Nuevo Gobierno: en materia de igualdad real, mucho por hacer

    LA SECRETARIA confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco Martín, señala: “Saludamos que el nuevo Gobierno esté integrado por una mayoría de mujeres y el peso de sus carteras, acordes con su cualificación. Saludamos que se haya recuperado el Ministerio de Igualdad y que se ubique en la Vicepresidencia. Esperamos mucho de un Gobierno que declara principales sus compromisos con la igualdad y lo esperamos pronto. Desde CCOO le resumimos nuestras prioridades y le convocamos a que actúe con urgencia, diálogo, diligencia y justicia de género. Ha llegado la hora de la igualdad real”.

    15/06/2018.
    Nuevo Gobierno, mucho por hacer en materia de igualdad

    Nuevo Gobierno, mucho por hacer en materia de igualdad

    EL GOBIERNO con el porcentaje más alto de ministras del mundo (64%) -y no solo es el número de ministras- destaca también la importancia de las mismas, que rompe la tradicional asignación de carteras “menores” a las mujeres. Ahora se hacen cargo, además de la Vicepresidencia y de Igualdad, de las de Trabajo, Migraciones y Seguridad Social, Economía, Hacienda, Justicia, Defensa, Sanidad y Bienestar Social, Administraciones Públicas y Función Pública, Transición Ecológica, Educación y Formación Profesional, e Industria, Comercio y Turismo. Todas áreas claves para llevar a cabo políticas públicas con perspectiva de género.

    Nuevo Gobierno, nuevas expectativas. Parece, en una primera impresión, que este Gobierno ha sabido escuchar el grito unánime del pasado 8 de Marzo, pidiendo voz, protagonismo y derechos para las mujeres, desde las mujeres. Por eso, desde CCOO queremos hacerle llegar nuestras prioridades en materia de Igualdad real:

    . Acabar con la precariedad laboral, que incide en mayor medida en las mujeres y determina el perfil de trabajadora pobre (mayoría de desempleadas, tiempo parcial feminizado y mayoritariamente involuntario, alta temporalidad, mayoría sin prestaciones por desempleo). Esperamos que se desarrolle reglamentariamente el Título IV de la Ley Orgánica de Igualdad y que se haga en el marco del Diálogo Social. Y desarrollar los aspectos sancionadores y coercitivos de esta ley, una carencia señalada hasta por Soledad Murillo, recién nombrada Secretaria de Estado de Igualdad.

    . Acabar con la brecha salarial, fruto de la menor y peor inserción laboral, de las carreras laborales discontinuas e interrumpidas, de períodos de paro más prolongados, de la mayor presencia de las mujeres en el trabajo a tiempo parcial, de la segregación sectorial y ocupacional. Recordemos que las mujeres son mayoría entre los salarios más bajos y que es necesario que la ganancia media anual de las mujeres aumente un 28% para equipararse con la de los hombres, por trabajo igual o equivalente. Esperamos que se ponga en marcha una ley de igualdad salarial acordada en el marco del Diálogo Social.

    . Dotar de financiación, recursos y efectivos suficientes al Pacto de Estado en materia de Violencia de Género, empezando por asegurar los 200 millones comprometidos para este año, con partidas finalistas y específicas.

    . Avanzar sustantivamente en corresponsabilidad, con medidas legislativas como el aumento del permiso de paternidad hasta la equiparación de permisos de maternidad y paternidad y con infraestructuras y servicios públicos de conciliación de calidad que cubran las necesidades de cuidado de menores, mayores que requieran atención y dependientes, de manera gratuita, en función de las rentas.

    . Desarrollar la ley de dependencia y dotarla de la financiación suficiente, eliminando la lista de espera de personas reconocidas como dependientes (700 mil según el Ministerio, a finales de 2017), y asegurando que tienen acceso a los servicios, infraestructuras y atenciones que conforman sus derechos según esta ley. Atender la realidad de las cuidadoras no formales, recuperando sus cotizaciones a la Seguridad Social que el PP suspendió.

    . Equiparación y dignificación del empleo del hogar. Es imperativo que estas trabajadoras tengan los derechos que les corresponden como trabajadoras. Queremos que se valore laboral y socialmente el talento de las mujeres, queremos la dignificación y equiparación laboral del empleo doméstico, y que el Gobierno ratifique el Convenio 189 de la OIT. Porque es un sector en el que 9 de cada 10 son mujeres, y 1 de cada 2 es inmigrante, con salarios o tiempos de trabajo muy por debajo de los establecidos o expuestas a abusos y acosos de todo tipo, incluidos los sexuales. Sin derecho a desempleo, ni a la pensión, sin derecho a la protección en salud laboral, sin derecho a la negociación colectiva.

    . Luchar contra la segregación académica y profesional y atajar la división sexual del trabajo desde una ley educativa que sitúe la educación en igualdad como principio universal, transversal y que refuerzos de contenidos curriculares específicos en todos los niveles educativos (infantil, primaria, secundaria, formación profesional, universidades).

    . Pensiones dignas y sin brechas de género. De cada 10 pensiones de jubilación, menos de 4 son para mujeres. Además, la pensión media de las pensionistas debería aumentar en un 56% para equipararse. De cada 10 pensiones no contributivas, 7 las reciben mujeres. Y son mujeres 9 de cada 10 que reciben las pensiones asistenciales.

    La responsable confederal de Mujeres e Igualdad de CCOO, Elena Blasco Martín, señala: “Es la hora de la igualdad real. Emplazamos al nuevo Gobierno a que escuche, dialogue y considere nuestras propuestas como agentes sociales. Tenemos legislación y normativa que recogen la igualdad social, laboral y salarial, pero a la vista de los hechos podemos ver que con la igualdad legal no es suficiente, que no la garantizan, por lo tanto requieren de ampliaciones o desarrollos legislativos y sobre todo de políticas y recursos, entre ellos, la financiación”.

    Y continúa: “Exigimos con urgencia un plan de choque en el empleo con enfoque de género. Tenemos propuestas en negociación colectiva para corregir y para prevenir discriminaciones laborales. Es la hora de que la igualdad llegue a todas las mujeres, que la igualdad atraviese todas las esferas de la vida social y laboral, que repercuta en el empleo, en la educación, en la economía, en la corresponsabilidad en los cuidados, en el bienestar social, en la justicia sin sesgo patriarcal, en la sostenibilidad ecológica. En todos los ámbitos, a todos los niveles. Es la hora de la igualdad real”.

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.