDO ÓNEGA / PEPA MONTERO / MARTA JURADO

    Entrevista completa de Fernando Ónega a Unai Sordo sobre la reforma de las pensiones:

    https://www.youtube.com/watch?v=HCdgv6hn2Ac

    Unai Sordo (@UnaiSordo) (Baracaldo, 1972), secretario general de Comisiones Obreras (@CCOO), llega al plató de 65YMás en un tórrido día de verano, con la satisfacción de haber logrado la primera parte del acuerdo de la próxima reforma en pensiones el pasado 6 de julio. Consciente de que hay aún muchos temas por negociar y que según sus propias palabras a partir de septiembre se abre una nueva fase "compleja", hace un hueco para mostrar su opinión crítica sobre dos de los asuntos más polémicos que rodean esta reforma y que han saltado a la palestra tras declaraciones polémicas del ministro José Luis Escrivá. Por un lado, la financiación de las pensiones de los baby boom de aquí a 2048 y la famosa ampliación de 25 a 35 años del periodo de cómputo de la pensión filtrada a medios de comunicación, pero que finalmente no se envió en la propuesta a Bruselas. Dos asuntos clave, que en su opinión, deberán abordarse en la próxima fase de negociación, sobre todo el primero, porque es "urgente" saber cómo se pagarán las prestaciones de las próximas décadas.

    FERNANDO ÓNEGA.–Queremos hablar con usted de varios temas de actualidad. En particular de algo muy sensible para esta casa, como son las pensiones, y otras cuestiones sociales en las que usted junto con Pepe Álvarez y la patronal son protagonistas fundamentales. Casi todo lo que se está decidiendo es fruto de pactos que ustedes han logrado. Hablamos primero de pensiones. Minuto y resultado, Unai. ¿Cuál es el estado de la cuestión de la reforma de las pensiones en estos momentos?

    UNAI SORDO.– Yo creo que es un estado de situación mejor que el que teníamos hace apenas unas semanas, porque hemos suscrito un acuerdo que ahora se tiene que tramitar como proyecto de ley, que supone cambiar la perspectiva que en la última década se había establecido sobre el llamado “problema de las pensiones”. Un problema que se sustancia en una evidencia y es que de aquí al año 2048 va a haber un 50% más de personas pensionistas, que previsiblemente vamos a cobrar una pensión de mayor cuantía y durante más tiempo.

    Y para hacer frente a esta realidad había dos opciones. Una, ir al recorte generalizado de las pensiones para que el gasto futuro no se incremente. O dos, asumir que esa mayor cuantía de esas nuevas pensiones requiere un incremento importante en el gasto y por tanto hay que ir previendo las fuentes de financiación para hacer frente a este gasto. Creo que hemos pasado de la lógica del recorte a la lógica de la estructura de ingresos de las pensiones y de ir derogando los asuntos de la reforma del 2013, pensados precisamente para reducir la cuantía de las futuras pensiones.

    Por tanto, estamos mejor que hace unos meses, unas semanas, pero aún queda desarrollar todas estas medidas que tienen que implementarse, algunas a corto, muchas a medio, e incluso a largo plazo y continuar con una segunda fase de la negociación que va a ser compleja.

    F. Ó.– ¿Cuáles son las medidas que faltan? Conocimos lo aprobado. ¿Qué nos falta ahora?

    U. S.– Por citar una, el régimen de cotización de los trabajadores autónomos, que tiene que cambiar hacia uno en el que se cotice según los ingresos reales. Hay otros elementos que hay que abordar como es el destope de las bases máximas en las cotizaciones. En España a partir de los 49.000 euros de salario ya no se cotiza. Esto no parece muy razonable. Se pueden destopar estas bases máximas, seguramente mejorando también el umbral de pensiones máximas. Hay que abordar también el llamado índice de equidad intergeneracional, que está llamado a sustituir al factor de sostenibilidad que hemos derogado, que era una fórmula que conllevaba un recorte de las pensiones futuras en función de que mejorase la esperanza de vida. Esto hay que sustituirlo por un nuevo índice, que veremos si se produce con acuerdo o no. Lo único que hemos abordado es la negociación, veremos el resultado de la misma…

    F. Ó.– También se habla del periodo de cómputo entre las próximas medidas a abordad. A lo largo de la historia CCOO ha firmado dos veces para ampliarlo, e 1996 estábamos en 8 años, de 15 se pasó en 2012 a 25 años…. Se sabe que el Gobierno podría proponer una ampliación a 35 años, que mucha gente entiende como una rebaja de las pensiones. ¿Usted cómo lo ve?

