CCOO celebra el revés a las políticas neoliberales de Macri en Argentina

    El resultado de las elecciones primarias Abiertas, Simultáneas y Obligatorias (PASO) del pasado domingo en Argentina no dejan espacio para la duda: los y las argentinas han dicho basta a las políticas neoliberales y antisociales de Mauricio Macri. "Desde CCOO celebramos que el pueblo argentino haya manifestado su rechazo a una política de recortes, antisocial, y confiamos en un cambio de gobierno que permita a Argentina la recuperación económica y, especialmente, la reducción de las desigualdades", ha declarado la secretaria confederal de Internacional de CCOO, Cristina Faciaben.

    13/08/2019.
    Cristina Faciaben

    Cristina Faciaben

    Aunque las elecciones presidenciales se celebrarán el 27 de octubre, parece que la victoria que ha conseguido el Frente de Todos con Alberto Fernández como candidato a la presidencia y Cristina Fernández de Kirchner como vicepresidenta, con el 47% de los votos frente al 32% de la alianza oficialista Juntos por el Cambio de Macri, supondrán un cambio en la Casa Rosada.

    Los efectos de los cuatro años de gobierno de Macri han sido demoledores para la ciudadanía: tarifazos (desproporcionado aumento del coste de la energía para mantener los márgenes empresariales de las suministradoras), inflación desmesurada, devaluación del peso, aumento del desempleo, crecimiento de la pobreza y la desigualdad social, cierre de empresas, caída de los salarios, recorte de las jubilaciones…

    La lejanía con las clases populares ha sido evidente: por un lado, ha estigmatizado a quien depende de las ayudas sociales para sobrevivir, tildándolos de parásitos y vagos, y, por otro, con su política pro-empresa fomentando la concentración de poder económico en pocas manos y estableciendo medidas beneficiosas para sus allegados o la reducción de impuestos a las minorías más ricas.

    A nivel económico, el descalabro es más que obvio, con una inflación histórica, con una divisa en caída libre, una deuda externa que ha crecido exponencialmente y una ayuda del FMI que ha pasado a tener las riendas del país y que impone más medidas de recorte y austeridad para los menos favorecidos. La desigualdad económica ha crecido al mismo tiempo que lo ha hecho la pobreza. La diferencia de ingresos entre pobres y ricos es del 28%.

    En materia laboral, el escenario no es más favorable: destrucción masiva de puestos de trabajo, creciente empleo precario, pequeñas y medianas empresas en situación crítica, aumento de la informalidad y de los asalariados no registrados y cuentapropistas, devaluación salarial de más del 15% en cuatro años y eliminación del Ministerio de Trabajo, entre otras cuestiones.

    La actitud de Macri respecto a la clase trabajadora y algunos sindicatos también ha sido beligerante. Por una parte, reprimiendo violenta y exageradamente la protesta en las calles, que se ha venido produciendo de forma masiva durante todo el período; y, por otra, dificultando la negociación colectiva y las revisiones salariales que permitan mantener el poder adquisitivo de los salarios o intentando imponer una reforma laboral calcada a la española que hubiera supuesto graves consecuencias para los y las trabajadoras argentinas. Algunas medidas han sido especialmente graves, como el despido masivo y sin negociación en la agencia pública de noticias Télam, que ha provocado una movilización que ha contado con apoyo internacional y que se prolonga desde hace más de un año sin que se haya podido reconducir definitivamente.

    Algunos gremios están enfrentados radicalmente al gobierno, como los de docentes, por los recortes de inversión en centros públicos educativos y el deterioro de las condiciones laborales del personal o el de los aeronáuticos, que ven peligrar el empleo y el futuro de empresas públicas como Aerolíneas Argentinas o Intercargo, en una clara maniobra de desprestigio de las mismas y de sus empleados, de quien lanzan el mensaje de que son unos privilegiados, con el fin de favorecer intereses privados, extranjeros en muchos caso, dentro de lo que han venido a llamar la “revolución de los aviones”.

    El deterioro democrático y de la justicia que se ha vivido, con el encarcelamiento de líderes sociales como Milagro Sala, el asesinato no resuelto de Salvador Maldonado, defensor de comunidades indígenas y de Rafael Nahuel, líder mapuche, o el uso desmedido de la fuerza policial o la utilización de los medios de comunicación afines con fines propagandísticos ha ido en aumento, alentado por el triunfo de Bolsonaro en Brasil.

    Incluso tras el varapalo recibido en las elecciones primarias, Macri en su comparecencia pública intentó trasladar la responsabilidad de la caída del valor del peso y de la bolsa argentina que se produjo tras conocerse el resultado electoral, al voto de los y las ciudadanas.

    "Desde CCOO celebramos que el pueblo argentino haya manifestado su rechazo a una política de recortes, antisocial, que fomenta a las élites económicas y las oligarquías, y confiamos en un cambio de gobierno que permita a Argentina la recuperación económica y especialmente la reducción de las desigualdades y la justicia social. Asimismo, seguimos apoyando la lucha de nuestras compañeras y compañeros sindicalistas argentinas por la recuperación de los derechos laborales y sociales", ha manifestado Cristina Faciaben, secretaria de Internacional y Cooperación de CCOO.

    Para Cristina Faciaben, "la ciudadanía argentina, con algunos de los sindicatos a la cabeza, han demostrado la capacidad de la movilización para lograr cambiar la política. Los cientos de marchas, paros y movilizaciones que se han ido produciendo a lo largo de estos años, así como la masiva campaña a favor de la legalización del aborto que han sacado a la calle a millones de personas pueden tener su fruto el próximo mes de octubre".

    Esta web utiliza cookies propias y de terceros para optimizar su navegación. Si continúa navegando está dando su consentimiento para su aceptación y nuestra politica de cookies, haga click aqui para más información y ver cómo desactivarlas.