    U. S.– Incrementar el período de cálculo de la base reguladora de 25 a 35 años supone una rebaja del coste de las pensiones, supone un recorte en el gasto de las pensiones. Esto es así. Es verdad que incrementar el periodo de cálculo, no afecta a todo el mundo igual. Antiguamente, las carreras de cotización de los trabajadores y de las trabajadoras eran en su mayoría de cotizaciones crecientes. En la medida en que se hacían más mayores y se acercaban a la edad de jubilación, en general tenían mejores bases de cotización. Esto hoy en día ya no es necesariamente así.

    Y de hecho las personas que pierden el empleo a partir de los 50 años, suelen tener serias dificultades para encontrar trabajo y cuando los encuentran es muy habitual que coticen por menos que antes. Con lo cual, incrementar el periodo de cálculo, incluso les puede beneficiar. Es decir, hoy en día la situación ha cambiado. Ya no es homogénea, pero en términos agregados, incrementar el periodo hasta los 35 años lo que hace es un recorte en el gasto en pensiones. Por tanto, nosotros no estamos de acuerdo.

    ¿Qué es lo que ocurre? Que a nosotros nadie nos está planteando esa subida de años de la base reguladora hasta los 35 años. Veremos si esto se sustancia en la mesa, veremos si hay una propuesta por parte del Gobierno alternativa a la que en su día generó tanta polémica y veremos si se complementa con otro tipo de medidas. Porque claro, las personas que pierden el empleo a partir de una cierta edad, tienen problemas de lagunas de cotización, de cotizar muy por debajo de lo que venían haciéndolo ... En la medida en que se puedan cubrir estas lagunas de cotización, mediante medidas compensatorias, el efecto es uno o es otro. Por lo tanto este es un problema más complejo de lo que aparentemente se plantea.

    Pero ya digo que de base y de forma taxativa, CCOO no está de acuerdo y no va firmar un incremento del periodo para calcular la bases de cotización de 25 a 35 años, porque por mucha medida paliativa que se planteara, generaría un recorte agregado en las pensiones. Y porque cuando hablamos de 35 años de carreras de cotización, muchas personas van a tener problemas para cubrirlos. Ya no es que sea el periodo para calcular la base reguladora, es que haya personas que no lleguen a los 35 años de cotización. Estamos hablando de unos periodos demasiado largos y creo que el Gobierno no debería ni siquiera poner esa medida sobre la mesa.

    F. Ó.– Ha mencionado usted al ministro Escrivá. He leído declaraciones que aseguran que tiene un discurso ambiguo, incluso contradictorio. ¿Ustedes lo han percibido?

    U. S.– Yo más que un discurso contradictorio, creo sinceramente que el ministro ha patinado en algunas declaraciones que ha hecho y particularmente cuando cerramos el acuerdo de pensiones hizo una serie de afirmaciones sobre el índice de equidad intergeneracional que tenemos que negociar y las pensiones del baby boom. Lo que dijo responde a lo que él piensa pero no a lo que se ha planteado en ninguna mesa. Yo creo que Escrivá y el Gobierno tienen un problema con esta cuestión y es que no debería lanzar un mensaje sobre las pensiones pensando en Bruselas y otro pensando en España, en los ciudadanos españoles y en los pensionistas.

    F. Ó.– ¿Y en los votos?

    U. S.– Claro es que el colectivo pensionista, no el actual sino los futuros, toda la generación del baby boom, los que nos vamos a jubilar desde ahora hasta 2048, vamos a ser más de 15 millones de personas. Nuestro interés es fácilmente reconocible, que haya un sistema público de pensiones suficiente y sostenible. Y esto tienen su complejidad, porque tiene su sensibilidad electoral.

    No es ninguna casualidad que más allá de la disputa política que se ha establecido después de anunciar el acuerdo que hemos alcanzado, –donde todos los partidos, salvo Vox, votaron a favor de las recomendaciones del Pacto de Toledo–, ahora, algunos como el PP lo critiquen. ¿Por qué? Porque es un tema sensible. Los partidos quieren salir con la carita limpia y no lanzar ningún mensaje negativo a los pensionistas.

    Lo que hay que hacer es asumir los retos que hay por delante. Si queremos sostener un sistema público de pensiones suficiente, habrá que tratar su financiación ahora y a 37 años vista. Luego el gasto decrecerá porque las siguientes generaciones son menos numerosas. De aquí a 2048 hay que ver cómo se plantea, si dedicar 3 puntos más del PIB, destinados a esas futuras pensiones del baby boom. Y esto es lo que hay que decirle a la ciudadanía española y también a Europa.

    Lo que pasa es que tenemos el discurso de los agoreros por un lado y luego el de los mágicos, de que aquí no pasa nada. Es que sí pasa. Pasa que tenemos que pagar más de 30.000 millones de euros más al año en las próximas décadas. Y hay que decir a la gente cómo financiamos esto. Y luego decidir democráticamente si lo queremos hacer o no. Desde el punto de vista de Comisiones Obreras, hay que hacerlo. Y ese es el debate ahora mismo.

    F. Ó.– Lo que usted percibe en la militancia de CCOO, en qué está la mayoría agoreros o tranquilos que no pasa nada?

    U. S.– Yo creo que somos la organización social que con más rigor ha asumido el retos de las pensiones históricamente en España. Y hemos tenido posiciones en todo momento de explicar a la gente la profundidad de las cosas y por tanto, no tenemos una posición agorera porque no está predeterminado en ningún sitio que el sistema sea insostenible.

    Ahora, vamos a la otra parte, lo que tampoco se puede decir es que aquí no pasa nada. Hay de 10 a 15 millones de pensionistas con más esperanza de vida y cotizaciones más altas, pues el gasto en pensiones se va a incrementar entre 3 y 4 puntos del PIB. Y hay que asumir si el país quiere dedicar, 3 euros y pico de cada 100 euros de más de lo que hoy en día dedicamos para pagar las pensiones. Yo creo que merece la pena para garantizar el bienestar de las futuras generaciones de pensionistas, porque es un factor de equidad social muy importante y uno de los grandes factores de estabilidad macroeconómica que tiene un país. ¿Qué hubiera pasado en España sin la garantía de los ingresos de los pensionistas que han sostenido a hijos y nietos en la crisis de 2008 y del año 2010?

    F. Ó.– La alternativa, supongo que improvisada del ministro Escrivá fue decir o cobran menos o trabajan más. ¿Sabe usted si el ministro sigue manteniendo eso? Y en todo caso, ¿cómo le ha sonado a usted?

    U. S.– A ver, aquí es bueno no hacer grandes especulaciones, y si el Gobierno quiere hacer un planteamiento sobre en qué tiene que consistir el índice de equidad intergeneracional, lo tendrá que plantear en las negociaciones seguramente a partir de septiembre. Y a partir de que veamos una propuesta encima de la mesa, opinaremos. Yo creo que no es muy bueno hacer grandes valoraciones sobre ideas que se dejan caer, que a veces puedes parecer globos sonda.

    Porque es como si yo dijese que, como va a haber más personas pensionistas con cotizaciones más altas y más esperanza de vida, ¿por qué no incrementamos dos puntos las cotizaciones sociales de los salarios medios altos? A lo mejor a mi se me podría ocurrir que a partir del 2030, se aumenten las bases de cotización, a partir de los 39.000 euros, por decir algo, porque el tema de la esperanza de vida tampoco es homogéneo. Si yo dijera esto, estaría lanzando una ocurrencia, que no se ha consensuado en ninguna mesa de negociación. Y yo lo podría hacer para que todo el mundo opinara. Pero yo creo que en un tema tan serio como este, conviene no pegar muchos tiros al aire sin tenerlos sustentados en una propuesta.

    Yo creo que la tesitura no es trabajar más o cobrar menos, yo creo que la tesitura es ver cómo mejoramos la estructura de ingresos generales del sistema, cómo generamos mejores empleos, cómo generamos mejores salarios, y cómo garantizamos un flujo de financiación desde los Presupuestos Generales del Estado para garantizar esa viabilidad y suficiencia del sistema de pensiones.

    https://www.65ymas.com/futuro-pensiones/unai-sordo-ccoo-recorte-pension-baby-boom-escriva-dijo-pensaba_30099_102.html

    Unai Sordo (CCOO): "Hay intereses altísimos para que el sistema público de pensiones proteja menos"

    FERNANDO ÓNEGA / PEPA MONTERO / MARTA JURADO

    Foto: CCOO

    MARTES 3 DE AGOSTO DE 2021

    Pese a haberse alcanzado un primer pacto sobre la futura reforma de las pensiones, son todavía muchos los temas pendientes. Unai Sordo (@UnaiSordo), como secretario general de Comisiones Obreras (@CCOO) y parte de la negociación del primer bloque desvela en esta segunda parte de la entrevista con Fernando Ónega su postura sobre algunos de los temas más espinosos que quedan por resolver: la cotización de los autónomos, el destope de las pensiones y el polémico superfondo? de pensiones de empleo que planea el ministro José Luis Escrivá y que estará gestionado por el Estado. Tampoco oculta su opinión sobre otros tema relevantes de la actualidad como los fondos europeos, la reforma laboral en ciernes, la subida del salario interprofesional o la supuesta "afinidad" con la ministra de Trabajo Yolanda Díaz, cuya sangre, además de ser gallega, es también "sindicalista".

    FERNANDO ÓNEGA.–? ¿Qué otros asuntos quedan pendientes en la reforma de las pensiones: Cotización de los trabajadores autónomos. ¿Cuál es la posición de Comisiones Obreras?

    UNAI SORDO.– Tenemos que ir a un sistema en el que la determinación de las bases de cotización de las los trabajadores autónomos tengan que ver con los ingresos reales que perciben. Hasta ahora eligen sus bases de cotización. Muchísimas veces, esto perjudica a los autónomos de menos ingresos y es una posibilidad de que algunas personas autónomas que les va mejor, e incluso son propietarios de pequeñas empresas, puedan cotizar muy por debajo de los recursos que efectivamente perciben. Este es un sistema que no es ni muy justo ni muy equitativo, que al final determina un sistema de pensiones para autónomos muy bajas. Yo creo que aquí hay que ir a un método en el que se puedan garantizar que esas cotizaciones correspondan con los ingresos reales. ¿Qué es lo que ocurre? Que no es tan fácil determinar los ingresos reales de una nómina, como de una persona autónoma. Aquí tiene que haber un trabajo compartido entre la Seguridad Social y la Hacienda Pública para garantizar que efectivamente se produzca esa correlación y creo que beneficiaría al conjunto del régimen de autónomos (RETA) y a los autónomos que peor lo pasan porque tienen menos ingresos. Ellos necesitan un sistema de pensiones más justo y más equilibrado.

    F. Ó.– Destope de cotización. ¿Tiene auscultada a la patronal? ¿Estaría dispuesta a ceder algo en este sentido?

    U. S.–? En nuestra opinión, el destope de las bases de cotización debería haberse visto ya en la primera parte de la reforma de las pensiones. Era muy coherente con el resto de materias que se han abordado. Por decir las cosas como son, ese destope de cotización impedía el acuerdo con CEOE, que fue quien puso una barrera, y yo no sé si en estos momentos va a querer levantarla. Pero en mi opinión y la de CCOO, hay que cotizar por más de esos 49.000 euros. Esto puede generar además mejores pensiones. Nosotros no nos negamos a abordar esa situación, pero en general los salarios cotizan por más que esa base. Y además esos altos salarios están más ligados a empresas con músculo económico, a grandes empresas donde se concentran esos salario más altos, con lo cual ese incremento del coste salarial lo pueden asumir perfectamente la empresa en el futuro.

    F. Ó.–? Como conclusión, le veo a usted seguro en cuanto al sistema público de pensiones. Lo ve sostenible, aunque con las correcciones que cree que hay que hacer y ha apuntado unas cuantas.... ¿Me equivoco?

    U. S.–? Lo veo seguro en función de las decisiones democráticas que tome este país. Yo lo que quiero decir es que no hay ninguna maldición ni económica ni demográfica que diga que las pensiones son insostenibles. A partir de ahí, hay que decidir democráticamente si se quieren dedicar los recursos necesarios para sostener una prestación de pensiones equivalente a la que hoy en día la generación activa estamos contribuyendo a sufragar. Este es el debate. Por tanto, estoy seguro en la medida en que haya voluntad política de que así sea. Si no hay voluntad política, estaremos en un escenario distinto.

    Pero tampoco soy ingenuo, los intereses asociados a que el sistema público de pensiones proteja menos que lo que lo hace actualmente son altísimos. Desde hace prácticamente tres décadas, a primeros de los 90, se empezaron a publicar informes que pronosticaban la insostenibilidad y la quiebra del sistema de pensiones. Ésto no eran informes inocentes, sino que querían que paulatinamente se instalase la idea entre la población española de reducir la tasa de cobertura de esas pensiones – es decir, que en vez de suponer de media un 70-80% del último salario, las bajemos como los países anglosajones a 35-40% del último salario–, porque ahí se abriría un boquete enorme que tendrían que cubrir los sistemas de capitalización privada. Desde una visión de sustitución del sistema público.

    Pero no son lo mismo los sistemas complementarios de pensiones, – que se pueden vincular a la negociación colectiva, como existen en grandes empresas o en determinados territorios como País Vasco, de una forma muy generalizada que complementan ese 70% – a un sistema que aspire a sustituir a la pensión pública. Es decir que la pensión pública sea muy inferior y que la persona en función de lo que gana pueda ir teniendo sus propias cuentas de ahorro individual para asegurarse en el futuro de las pensiones. Este es el riesgo. Y es lo que desde el sindicato queremos combatir.

    F. Ó.– El sistema de capitalización que usted dice, yo creo que le han retirado ya tantos incentivos que tiende a desaparecer. Pero se me viene a la cabeza aquella idea que nunca entendí de hacer un fondo de pensiones promovido por el Estado. ¿Eso en qué ha quedado?

    U. S.–? Esa es otra de las cosas que en teoría el Gobierno va a plantear porque lo ha incluido en el componente del Plan de Recuperación que se ha enviado a Bruselas. Pero yo comparto la duda y la incertidumbre que plantea la pregunta, porque yo quiero saber qué tiene el Gobierno en la cabeza. Nosotros no tenemos problema en abordar una negociación, insisto, sobre los planes complementarios de pensiones, que sean planes vinculados a los planes de empleo y a la negociación colectiva. Esto ya lo hacemos en algunas grandes empresas o en convenios sectoriales del País Vasco. De donde yo vengo hay convenios de sector, en los que una parte de las mejoras salariales se van a esos complementos pero sin ir en ningún caso en detrimento de las cotizaciones sociales ni del sistema público de pensiones. Esto se puede hablar, siempre garantizando la viabilidad del sistema, las cotizaciones que van al sistema público...

    Otra cosa sería si lo que se nos planteara fuese un sistema para sustituir al público. Cuentan nocionales, cuentas individuales donde vas a esquemas de ahorro individuales, que como bien planteas, si no tienen un fuerte componente de incentivo fiscal, en general salen muy poco rentables, porque hay otras formas de ahorro más rentables, a veces más arriesgadas, pero eso son decisiones de ahorro que toma cada persona. Ahí nosotros no tenemos nada qué decir. Pero eso es otra cosa. No vamos a entrar en ningún caso, es más seríamos beligerantes, ante cualquier sistema de pensiones privado que aspire a sustituir al sistema públicos.

    F. Ó.–? Hacemos un repaso a algunos temas de actualidad, y en los que usted es por lo menos voz de autoridad: Fondos Europeos. ¿Cuál es a su juicio y de su sindicato la prioridad del destino de ese dinero?

    U. S.–? Yo creo que la prioridad es muy transversal debiera servir para mejorar los sistemas de producción de bienes y servicios en España. Bajo la perspectiva de la transición digital y de las transición energético-ecológica. Es decir, mejorar las formas de funcionamiento para que las empresas emitan menos CO2, mejorando las formas de trabajo, desarrollando nuevos sectores, y garantizando los empleos. Garantizar que la inversión pública es correspondida con una inversión privada para garantizar esa modernización de los sistemas de producción. Yo creo que hay que hacer una prospección a futuro de qué sectores tienen más recorrido productivo en España, qué debilidades y fortalezas tienen y cómo esos recursos públicos pueden servir para combatir esas debilidades y movilizar inversión privada. Es la primera vez en mucho tiempo que España tiene la posibilidad de hacer políticas sectoriales, industriales, donde tienen una palanca financiera que le tiene que servir para condicionar las inversiones de las empresas, que en general no son españolas. Es una oportunidad de primer orden.

    F. Ó.–? Otro asunto: la reforma laboral. Garamendi dice que tal como está planteado el proyecto del Gobierno, no va a ser aceptado por Bruselas….

    U. S.–? Pues le habrá dicho Bruselas a Garamendi cosas que no le ha dicho a nadie más… Porque realmente lo que Bruselas está planteando a España y que no tiene que ver directamente con los fondos de recuperación europeos, sino con lo que se llama “recomendaciones del semestre europeo por países”, donde a España se le ha dicho que tiene un problema de temporalidad, de precariedad laboral enorme y tiene que mejorar sus políticas activas de empleo. Y en todo eso que dice Bruselas, nosotros estamos de acuerdo. La cuestión es cómo lo abordamos. La reforma laboral del año 2012, se dice en su exposición de motivos, que se hace entre otras cosas para reducir la temporalidad, de modificar convenios colectivos, de empresa… ¿Qué nos dicen los datos? Que España sigue antes de la pandemia en el 27% de temporalidad. Campeones de Europa. Luego en ese terreno, la reforma laboral es un rotundo fracaso porque propició más contratos precarios y facilitó más el despido. Y además confundió la flexibilidad interna con la posibilidad de que el empresario haga y deshaga a su antojo. Por tanto en nuestra opinión necesitamos un modelo laboral que mire al siglo XXI.

    Necesitamos un modelo mucho más eficaz, mucho más democrático, donde se recupere el valor de la negociación colectiva, donde la contratación sea mucho más estable, donde el despido sea el último recurso de las empresas ante un problema de tipo económico, y donde a cambio busquemos sistemas de flexibilidad interna pactada en las empresas. Por ejemplo, para adecuar el tiempo de trabajo o la reducción de jornada que se ha hecho con los ERTE. De manera que cuando hay un problema, en lugar de recurrir al contrato temporal y al despido, se recurra a una adaptación de las jornadas de trabajo. Y ahí el Estado puede contribuir con algún tipo de prestación. Esto es hacia donde deberíamos enfocarnos y esto implica derogar en mi opinión la reforma laboral del año 2012, que hizo reducir los costes salariales y los salarios. Hay que cambiar el sistema de incentivos del sistema laboral.

    F. Ó.–? Estaba yo pensando al oirle hablar de la reforma laboral, que los sindicatos, es decir, usted y Pepe Álvarez podrían formar piña con Yolanda Díaz, con lo cual podrían tener enfrente a la CEOE. ¿Es un dibujo real?

    U. S.–? Bueno, hemos llegado a 11 acuerdos y en su mayoría ha estado CEOE. Salvo en el desarrollo parlamentario de los planes de igualdad, en todos los demás ha estado. Quiero decir que en el caso de los sindicatos, hemos hecho algo que no es menor en este país y es no haber buscado un atajo por un Gobierno supuestamente afín a nuestras posiciones y por una ministra supuestamente afín a nuestras posiciones, no hemos buscado el atajo de la unilateralidad, que nos han dado mucha brea del año 2010 al 2015, no hemos buscado la revancha sino de reestablecer el espacio de diálogo y concertación social. Por eso hemos hecho esta apuesta en este periodo de pandemia que esperamos tenga continuidad en la postpandemia.

    F. Ó.–? Calificaba usted a la vicepresidenta Yolanda Díaz como supuestamente afín. Yo le haría un matiz: lleva sangre sindicalista en las venas…, o sea que quitaría lo de “supuestamente” afín. Hay otra vicepresidenta, Nadia Calviño, una nació en La Coruña y otra en Fene, a 45 kilómetros de distancia y a menos de 30 minutos por autopista y ahora están enfrentadas por el salario mínimo interprofesional. La una está en línea más sindical, diciendo que hay que subirlo, la otra pone pegas que se refiere incluso al empleo, que haría perder empleo. La posición de usted no hace falta que me la diga, pero me viene bien que me la cuente.

    U. S.–? Hombre, nuestra posición es que el salario mínimo interprofesional en España tiene que continuar su subida y creo que debería hacerlo también en 2021. Hay que reconocer que se ha hecho mucho. Subir el 30% el SMI en los últimos años no es ninguna tontería. Hay un compromiso del Gobierno, que esperemos que nadie esté cuestionando y es llevarlo al final de la legislatura hasta el 60% de la media salarial, esto son unos 1.050 euros –no hace tanto era de 600 y pico el SMI–. El salto es muy relevante, pero en nuestra opinión este año 2021 no es un año que debiera pasar en blanco.

    ¿Por qué? Porque la economía va a crecer un 6%, porque los precios están creciendo más de un 2,5%, porque precios básicos como la electricidad, los alimentos, las bebidas no alcohólicas, están subiendo por encima de la media. Y esto es lo que compone la cesta de la compra de las personas que tienen el SMI. Y es que además nosotros combatimos la idea de que la subida del salario mínimo general genera destrucción de puestos de trabajo. Es que no es verdad.

    Hay algunas estimaciones que dicen que limita la creación de puestos de trabajo, pero no tienen en cuenta que subir el SMI supone una inyección en vena de la economía porque todo ese dinero va a consumo. Y por tanto en el agregado de la economía, todavía el SMI en España está en unos niveles donde su subida genera puestos de trabajo, en nuestra opinión y en la de muchos economistas.

    F. Ó.–? ¿Le aplicamos la misma filosofía a la subida de las pensiones?

    U. S.–? Evidentemente tiene un efecto porque son rentas garantizadas para las personas, lo cual te da una estabilidad y cómo proyectas tú los gastos como pensionista. Lo que pasa es que los recursos que pones en un sitio, los detraes de otro. Y para tener ese nivel de pensiones hay que tener una fiscalidad más ambiciosa de la que tienen ahora España. Hay que tener mejores salarios para que las bases de cotización sean más altas y hay que detraer esos recursos que van a pensiones o a salarios de otros lados, que pueden ser de los dividendos de las empresas, de las inversiones de las empresas… A veces es bueno saber que lo que quitas de un sitio lo pones en otro, porque es bueno que las empresas inviertan en mejorar sus niveles de producción.

    A lo mejor vivimos un tiempo en el que no tienen que dedicar tanto al pago de los dividendos o de los beneficios. Que en España la media del impuesto de sociedades esté por debajo del 10% es grave. Es que cualquier “currela” paga más en su IRPF, que las empresas de media por sus beneficios en sociedades… Pues esto es lo que hay que plantear. Pero claro que en este momento, estabilizar la demanda interna, que son salarios, pensiones y prestaciones sociales, es una de las grandes variables para garantizar un crecimiento de la economía sostenido y sostenible.

    https://www.65ymas.com/futuro-pensiones/unai-sordo-ccoo-intereses-sistema-publico-pensiones-proteja-menos_30102_102.html